Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

La Eucaristía de inicio del pontificado

por Blog «Todo era bueno»
18 de marzo de 2013
La belleza de Cristo.

El Papa, al final, no se ha puesto la muceta.

Ha llevado una mitra de esas que venden en las tiendas de los chinos. Como la casulla.

El anillo era de plata dorada.

¿Dónde ha estado el esplendor de la liturgia?

Muchos tradicionalistas han podido sentirse desilusionados por una simplicidad que algunos pueden leer como pauperismo, sobre todo si se comparan los elementos exteriores con el estilo imperio que se ha usado hasta hace poco.

Pero vayamos más "al punto".

Hay distintos modos de cuidar y servir a la liturgia.

No sólo de puntillas y oros vive el liturgista, ya sabéis.

El Papa hoy ha celebrado una liturgia pura y dura. Sin concesiones al personalismo ni a la afectividad. Sus únicas palabras fuera de las rúbricas, de las que no se ha ido ni a derecha ni a izquierda, han sido en la homilía. Leída.

Ni una sonrisa al respetable. Nada.

Creo que a Benedicto XVI le debemos su llamada de atención a lo que debe estar en el centro de la liturgia: Cristo. Con él llegó la ausencia de interrupciones y aplausos y vítores. Se acabó el juego Papa-público. Hemos venido a rezar. Punto.

El asunto era importante, porque lo que estaba en juego era la banalización de la liturgia, convertirla en un "momento comunitario" más. La autocelebración.

B16 recuperó la sobriedad litúrgica en ese sentido. La riqueza de ornamentos tuvo como fin no sólo abrir al hombre las posibilidades de la belleza, sino también poner lo que se hace hoy en continuación con lo que se hizo ayer.

Pero la belleza no se asocia sólo al barroco ni se ciñe a un lenguaje. El secreto de la belleza es que provoca en el hombre una herida que le abre a la trascendencia. Y hay muchos modos de ofrecerla.

Creo que el PPFrancisco puede ayudarnos a descubrir otro modo de acceder a esa belleza. Otras palabras para decir lo mismo. Su obediencia a lo esencial del rito, ¿no ha sido hermosa?

No conviene banalizar la belleza, ni reducirla a brillos, lentejuelas, movimientos... Quizá ese riesgo se estaba corriendo, con el peligro de no ayudarnos a "trascender", de limitar nuestra capacidad de ver intuir lo hermoso. 

Porque Dios ha hecho las cataratas del Niágara.

Pero también ha hecho los ojos de un niño.

Porque hay que aprender a ver la gloria de Cristo Pantócrator en la Transfiguración.

Pero también en la Cruz.

La belleza salvará el mundo, se ha dicho.

Pero me atrevo a poner en boca de Cristo esto otro: "Mi belleza no es de este mundo".

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.204.122.57
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
Letras
Crónicas y opinión
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa