Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Roma
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email

¡Detente, mira, retorna!

14 de feb de 2018
Homilía completa de nuestro Santo Padre Francisco en la misa de Miércoles de Ceniza.

El tiempo de cuaresma es tiempo propicio para corregir los acordes disonantes de nuestra vida cristiana y acoger la siempre nueva, alegre y esperanzadora noticia de la Pascua del señor. La Iglesia, en su sabiduría de madre, nos propone prestar especial atención a todo aquello que pueda enfriar y oxidar nuestro corazón creyente.

Las tentaciones a las cuales estamos expuestos son múltiples. Cada uno de nosotros conoce las dificultades que debe afrontar. Y es triste constatar cómo, frente a las vicisitudes cotidianas, se levantan voces que aprovechándose del dolor y de la incertidumbre, no saben sembrar más que desconfianza. Y si el fruto de la fe es la caridad -cómo amaba repetir Madre Teresa de Calcuta-, el fruto de la desconfianza son la apatía y la resignación. Desconfianza, apatía y resignación: los demonios que cauterizan y paralizan el alma del pueblo creyente.

La cuaresma es tiempo precioso para desenmascarar estas y otras tentaciones, y dejar que nuestro corazón vuelva a latir según el latido del Corazón de Jesús. Toda esta liturgia está impregnada con este sentimiento, y podríamos decir que eso resuena en tres palabras que nos son ofrecidas para "volver a calentar el corazón creyente": Detente, mira y retorna.

Detente un poco, deja esta agitación y este correr sin sentido, que llena el alma de la amargura de sentir que no se llega nunca a ninguna parte. Detente, deja esta obligación de vivir de manera acelerada, que dispersa, divide y acaba por destruir el tiempo de la familia, el tiempo de la amistad, el tiempo de los hijos, el tiempo de los abuelos, el tiempo de la gratuidad... el tiempo de Dios.

Detente un poco ante las necesidad de aparecer y ser visto por todos, de estar continuamente "en el escaparate", que hace olvidar el valor de la intimidad y del recogimiento.

Detente un poco ante la mirada arrogante, el comentario fugaz y despectivo que proviene de haber olvidado la ternura, la piedad y el respeto por el encuentro con los demás, especialmente con los vulnerables, los heridos e incluso los inmersos en el pecado y en el error.

Detente un poco ante la compulsión de querer controlar todo, saber todo, devastar todo, que proviene de haber olvidado la gratitud por el don de la vida y por tanto bien recibido.

Detente un poco ante el ruido ensordecedor que atrofia y aturde nuestros oídos y nos hace olvidar el poder fecundo y creativo del silencio.

Detente un poco ante la actitud de fomentar sentimientos estériles, infecundos, que se derivan del cerrazón y la autocompasión, y que llevan a olvidar el ir al encuentro de los otros para compartir las cargas y los sufrimientos.

Detente frente al vacío de lo instantáneo, momentáneo y efímero, que nos priva de las raíces, de los vínculos, del valor de los caminos y de sabernos siempre en camino.

Detente. ¡Detente para mirar y contemplar!

Mira. Mira los signos que impiden la extinción de la caridad, que mantienen viva la llama de la fe y la esperanza. Rostros vivos de la ternura y de la bondad de Dios, que obra en medio de nosotros.

Mira el rostro de nuestras familias que continúan apostando día a día, con grandes esfuerzos, para ir adelante en la vida y, entre muchas carencias y estrecheces, no se pierden ningún intento de hacer de su hogar una escuela de amor.

Mira los rostros, que nos interpelan, los rostros de nuestros niños y jóvenes, cargados de futuro y esperanza, cargados de mañana y de potencialidades que demandan dedicación y protección. Brotes vivos del amor y de la vida que siempre se abren camino a través de nuestros cálculos mezquinos y egoístas.

Mira los rostros de nuestros ancianos, surcados por el paso del tiempo: rostros portadores de la memoria viva de nuestra gente. Rostros de la sabiduría operante de Dios.

Mira los rostros de nuestros enfermos y de tantos que se hacen cargo de ellos; rostros que en su vulnerabilidad y en su servicio nos recuerdan que el valor de cada persona nunca puede reducirse a una cuestión de cálculo o de utilidad.

Mira los rostros arrepentidos de muchos que intentan compensar sus propios errores y equivocaciones y, a partir de sus miserias y sus dolores, luchan por transformar las situaciones y seguir adelante.

Mira y contempla el rostro del Amor Crucificado, que hoy desde la cruz continúa siendo portador de esperanza; mano extendida para aquellos que se sienten crucificados, que experimentan en su propia vida el peso del fracaso, de los desengaños y las desilusiones.

Mira y contempla el rostro concreto de Cristo crucificado, crucificado por amor de todos, sin exclusión. ¿De todos? Sí, de todos. Mirar su rostro es la invitación llena de esperanza de este tiempo de Cuaresma, para vencer a los demonios de la desconfianza, de la apatía y de la resignación. Rostro que nos invita a exclamar: ¡el Reino de Dios es posible!

Detente, mira y retorna. Regresa a la casa de tu Padre. ¡Vuelve sin temor a los brazos ansiosos y extendidos de tu Padre, rico en misericordia, que te está esperando (Ef. 2,4)!

¡Vuelve! Sin miedo: este es el tiempo oportuno para volver a casa, a la casa de "mi Padre y vuestro Padre" (Jn 20,17). Este es el tiempo para dejarse tocar el corazón... Permanecer en el camino del mal es solo una fuente de ilusión y tristeza. La verdadera vida es algo muy diferente, y nuestros corazones lo saben bien. Dios no se cansa ni se cansará de tender la mano (bula Misericordiae Vultus, 19).

¡Vuelve sin miedo de experimentar la ternura sanadora y reconciliadora de Dios! Deja que el Señor cure las heridas del pecado y cumpla la profecía hecha a nuestros padres: "Os daré un corazón nuevo, pondré en vosotros un espíritu nuevo; quitaré de vosotros el corazón de piedra y os daré un corazón de carne" (Ez. 36,26).

¡Detente, mira, retorna!

(trad. redacción ETF)

fuente: Vaticano
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.80.208.105
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Noticias de los últimos 15 días
Roma
Durante el Ángelus, Francisco comentó las palabras de Jesús en ... no leida
Declaración de la Oficina de Prensa de la Santa Sede. ... no leida
En el Ángelus con el que concluye el encuentro organizado ... no leida
«La naturaleza humana, para huir de la precariedad, busca una ... no leida
Familia y Vida
El programa en ocho puntos del arzobispo argentino Víctor Fernández: ... no leida
“La familia es un capital social de primer orden”, reivindica ... no leida
Dos antiguos seminaristas han destapado en las redes sociales supuestos ... no leida
Iglesia en el Mundo
El Papa dirigió un mensaje al Meeting de Rímini: «Se ... no leida
Un mordaz informe del gran jurado estatal identifica a más ... no leida
Entrevista al cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio del Desarrollo ... no leida
Reflexión del blog de Lucetta Scaraffia. ... (1 coms.) no leida
América y España
19-08/18 - Hace 50 años...
Llegó por primera vez un Papa a América Latina. Pablo ... no leida
Con el proyecto de ley rechazado, no se debiera poder ... (1 coms.) no leida
9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas. “Necesitamos ... no leida
“Todavía no se ha discutido cómo haremos para acompañar los ... no leida
Convocada por la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM), del 10 al ... no leida
Espiritualidad y Cultura
Información y periodismo contemporáneo. Cómo reconocer las "fake news" y ... no leida
Entrevista a José Tolentino de Mendonça, archivero y bibliotecario de ... no leida
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa