Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Dogmas, Dogmatismo, Teología

por Lic. Abel Della Costa
Nació en Buenos Aires en 1963. Realizó la licenciatura en teología en Buenos Aires, y completó la especialización en Biblia en Valencia.
Desde 1988 hasta 2003 fue profesor de Antropología Teológica y Antropología Filosófica en en la Universidad Católica Argentina, Facultad de Ciencias Sociales.
En esos mismos años dictó cursos de Biblia en seminarios de teología para laicos, especialmente en el de Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires.
En 2003 fundó el portal El Testigo Fiel.
30 de septiembre de 2001
El trabajo busca explorar el significado de la palabra «dogma» aplicada a las realidades de la fe.

Toda nuestra fe está fundamentada en dogmas, podríamos ampliar y decir que -en principio- toda fe está fundada en dogmas. Los católicos recitamos los principales dogmas en el "Credo". A veces nos detenemos a pensar en lo que estamos diciendo, a veces lo repetimos al pasar, casi con descuido. Hasta no hace mucho se los recitaba en latín, y muy pocos entendían. No obstante son dogmas.

Se dice además que los creyentes creen saber de cosas que nadie puede saber, que son dogmáticos.

Lo cierto es que la palabra "dogma" no proviene -principal ni exclusivamente- del ámbito religioso; ni siquiera es una palabra de origen cristiano. Se podrá leer muchas veces en escritos antiguos (Pirrón, Diógenes Laercio, etc.) que cuando se refieren a lo que nosotros llamamos la "filosofía platónica", la denominan "los dogmas platónicos". Ya en la modernidad, Kant utiliza el término "dogmáticos" para, junto a "escépticos", definir las dos actitudes contrarias (por motivos opuestos) a la filosofía, cuya labor auténtica la llama "crítica". Por fin, en el habla cotidiana, utilizamos el término "dogmático" para referirnos a una persona cerrada en sus opiniones, sean éstas religiosas o no: "Discutamos libremente, no seas dogmático"

"Dogma" es palabra griega, es el participio pasado de un verbo de gran tradición en la filosofía y en la poesía griegas: "dokeo", de donde deriva también "doxa". "Dokeo" es "aparecer", tanto en su sentido negativo, y entonces su resultado es una "pura apariencia", como en su sentido positivo, y su resultado es la "manifestación plena" de algo. En la filosofía platónica se utiliza doxa para nombrar las opiniones que se quedan en lo exterior y no llegan a la verdad de las cosas (sentido negativo), mientras que en la Biblia es habitual utilizar este mismo término para nombrar la "Gloria" -la manifestación plena y actual- de Dios ("La palabra se hizo carne (...) y hemos contemplado su gloria -doxa-, gloria como de un hijo único junto a su padre...", Jn. 1); es obvio que en este caso se utiliza el sentido que hemos llamado "positivo".

Respecto de "dogma", en el NT no se utiliza esta palabra para querer indicar las "verdades de la fe", la expresión preferida es "didajé de los apóstoles" o "didajé de Dios", enseñanza o doctrina.

Pero bien pronto, la palabra dogma hizo su aparición en el terreno teológico, para indicar aquello que Dios ya ha dejado manifiesto (no olvidemos que es un participio pasado): así como la doxa es la manifestación libre y actual de Dios, el dogma es la expresión que recuerda una manifestación ya realizada, y en cierta medida "fijada".

Y así como -en cualquiera de sus sentidos- toda doxa da lugar a una doxa, es decir, toda manifestación da lugar a una expresión, todo dogma da lugar a un dogma: todo lo que Dios se ha manifestado ha dejado un surco en el lenguaje, ha dejado formulaciones en un idioma, en un tiempo, en un espacio precisos.

Sucede que entonces es muy fácil confundir el dogma como acto de manifestación de Dios, del dogma como formulación lingüística que intenta dar cuenta de aquel acto.

¿Y por qué mejor no cancelar la ambigüedad y utilizar dos palabras distintas para dos cosas que son distintas? En principio, si los griegos, que gozaban explorando y explotando el lenguaje con una riqueza casi barroca, dejaron que subsistiera esta ambigüedad, por algo será... Es que en el fondo no se trata de realidades tan distintas. La manifestación de Dios es un acto, pero jamás, salvo en la experiencia solitaria e interior y esto sólo de manera fugaz, lo podemos recuperar de otra manera que como lenguaje. El dogma, entonces, ahora dicho en el sentido habitual, es huella, marca, señal de una manifestación de Dios en el pasado, que a través del lenguaje intentamos recuperar. El dogma, desgajado del proceso vital de la fe, la búsqueda personal de Dios, pierde su sentido, se vuelve una mera opinión, un "saber establecido" sobre algo de lo que nadie sabe, un falso saber.

La teología trabaja con dogmas: explora los caminos del lenguaje que permiten recuperar en cada época la huella de Dios en la formulación dogmática. "En cada época": la teología cambia, como cambia el mundo, como cambia el lenguaje; la manifestación de Dios no cambió, está allí en forma de "dogma", para que intentemos formularla de una nueva manera cada vez.

A esta altura de la reflexión es casi ocioso aclarar cuán lejos de los dogmas se mueve el dogmatismo, con su pretensión de un saber indiscutible y autotransparente. Tan lejos el dogmatismo está del dogma como el fanatismo está en las antípodas de la fe.

¿Pero no lleva todo esto a un insano relativismo?

Si se me disculpa el ejemplo, diré que confundir interpretabilidad de los dogmas con relativismo es como creer que porque puedo viajar a la luna en distintos cohetes, es lo mismo que tome un tren.

Los dogmas dan lugar a muchos caminos, no a todos los caminos existentes, y de esos muchos caminos algunos será válido transitar y otros no. ¿Por qué? porque los dogmas no son frases sueltas, forman racimos, estos ramas, y esas ramas un único árbol. La fe que se manifiesta en los dogmas es un todo coherente, no cualquier sentido de una formulación dogmática encaja en ese todo. He allí el papel que los católicos le reconocemos al Magisterio: descubrir los límites dentro de los cuales es factible la coherencia de la fe (función magisterial restrictiva, del tipo: "tal aspecto de la fe no puede interpretarse así"), y fijar aquello que puede ser dado a la interpretación (función declarativa, típicamente las declaraciones dogmáticas).

Comentarios
por Toñi (212.21.252.---) - mar , 09-sep-2003, 22:00:00

¿Podríamos decir hay una analogía entre el dogma o los dogmas y la fundamentación axiomática de las teorías mátemáticas?

Si lo deseas lo pasamos al foro. Tampoco, visto el poco tiempo de que disfruto para leer y esas cosas, tengo prisa en la respuesta.

por delia (i) (164.77.147.---) - sáb , 24-jul-2010, 13:13:24

interesante

por mio (i) (186.151.62.---) - lun , 14-nov-2016, 14:41:43

quiero saber en que parte de la biblia aparecen los dogmas

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.167.202.184
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa