Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Iglesia en el Mundo
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email

“Ante los abusos hace falta un cambio cultural”

08 de sep de 2018
Davide Cito, experto canonista, repasa los principales desafíos que los abusos sexuales, de poder y de conciencia presentan a la Iglesia católica

Contra los abusos, la ley eclesiástica no basta. Es urgente un cambio de mentalidad. Y la Iglesia, poco a poco, está cambiando. Hace falta que obispos e instituciones católica pongan en práctica las medidas establecidas ya por Benedicto XVI. Pese al clamor mediático, el Papa Francisco no causó la actual crisis, que data de muchos años atrás. Son reflexiones de Davide Cito, especialista en derecho penal canónico, catedrático de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz de Roma y director del Instituto de Ciencias Religiosas al Apollinare. En entrevista con el Vatican Insider repasa los principales desafíos que los abusos presentan a la Iglesia católica.

Hasta hace poco tiempo se creía que las grandes crisis por los abusos sexuales habían sido abordadas a fondo ya en el pontificado de Benedicto XVI, pero ahora el problema vuelve. ¿Qué pasó?

«Creo que desde el punto de vista jurídico los pasos dados por Benedicto, que no han sido cambiados, permanecen válidos. Lo que se advierte es que no se trata sólo de un desafío jurídico sino cultural, una sensibilidad de respuesta ante estos hechos. Los instrumentos existen, pero hay que usarlos. De hecho, el Papa pide responder inmediatamente. Es una cuestión cultural, de preparación, de un clima de transparencia que poco a poco se está realizando en la Iglesia. Pero cada lugar es distinto, no existe una uniformidad desde este punto de vista».

Aunque muchos de los casos denunciados en Estados Unidos y otros lugares ocurrieron mucho tiempo atrás, siguen viéndose como situaciones actuales. ¿Cómo afrontar esos fantasmas del pasado?

«El Papa lo dijo y todos lo notaron que la mayoría de los casos son anteriores al año 2002 pero, por otro lado, no importa -el mismo Papa lo ha ratificado- que los hechos hayan ocurrido antes; Aunque sean antiguos nos deben interrogar aún hoy sobre la gravedad de los mismos. Porque podría decirse: prescribió, pasó mucho tiempo y me olvido. No, no es verdad, estas heridas no prescriben y deben suscitar en el pueblo de Dios una respuesta fuerte de conversión. Asumir esto es parte de un proceso que lentamente está llegando en la Iglesia, de rechazo de este tipo de abusos y violencia, utilizando instrumentos adecuados».

Desde el inicio del pontificado Francisco de “tolerancia cero”, pero parece que debieron ocurrir crisis en Chile, Estados Unidos y otras latitudes para que decidiese ocuparse prioritariamente de eso. ¿El Papa se dio cuenta poco a poco de la magnitud del problema?

«Absolutamente sí, en la historia de la Iglesia muchas cosas se aprenden en el camino. El abuso de conciencia, que podría parecer una cosa de nada, en la Iglesia tiene un peso enorme, sobre todo con respecto a los jóvenes. El abuso de conciencia es más fácil allí donde se tiene radicalidad evangélica, por eso se debe tener mucho cuidado. Porque las personas son generosas, confían y son más fácilmente manipulables. La persona debe ser educada en el discernimiento y la libertad».

En su reciente carta al pueblo de Dios sobre este problema, el Papa insiste en que deben ponerse en práctica los protocolos y las reglas establecidas, ¿Una parte de la Iglesia no cumplió con lo prescrito ya desde tiempos de Benedicto?

«Es posible. Más que no poner en práctica, muchas veces se subestima el problema para evitar que se diga: “Tienes la obsesión de la pedofilia, la Iglesia no es sólo pedofilia porque tiene mucho más de que ocuparse”. Lo importante es encontrar un equilibrio, no ser obsesivos porque esa no es la única cosa, pero no decir simplemente: “ehhh bueno, ya lo entendimos” cuando en realidad todo esto necesita de una implementación. Lo que no se puede pedir a la Iglesia en todo el mundo, que es tan diversa, es la misma rapidez de respuesta que se tiene en Estados Unidos. Los lugares son diferentes, incluso en el mismo país las mentalidades son distintas».

¿Puede ser que muchos episcopados no se den cuenta que deben actuar para no encontrarse después ante crisis más graves?

«El Papa fue inteligente al decidir que, para juzgar a los obispos, no se necesita un tribunal universal. Lo que quisiera es que sea claro cuando un obispo es removido por este motivo, por la transparencia. No iría contra la buena fama de las personas, va a favor de la justicia».

¿Existe todavía desconfianza con respecto a esto?

«Si. No hablemos, por ejemplo, en lugares donde la realidad episcopal domina sobre la sociedad como, por ejemplo, en África. Allí donde el párroco es jefe de todo, complica las cosas».

En Estados Unidos se pensaba que con la crisis de 2002 y las medidas tomadas después por la Conferencia Episcopal ya se había abordado el problema en su conjunto, pero el informe del gran jurado en Pensilvania demuestra que no era así, ¿le sorprende?

«La aparición del informe de Pensilvania me sorprendió, pensaba que el famoso reporte, muy exhaustivo, del John Jay College había aclarado las cosas diócesis por diócesis, pero en realidad no. Quizás era un primer sondeo y ahora otras personas abusadas han dicho: “No, un momento, existo yo también”. Tal vez porque los abusados eran muchos más de los que parecía en un inicio. Ahora la gente siente cada vez más la necesidad de denunciar que fueron víctimas. Aunque se niegue, estos abusos dejan una huella por mucho tiempo».

Antes, en la Iglesia, las víctimas eran estigmatizadas. ¿Cambió la sensibilidad?

«Cambió la Iglesia y la sociedad civil, en ambos espacios se dan situaciones similares. No es un problema simplemente eclesial sino de la sociedad, y la Iglesia obviamente es parte de la sociedad».

¿Hay que prepararse para nuevas revelaciones?

«Quizás, pero en la medida en que exista mayor sensibilidad y conciencia no habrá más necesidad. Muchas de estas cosas sirven para despertar las conciencias. Aunque resulta muy difícil también por qué, siempre detrás de estas cosas existen relaciones fuertes: o familiares, o religiosas, o profesionales. No es la violencia por la calle, eso lo denuncian todos. Estos delitos ponen en crisis una red de relaciones y valores importantes para la víctima, que debe considerar lo que gana y lo que pierde».

¿Cuál es el rol del Papa Francisco en esta crisis? ¿Es suya la culpa?

«Él, por desgracia, heredó lo que ahora se está viviendo. Si me dijesen que los problemas fueron del 2015 en adelante, podría ser. Él no causó las cosas que salen a la luz ahora, de eso no hay dudas. Pero también pone la cara y se asume la responsabilidad. En todo caso está mirando cuál debería ser la respuesta evangélica de la Iglesia a estos problemas. Por mi parte auguro que todos estos temas vayan a la justicia civil, que no sean juzgados en la Iglesia. Son crímenes como el homicidio, la Iglesia no tiene los instrumentos para hacer investigaciones profundas».

Ante el clamor mediático, ¿puede existir la tentación de arreglar todo buscando chivos expiatorios?

«En la Iglesia el problema es cómo cambiar una mentalidad. Lo que digan fuera de la Iglesia importa menos, lo que importa es que la Iglesia sea fiel al evangelio».

¿A dónde apuntar para este cambio de mentalidad?

«A la transparencia, a la lealtad y al hecho que las víctimas sean acogidas bien, que no sean despreciadas. Al mismo tiempo no es posible pensar que se logre eliminar definitivamente estas prácticas porque, para ello, haría falta eliminar el mal del mundo. No se puede, pero al menos que se reduzca lo más posible».

Al menos que la Iglesia, cuando existen estos casos, intervenga…

«Así es, que intervenga en forma eficaz y lo diga públicamente, que sea claro. Que se diga: “tal obispo, tal persona, fue removida por esta causa”».

fuente: Vatican Insider
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.81.150.27
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Noticias de los últimos 15 días
Roma
La increíble historia de una pareja de uruguayos a quienes ... no leida
En la Misa matutina en la Casa de Santa Marta, ... no leida
La constitución apostólica de Francisco estabiliza las modalidades que se ... no leida
Diálogo con los jóvenes de la diócesis francesa de Grenoble-Vienne: ... no leida
n la Sala de Prensa de la Santa Sede se ... no leida
A pocos días de la memoria litúrgica de la fiesta ... (2 coms.) no leida
El Papa Francisco en su alocución previa al Ángelus, retomando ... no leida
El Santo Padre reflexionó sobre el Evangelio Dominical (cf. Mc ... no leida
Audiencia general en la Plaza San Pedro; el Papa prosigue ... no leida
Algunos han tratado de incluir al Papa emérito como testigo ... (1 coms.) no leida
Este sábado 8 de septiembre, el Papa recibió en audiencia ... no leida
Ecuménicas e interreligiosas
Con una celebración en la catedral de Basilea (Suiza) ante ... no leida
Familia y Vida
El prestigio del clero y la asimetría de edad y ... (1 coms.) no leida
Iglesia en el Mundo
Entrevista con el pastor de Letonia, Zbignev Stankevičs, en vísperas ... no leida
Con sus altibajos, la apostasía es un fenómeno creciente, sobre ... no leida
El cardenal Di Nardo: hemos compartido con él nuestra situación, ... no leida
“La Civiltà Cattolica” publicó el breve diálogo del Papa Francisco ... no leida
La corte de Luxemburgo considera "discriminación" que un hospital echara ... no leida
En el libro autobiográfico del obispo emérito de Milán, muchos ... no leida
Davide Cito, experto canonista, repasa los principales desafíos que los ... no leida
Dublin no fue un "éxito", pero fue la muestra de ... no leida
América y España
Un documento de la Edad Media, con sello real, avala ... no leida
El arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, presidió ... no leida
En un comunicado, señala que la gestiona desde 1236 y ... no leida
Vicario destacado, pero también abusador. ... no leida
Con dos reuniones, Colombia entra en pleno en los trabajos ... no leida
Se realizó del 1 al 5 de septiembre en Costa ... no leida
Carta abierta de los jóvenes líderes sociales cristianos latinoamericanos que ... no leida
Espiritualidad y Cultura
Su principal objetivo es la «evangelización pura y dura». Y ... no leida
Hoy es difícil imaginar una mística que también sea médico, ... no leida
La sola persecución del beneficio ya no garantiza la vida ... no leida
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa