Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

¡Gaudete! (Alegraos)

Domingo III de Adviento, ciclo C: Sofonías 3,14-18a; Filipenses 4,4-7; Lucas 3,10-18

por Lic. Abel Della Costa
Nació en Buenos Aires en 1963. Realizó la licenciatura en teología en Buenos Aires, y completó la especialización en Biblia en Valencia.
Desde 1988 hasta 2003 fue profesor de Antropología Teológica y Antropología Filosófica en en la Universidad Católica Argentina, Facultad de Ciencias Sociales.
En esos mismos años dictó cursos de Biblia en seminarios de teología para laicos, especialmente en el de Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires.
En 2003 fundó el portal El Testigo Fiel.
12 de diciembre de 2009
Domingo III de Adviento, ciclo C: Sofonías 3,14-18a; Filipenses 4,4-7; Lucas 3,10-18

 

Todos los textos de la misa de hoy, no sólo las lecturas bíblicas sino las antífonas, el prefacio, la oración colecta, todo repite machaconamente "gaudete", ¡alegraos!. Por supuesto, hay un motivo de alegría muy directo, que incluso en la oración colecta se dice claramente "...concédenos llegar a la Navidad, fiesta de gozo y salvación..."; efectivamente, el tercer domingo de Adviento resulta un cierto punto de inflexión: está cerca el día 17 de diciembre, que es cuando los textos virarán definitivamente hacia la Navidad dejando atrás todo el matiz "escatológico-futurista" del Adviento.

Pero el tercer domingo no es el 17, está cerca pero no es: estamos aun dentro del doble significado del Adviento del que hablé en anteriores artículos, estamos aun entre la manifestación histórica de Jesús y su manifestación definitiva, y el "gaudete" de este domingo, aunque empieza a apuntar a celebrar la venida en carne, es todavía un "alegraos" de doble cara. Y los textos bíblicos que se leen nos lo hacen saber: porque ninguno de ellos habla propiamente del nacimiento de Jesús, sino que todos se ubican en un punto que podemos llamar "de consumación".

 

Sofonías 3,14-18a:

-El bello fragmento de Sofonías (primera lectura) reduplica el tema de la primera lectura del domingo anterior, y habla directamente a la alegría de la Jerusalén restaurada, y ésa es su dimensión escatológica. Pero es verdad también que en el simbolismo cristiano, la Madre de Jesús tiene todas las propiedades que corresponden a la Iglesia de Dios y a la Ciudad de Dios, así que todo lo que se diga de la Madre, se dice de la Iglesia y de Jerusalén, y viceversa: resultan términos intercambiables de un "juego de espejos" imposible de racionalizar, así que cuando Sofonías proclama la alegría final de Jerusalén, ese "grito de júbilo", resulta ser -en la intención litúrgica con la que fue elegido este texto- también el grito de la que da a luz, pero no con el grito del dolor de Eva, sino con la plenitud de alegría de la nueva Eva, y esa es la dimensión de "alegría del nacimiento".

 

Filipenses 4,4-7

-La segunda lectura, la Epístola, como sabemos, siempre es más "moral", tiene relación con el "vivir en Cristo"; ahora bien, por tratarse de un domingo especial, también esta lectura, sin perder su carácter práctico, tiene relación con las demás; y así escucharemos un Pablo que resume la quintaesencia de la moral cristiana: «Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres». Leámosla en voz alta tal como la dice la carta: «jáirete en kyrío pántote pálin eró jáirete». Repitámoslo en voz alta dos o tres veces y nos daremos cuenta -no es necesario saber griego, ni siquiera el significado de cada palabra por separado- que se trata de una fórmula para que quede grabada. Si no quedara mal, diría que es casi un "mantra", una fórmula que por el sonido busca provocar un movimiento del espíritu. Pero no es un mantra: es una fórmula en donde el significado "consciente" de las palabras tiene importancia, sin dejar de lado el otro aspecto, el del sonido; "jáirete" es "alegraos", pariente -prima hermana- de "jaris", "gracia". es que de eso habla esta lectura, y de eso habla todo lo que podríamos llamar una "moral cristiana", de la gracia, y la alegría que produce el obrar conducidos por Dios, incluso cuando no nos damos cuenta. "Os lo vuelvo a repetir -nos dice el Apóstol- jáirete". Ninguna consideración, por muy racional que se presente, puede arrebatar al cristiano esta posición fundamental de nuestro espíritu en el Espíritu. Nos alegramos porque el Señor volverá, pero nos alegramos también porque en pocos días celebraremos la revelación de toda alegría, la posibilidad real de toda alegría: Dios-en-carne.

 

Lucas 3,10-18

-Y el Evangelio, ¿qué decir? es una perla, una rarissima avis: históricamente visto, es el único texto de los Evangelios donde tenemos una noción más o menos aproximada de cuál fue la predicación concreta de Juan el Bautista (independientemente de que Lucas no lo consigna por motivos biográficos); sabemos que predicaba, y suponemos que su verbo encendía a los oyentes; pero la iconografía tradicional, siguiendo la descripción teológica de Mateo y Marcos (que quieren resaltar en Juan Bautista la vinculación con el Israel penitente del desierto), lo presenta con su vestido tosco de piel de camello, apenas sobrepuesto, comiendo langostas, falta que le pongan un garrote en la mano... y un clavo en la punta del garrote. Cuando veo las pinturas de Juan Bautista no sé si pensar en el hombre de Neardenthal o en el nuevo Elías. Pero en este texto de Lucas del domingo de Gaudete asoma un Juan el Bautista que no tiene nada que ver con los gruñidos de un tosco cavernícola, y mucho con el auténtico Nuevo Elías: un verbo brillante, encendido, lleno de esperanza y ya (anticipación que hace al anacronismo propio de un Evangelio y no de una simple biografía) cargado de la manera cristiana de entender el perdón: un nuevo comienzo, en adelante no peques, ¿que debemos hacer? algo nuevo, de ahora en más... ¡si es que da ganas de bautizarse, claro!

En el Evangelio de Lucas que leemos hoy se reúnen en un todo inseparable las dos líneas de las que hablaba al comienzo, la del gaudete escatológico futuro: el Señor va a venir de manera definitiva; y la del gaudete de la epifanía navideña: El Señor que viene es el que trae una palabra que hace nuevo todo... y entonces ya no hace falta esperar algo enteramente nuevo. Los cristianos, los que hemos recibido el bautismo, no el de conversión del Bautista sino el de resurrección de Jesús vivimos ya en una alegría que va hacia adelante, al encuentro del Espíritu, pero empujado desde atrás, por el propio Espíritu.

 

«palin eró jairéte» - «lo digo de nuevo: alegraos».

 

 

Comentarios
por Rosy (189.164.200.---) - dom , 06-feb-2011, 05:04:28

Abel ~palin ero jairete~ ~lo digo de nuevo: alegraos~ hermoso definir de estas tres citas biblicas.

Con amor

Rosy

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.224.230.51
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
El evangelio del domingo
Letras
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa