Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Ladrones

por P Arturo Guerra, LC
Director del campus varonil del Instituto Cumbres y Alpes Saltillo. Es Licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.
16 de diciembre de 2011
Hace unos 200 años...

Unos ladrones se robaron al Niño Dios.

Hace unos 200 años, en San Millán de la Cogolla,

una población española,

cuna del idioma castellano y del vascuense.

 

Es la sacristía del monasterio.

Una escena pequeñita en una esquina.

Es un sobrerelieve dorado.

En madera.   

Un detalle salta a la vista:  la Virgen, y un pastor, mancos.

Y... falta el Niño.

 

Los soldados de Napoleón.

Ellos lo serraron.

Brillaba mucho.

Lo creyeron de oro macizo, pero al Niño sólo lo habían bañado en oro.

 

Bajo tu amparo se acogía tan Divino Niño.

Olfato de ladrón, directo a tu Tesoro.

Tú, le estrechabas con todas tus fuerzas maternales.

Sólo cercenándote la mano, María, pudiéronte arrancar a tu Jesús.

 

¿Tu mano, Madre, dónde está?

No te importa, ya lo sé.

 

Ellos huyeron lejos con tu Niño.

Le habrán quitado el oro.

Que habrán vendido a buen postor.

 

Pero tu Hijo, desnudo ya de oro, ¿dónde está?

 

No llores, Mamá, que te ayudo a buscarlo.

 
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.166.188.64
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
Letras
Crónicas y opinión
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa