Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Motivándonos a la oración

por Miguel Zalles
1 de febrero de 2015
¿Para qué orar? ¿cómo orar? Un testimonio muy personal sobre la oración.

Quizás sea un tema muy trivial para muchos, pero adquiere especial vigencia cuando confrontamos problemas personales y pareciera que Dios no responde a nuestras inquietudes. Me he formulado muchas veces la misma pregunta y me cuesta creer que sea algo tan sencillo y que cuesta tanto explicar. En realidad lo que ocurre es que tenemos la tendencia a orar con palabras, y creo que la receta que mejor funciona es orar con silencio.

En realidad lo que hay que hacer es crear un espacio de silencio para que Dios hable. Acuérdense de Samuel en el Antiguo Testamento (1Sam 3) cuando en varias oportunidades en medio de la noche, escucha el llamado de Dios que el atribuye a su compañero de cuarto Elí. Hasta que Elí se da cuenta y le dice que solo diga: «Habla Señor que tu siervo escucha», y que Dios le hablaría.

Algunas personas sugieren repetir una palabra de manera constante hasta permitir que la mente se focalice en esa palabra y por lo tanto se vacíe de otras ideas. La palabra que a mi me funciona es «Obediencia». Quizás el resultado práctico de este método es que uno siente que todo su cuerpo se integra. Eso porque tenemos la tendencia a negar nuestro cuerpo dándole prioridad a la cabeza. El momento que sientes que la sangre fluye por todo tu cuerpo es que el método está funcionando. El dualismo es una enfermedad perniciosa que hemos heredado de los filósofos griegos y que nos impide hablar con Dios desde el total de nuestra materialidad y espiritualidad.

El hecho de repetir este método muchas veces permite que uno se familiarice con Dios. En otras palabras que Dios forme parte de tu vida. O mejor dicho que tú formes parte de la vida de Dios. Lo que quiero decir es que en cada momento de tu existencia, con todo tu ser, logres hablar con Él y sentirás que tu vida se ordena.

¿En qué sentido te ayuda todo lo anterior en tu vida diaria? Yo creo que la oración impide que las ideas negativas se posesionen en tu mente y que hagan de ti una persona melindrosa, desconfiada, temerosa. «Quien tiene a Dios nada teme», estás poniendo tu vida en Sus manos, por lo que no deberías tener miedo.

En mi caso, cuando atravesé una crisis familiar muy fuerte, me vino una tristeza muy grande y de alguna manera mi cabeza solo procesaba el dolor que me causaba mi situación familiar. Hasta que le dije a Dios: ¡Acepto esta situación! Finalmente, si la situación que uno esta viviendo es algo que Dios ha permitido, en última instancia, debe ser algo bueno para mí. Cuando aceptas la situación en que Dios te ha puesto, y le dices a Dios que la aceptas, sientes una gran paz.

Desde entonces he luchado mediante la oración con la tentación de volver sobre la temática del dolor y tratando de lograr concentrarme en lo que estoy viviendo en este momento. Una cosa que he aprendido en esta nueva forma de encarar mi vida a partir de la oración, es que primero hay que tomar riesgos. Hacer cosas que parecen imposibles.

Segundo, el esfuerzo tiene que estar dirigido principalmente a mis hermanos más desfavorecidos. Aquellos que no me pueden devolver el favor.

Tercero que cuanto más ambicioso el proyecto y más descabellado el sueño, menos probabilidades de volver sobre las causas del dolor original.

Mi frase favorita se volvió «Si no mitologizamos, patologizamos» que más o menos querría decir que si no tenemos un sueño, gastaremos nuestros esfuerzos en explicarnos por qué estamos tristes, por qué estamos desmotivados, por qué no podemos salir adelante.

Comentarios
por Montserrat (i) (200.57.19.---) - dom , 01-feb-2015, 17:18:51

La vida en el Reino de Dios es mi motivación.

"Salir adelante" en nuestro sistema opresivo es desgastante.

Gracias por compartir.

por Jorge (i) (82.158.212.---) - dom , 01-feb-2015, 18:19:12

Gracias Miguel por compartir tu experiencia, con la que me siento en cierto sentido identificado.
Un fuerte abrazo.

por isidro13 (82.213.158.---) - dom , 01-feb-2015, 19:11:34

Hola.

Me ha llamado muchísimo la atención que acabo de realizar un curso sobre coaching emocional (sin connotaciones religiosas) y madre mía la de aspectos comunes con lo que cuentas...

Gracias.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.224.49.217
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa