Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

El nogal de Unzu

por Air Chandos
20 de abril de 2004

Antes de que llegue el invierno, las palomas del norte de Europa inician una travesía en busca del calor de África. Es entonces cuando los mayores del pueblo preparan sus escopetas y ponen al día las palomeras -auténticas atalayas que sirven para divisar y abatir las bandadas-.

Me contaron de dos niños que no disponían de armas, y en su lugar hicieron uso de la imaginación. Se les ocurrió encolar las ramas del viejo nogal que servía de descanso a cientos de aves. Cuando varios miles de palomas posaron sus patas en las ramas del viejo árbol, quedaron asidas irremediablemente. Una vez recuperadas las fuerzas todas a una comenzaron a mover las alas, e iniciaron el vuelo con tal brío que izaron el árbol, y se lo llevaron en su peregrinaje.

El padre de uno de los niños, disgustado por no haber cazado ningún ave esa mañana, preguntó de mal humor en casa, qué había sido del nogal que plantó su abuelo, y que por arte de magia había desaparecido. El niño intentó disimular, y con gran sigilo se escondió en el granero, dejando que el tiempo hiciera olvidar a su padre el recuerdo de ese árbol.

Pasaron los años, y ese niño, que ya se ha hecho mayor, me contó que en el norte de África unos beduinos descubrieron un árbol desconocido para ellos. Crecía en lo más alto de una montaña y daba sombra a cientos de aves. Llaman a ese lugar la Montaña de las Palomas. De esta manera me lo contó aquel hombre bueno y cariñoso, y así lo cuento yo, igual que esta fotografía que hice del nogal de Unzu, un árbol que es hijo de aquel que emigró a las cálidas tierras de África.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.162.94.15
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa