Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Anónimo antimontanista
El llamado «Anónimo antimontanista» es un escrito conservado por Eusebio de Cesarea en su Historia Eclesiástica (V, 16,1-17,4) dirigido contra el montanismo, herejía nacida en el año 170, y que estaba a fines del siglo II en plena expansión. Una de las características del Montanismo era depender de los éxtasis de sus profetisas. Pero la Iglesia oficial también tenía profetas, por lo que la distinción no era sencilla.
Grupo: p. griegos
Año de referencia: 193
Introducción:

El traductor anota sobre el autor de este escrito lo siguiente:

«San Jerónimo (De vir. Ill. 39) cree que es Rodón; Rufino, en cambio, atribuye en su traducción de la Historia Eclesiástica los fragmentos siguientes a Apolinar, lo mismo que la versión siríaca. W. Kuehnert (Der antimontanistische Anonymus des Eusebius: TZ 5 [19493 436-446) cree que podría ser Polícrates de Efeso, único "eminente representante -dice- del cuartodecimanismo". En realidad, no es posible identificarlo mientras no se disponga de otros elementos de juicio. Seguiremos llamándole el Anónimo, sabedores solamente de que probablemente era obispo (cf. infra § 5), que escribió cuando el montanismo estaba ya muy desarrollado en Oriente, aunque a los pocos años, relativamente, de la muerte de Maximila (cf. infra § 19), hacia el 192-193 (cf. LABRIOLLE, La crise p.580-581), y que su obra constaba al menos de tres libros (cf. infra § 20).»

Es importante tener presente que la existencia de profetas en las comunidades cristianas fue frecuente en los dos primeros siglos, por lo que uno de los problemas que debía resolverse era cómo distinguir los auténticos y los falsos profetas. El anónimo, según aclara el traductor, utiliza una terminología específica para distinguir el "éxtasis" auténtico, ortodoxo, del "éxtasis" montanista o "paréctasis"/"parexístemi"

Otro de los aspectos destacables del escrito es que utiliza la expresión "kaine diatheke" ("nuevo testamento" o "nueva alianza") aparentemente referida al canon ya cerrado del Nuevo Testamento. Aunque no hay un acuerdo unanime al respecto, si fuera así este escrito sería el primer testimonio del uso de la expresión en ese sentido. La mención se encuentra en el parágrafo 16,3.
Obras:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa