Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

1964: Tercera Sesión del Concilio – Octubre

por Dr. Carlos Ramos Mattei
Carlos Ramos Mattei nació en Ponce, Puerto Rico y cursó estudios en la Universidad de Dayton, Ohio y la Universidad Católica de Puerto Rico en Ponce. Obtuvo su licenciatura en filosofía por la Universidad Gregoriana de Roma, Italia y se doctoró en filosofía por la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica.
Durante más de treinta y cinco años explicó cursos de Humanidades, ética y filosofía en la Universidad de Puerto Rico en Ponce y en el Recinto de Río Piedras.
Tiene a su haber las siguientes publicaciones:
"Ethical Self-Determination in Don José Ortega y Gasset", Peter Lang, Inc.
"Apuntes sobre el tema de los valores", Publicaciones Puertorriqueñas.
"Annotations on the Philosophy of Values", Peter Lang, Inc.
"Vaticano II: conceptos y supuestos", Createspace.com
13 de diciembre de 2014
En esta sesión se comenzaron a trabajar cuestiones espinosísimas para la Iglesia del momento: la libertad religiosa, la cuestión de los judíos, y el tan central tema de la relación entre Iglesia y el mundo.

La libertad religiosa

El 23 de septiembre de 1964 se trajo a discusión el tema de la libertad religiosa. Había que encontrar una fórmula teológica que defendiera la libertad de todos, católicos y no católicos. Esto implicaría el fin de los estados confesionales, en que la Iglesia fue no sólo protegida, sino auspiciada oficialmente por los estados. Entre los padres que defendieron la medida estuvieron mayoritariamente los estadounidenses y Mon. Karol Wojtyla, el futuro papa Juan Pablo II. Mon. Wojtyla vio en esta declaración una defensa de la Iglesia frente a los gobiernos hostiles, como lo son los estados comunistas.

La posición de Mon. Wojtyla fue compartida por un considerable número de padres conciliares. También se mencionó que una declaración a favor de la libertad religiosa favorecería el ecumenismo, ya que dejaría atrás de manera explícita, la idea de que la religión hay que imponerla a la fuerza.

A pesar de todo siempre hubo un número de padres conciliares que se opusieron a la declaración sobre la libertad religiosa, particularmente los españoles. El punto álgido era el reconocimiento de derechos iguales a la conciencia equivocada o errónea junto a la conciencia acertada de la verdad, o la conciencia católica.

La intervención del arzobispo Heenan, de Westminster, ayudó a aclarar el tema. El criterio de la libertad religiosa era el bien común de la sociedad y la dignidad de la persona. El estado, en su responsabilidad por el bien común, puede garantizar la libertad de culto y tratar todas las religiones en igualdad de condiciones. El arzobispo Heenan citó al filósofo Jacques Maritain (ver Bibliografía) sobre el tema del bien común. El objeto principal de la salvaguarda del bien común es el desarrollo integral de la persona y para eso es imprescindible garantizar la libertad de cada uno.

El tema de los judíos

El 25 de septiembre se trajo el esquema revisado sobre los judíos. Aquí de nuevo surgieron dificultades con una redacción que a veces podía ofender a los árabes y en otras secciones, a los judíos. Había que dejar claro que no se pretendía emitir un manifiesto político, sino un documento religioso con preocupaciones religiosas que sólo eran de la incumbencia de católicos y judíos. El documento sólo buscaba orientar a los católicos sobre su conducta futura hacia los judíos, a partir del reconocimiento de que fueron y son el pueblo escogido de Dios, depositario de las promesas de Dios para la humanidad.

El cardenal Lercaro de Bolonia intervino para mejorar la redacción de modo que enfatizara los aspectos bíblicos y religiosos. Al final el documento también fue devuelto a comisión para ser revisado en términos de las observaciones y comentarios en el aula del Concilio.

 

La Iglesia en el mundo actual

El 20 de octubre se trajo a consideración el "esquema 13", el documento borrador sobre la Iglesia en el mundo actual (lo que finalmente sería «Gaudium et Spes»). La discusión de este documento duró hasta el 5 de noviembre. A diferencia de todos los demás documentos del Concilio, éste vino originalmente redactado en francés.

Se esperaba que este fuese el documento más característico del Concilio. Estaba dividido en varios capítulos: la Iglesia y su servicio al mundo; la sobrepoblación; la guerra; la pobreza. La asamblea lo aprobó como un documento de trabajo. El defecto mayor que se le encontró fue su falta de base bíblica y teológica.

La idea del documento era demostrar el papel de la Iglesia respecto a los problemas más acuciantes de la sociedad contemporánea. Tales problemas incluían el deseo de paz entre las naciones, que debía implicar un alto a la carrera armamentística nuclear; igualmente, los problemas de las sociedades del "Tercer Mundo", como el hambre, el desarrollo económico y la asistencia médica y sanitaria.

Pero sobre todo el documento planteaba un cambio fundamental en el enfoque de la Iglesia institucional. Representaba la transición de una actitud de guerra contra el mundo moderno, a la disposición para el diálogo sin que ello implicase alguna claudicación de las verdades de la fe.

Entre los temas que también habría que tocar estaba el de las ciencias y la tecnología. Esto no sólo preocupaba a la Iglesia; también preocupaba a los europeos en general, toda vez que los horrores del gobierno nazi en Alemania se podían entender en términos de lo que sucede cuando la ciencia y la tecnología se conjugan con una falta de sentido moral en los grupos gobernantes. Algunos también iban más allá y planteaban que la misma ciencia y la tecnología implican una lógica del dominio por sí mismas, lo que haría inevitable un futuro fascista para todos.

Evidentemente, la Iglesia estaba, y está llamada a responder a este tipo de problemática. El asunto todavía hoy está sobre el tapete, por así decir. De ahí que interesa mucho lo que finalmente los padres aprobaron con el documento de la Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual (GS).

Algunos plantearon que la mejor manera de responder a los problemas del mundo contemporáneo sería la reforma interna de la Iglesia. Una Iglesia menos preocupada por los asuntos mundanos y más dedicada a ser pueblo de Dios peregrinante alrededor de la mesa eucarística podía contribuir más que de cualquier otra manera.

Ciertamente el documento requería más reflexión teológica, la que se siguió dando hasta finalizar octubre. Entre tanto hubo una lluvia de críticas, sugerencias e ideas de todo tipo sobre puntos que debían reformularse; otros, a rechazarse; otros, a incorporarse. La comisión de redacción tuvo que dividirse en subcomisiones para poder manejar todo el material.

 


Puede verse más detalles de la obra «Vaticano II - Conceptos y supuestos», del Dr. Carlos Ramos Mattei, así como adquirirlo a partir de este sitio

Comentarios
por Miguel Zapata Rosas. (i) (187.135.65.---) - sáb , 27-dic-2014, 14:41:46

Lo felicito por su clara exposición de la problemática vivida durante el Concilio. Siento que la Iglesia no puede nunca cerrarse en si misma sino seguir siendo Maestra orientadora en la solución de los problemas vitales de la humanidad.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.80.52.59
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa