Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

La triple tarea de la reconciliación

25 de abril de 2017
En la fecha de hoy, 25 de abril de 2017, el Patriarca de Constantinopla Su Santidad Bartolomew, hizo una visita al monasterio ecuménico de Taizé. Se intercambiaron bellos saludos entre el Hermano Alois -Prior de Taizé- y el Patriarca, pero el discurso de este último fue un poco más allá del contexto protocolario de una bienvenida, ahondando de manera clara y a la vez profunda, en el significado de la reconciliación para las Iglesias cristianas. Vale la pena conservar sus palabras.

¡Cristo ha resucitado!

Durante muchos años hemos sentido el deseo de venir a Taizé, sede de un ecumenismo espiritual, un crisol de reconciliación, un lugar de encuentro que, siguiendo la extraordinaria visión del hermano Roger, su fundador, inspira a los cristianos a unirse .

Si esta es la primera vez que un Patriarca Ecuménico de Constantinopla visita a su comunidad -nos complace particularmente que se nos haya ofrecido esta oportunidad-, los lazos de Taizé con el Patriarcado Ecuménico se remontan a un largo camino. De hecho, ya en 1962, el hermano Roger había visitado por primera vez al difunto Patriarca Ecuménico Atenágoras en Constantinopla. El hermano Roger se convirtió rápidamente en un hermano de corazón de la ortodoxia, ya que la misión ecuménica que deseaba llevar abarcaba en gran medida a todas las familias del cristianismo, cada una según su propia identidad. Creemos que hasta hoy habéis conservado el icono que el Patriarca Ecuménico Atenágoras le confió. Este icono de la Madre de Dios representa no sólo el espíritu de fraternidad que estamos tratando de hacer crecer a la sombra de la protección de nuestra Madre común, la Virgen María, sino, más en general, la perspectiva en la que nuestra oración a favor de La unidad de los cristianos está situada. Como para marcar el vínculo inquebrantable entre Taizé y la ortodoxia, el 15 de abril de 1963, la primera piedra de una capilla ortodoxa fue colocada en Taizé, confirmando con este gesto la presencia inmutable del cristianismo oriental dentro de estos muros.

Tú, querido hermano Alois, has resumido fielmente esta hermosa tradición que nos une. Recordamos con emoción recibirte en Phanar hace doce años en la fiesta de la Natividad de nuestro Señor. En esa ocasión pudimos mostrarte nuestro fuerte apego a los encuentros de jóvenes que organizáis regularmente al final de cada año, como para testimoniar que el paso del tiempo reúne inexorablemente a los cristianos divididos permitiéndoles progresar juntos en el camino de la unidad. Cada año, nos haces el honor de transmitir nuestro mensaje a los participantes de las reuniones europeas. Estamos particularmente contentos de poder dirigirnos a estos jóvenes cristianos europeos que, durante unos días, experimentan, aunque sea imperfectamente, la comunión a la que aspiramos. ¿No ha dicho el hermano Roger: "Cristo no vino a la tierra para iniciar una nueva religión, sino para ofrecer a cada ser humano una comunión en Dios"? Mencionemos también las peregrinaciones de confianza en la tierra que constituyen una parte importante de su obra ecuménica.

 

Querido hermano Alois,

hoy nos recibes en esta hermosa Iglesia de la Reconciliación. El tema de la reconciliación es fundamental para el cristianismo y en nuestra opinión debemos distinguir tres niveles de lectura. 

El primer nivel es la relación de la reconciliación de lo humano con lo divino. La obra de Cristo en el mundo es una obra de reconciliación que va más allá de la religión en que enlaza vertical y horizontalmente al Creador y a las criaturas. La reconciliación en Cristo sitúa a este último en el centro de lo que la humanidad logra como imagen de Dios y en una relación dinámica de semejanza. Cristo es reconciliación. Recordad las palabras del Santo Apóstol Pablo: "Porque fue Dios quien en Cristo reconcilió el mundo con él, no imputándoles los pecados de los pueblos, y poniendo en nosotros la palabra de reconciliación" (2 Corintios 5:19). Para señalar que San Pablo, en el versículo anterior, habla de un "ministerio de reconciliación". (2 Cor 5, 18) La reconciliación es el criterio por el cual debemos medir nuestra comunión con Dios y nuestra unidad en la Iglesia.

El segundo nivel proviene directamente del "ministerio de reconciliación" que acabamos de mencionar. De hecho, es más ecuménico. Responde al compromiso con la unidad de los cristianos en el que toma su lugar la acción reconciliadora que tenemos que emprender. Si tuviéramos que usar sólo una imagen, usaríamos la de la curación. Reconciliar es sobre todo sanar los males de la historia, las cicatrices del tiempo, los malentendidos mutuos, los conflictos de la memoria, los odios fratricidas. En este sentido, la división entre los cristianos a la que pretendemos responder orando por la unidad de las Iglesias es una herida espiritual, con responsabilidades compartidas, ya sean aceptadas o no. De hecho, en la era ecuménica y en el momento de la búsqueda de la unidad, no puede haber reconciliación sin perdón. Además, para San Juan Crisóstomo, la reconciliación no puede ser postergada. Si queremos ser verdaderos actores de la reconciliación, debemos asumir nuestras responsabilidades y estar listos para dar el primer paso.

El tercer nivel, por otro lado, es más global. El amor de Cristo, el mismo hombre que nos impulsa hacia esta reconciliación, abarca a toda la humanidad. La reconciliación se convierte en un agente de la paz, una palanca para superar los antagonismos históricos, un medio para neutralizar las polarizaciones del paisaje social global y para desactivar los conflictos. Por lo tanto, la reconciliación es un tema global para nuestras Iglesias y para el mundo en general. Dejadme citar este hermoso texto luterano-católico, "Del conflicto a la comunión," que, en este momento de la conmemoración del 500 aniversario de la Reforma, representa perfectamente el camino espiritual y ecuménico que el principio de la reconciliación involucra: " El compromiso ecuménico para la unidad de la Iglesia no solo sirve a la iglesia, sino también al mundo, para que el mundo crea. La tarea misionera del ecumenismo se hará mayor en la medida en que nuestras sociedades se hagan más y más pluralistas en términos de religión. A este respecto también se requiere de reflexión y arrepentimiento." (Párr. 243)

 

El desafío de la reconciliación va más allá del hecho histórico que la Iglesia ortodoxa experimentó durante la reunión del Santo y Gran Concilio en Creta en junio de 2016. Era de hecho no sólo una cuestión de estudiar los temas de la agenda, por importantes que fueran, sino de hacer frente a la realidad y el lugar de la ortodoxia como un todo en el mundo contemporáneo. En la era de la globalización, la Iglesia ortodoxa debe ser capaz de dotarse de las herramientas necesarias para afrontar los retos planteados por la modernidad. El Santo y Gran Concilio fue un acontecimiento fundamental, ya que era al mismo tiempo un fenómeno eclesial de comunión, en el que se manifiesta la unidad de toda la Ortodoxia -esta unidad no fue cuestionada por las Iglesias ortodoxas autocefálicas que no participaron, por el  principio teológico de la catolicidad- y la necesidad absoluta de una experiencia conciliar a nivel planetario. La conciliaridad, aunque tradicional en la Ortodoxia a nivel local y regional, debe ser (re)descubierta hoy en una escala global. Damos, por tanto, gracias a Dios por el Santo y Gran Concilio, y esperamos que sea simplemente el punto de partida de un renovado ejercicio de la conciliaridad, como sinónimo de la vida de la Iglesia. Como podemos leer en el mensaje del Santo y Gran Concilio: "La Iglesia Ortodoxa expresa su unidad y su catolicidad en el Concilio. Su conciliaridad da forma a su organización, es la vía por la que toma las decisiones y determina su destino."

 

Estimados amigos,

con el fin de entender lo que Taizé representa para la Iglesia Ortodoxa, volvamos a Olivier Clement por un momento. En su hermoso trabajo "Taizé: un sentido para la vida", el teólogo ortodoxo no consideró a Taizé como una comunidad en sentido institucional; es también, y quizás en primer lugar, un acontecimiento. El "evento Taizé" cristaliza, según él, las aspiraciones de los jóvenes en busca de ser, en busca de fe, en busca de vida. El "evento Taizé" actúa como una poderosa parábola de conversión y reconciliación, centrándose en la vida interior que nos permite entrar en el misterio de la unidad, mientras suscribe por completo la vida del mundo. Olivier Clement escribió en particular: "La oración no nos libera de las tareas de este mundo: nos hace aún más responsables. Nada es más responsable que orar ."

Estas palabras resuenan con el poder en la tradición ortodoxa y nos llevan a profundizar en el significado de la reconciliación a través del misterio de la resurrección. El tiempo litúrgico en el que nos encontramos nos invita a todo esto con más fuerza, ya que aquí tocamos las raíces del misterio de la fe cristiana. San Ireneo de Lyon escribió: "Pero, de hecho, a través de la comunión que tenemos con él, el Señor ha reconciliado al hombre con el Padre, nos reconcilia consigo mismo por su cuerpo de carne y nos redime con su sangre ...." (Adv . Haer, V, 14, 3)

Por su muerte y resurrección, Cristo nos reconcilió con Dios. Al cantar los himnos de Pascua, los cristianos de Occidente y de Oriente juntos, continuemos orando para que la luz de la resurrección nos lleve por el camino de la unidad y de la comunión.

 

Gracias por tenernos aquí hoy.

¡Cristo ha resucitado!

 

(Traducción electrónica revisada manualmente. Original)

 

Comentarios
por Jorge (Kanbei) (31.221.199.---) - jue , 04-may-2017, 05:55:13

Hermosísimo mensaje. Si Dios ha tomado la iniciativa de reconciliarse con nosotros, ¿cómo no es posible la reconciliación entre aquellos que decimos tener fe? Efectivamente la reconciliación es un signo evidente de credibilidad, y la desunión un antitestimonio.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.167.44.32
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa