Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

¿Cuándo un laico puede comulgar con la Sangre de Nuestro Señor? ¿Por qué sólo comulgamos con el pan y no con el cáliz?

pregunta realizada por César
15 de octubre de 2014

A medida que la Iglesia fue tomando mayor conciencia del profundísimo significado de la Eucaristía, fueron surgiendo nuevos gestos y formas de relacionarse con este sacramento. Así como fue desarrollándose el culto eucarístico fuera de la misa, también fue desplegándose un cuidado mayor por la sacralidad de estas Formas.

Aunque teológicamente haya sido siempre cierto, recién en el siglo XIII surge un poema como el «Adorote devote» de santo Tomás, que afirma:

 

«Señor Jesús, Pelícano bueno,

límpiame a mí, inmundo, con tu Sangre,

de la que una sola gota puede liberar

de todos los crímenes al mundo entero

 

El reconocimeinto de la extrema sacralidad eucarística trajo aparejado cierto "alejamiento" del hombre -que toma conciencia de su inanidad-, que se manifiesta en criterios más y más rigurosos desde el punto de vista moral para acceder a la comunión, pero también sagrarios más suntuosos para albergar las sagradas Formas, y como no, un profundo temor religioso a que, sin pretenderlo, se agraviara a Jesús Eucarístico al manipularlo inadecuadamente. Parte de este crecimiento de la conciencia fue el dejar de distribuir la Sangre, por miedo a que se derramara.

La justificación teológica es clara: no es necesario, puesto que todo Cristo ("cuerpo, sangre, alma y divinidad") está realmente presente en cualquier partícula de cada una de las dos especies. El Concilio de Trento, en el siglo XVI, sancionó esta práctica y le dio estatus legislativo y dogmático: «Si alguno negare, que en el venerable sacramento de la Eucaristía se contiene todo Cristo en cada una de las especies, y divididas estas, en cada una de las partículas de cualquiera de las dos especies; sea excomulgado.» (Sesión XIII, Can. III).

Ahora bien, al mismo tiempo que con esta práctica religiosa y teológica se iba penetrando mejor en el significado profundo del sacramento, también se iba perdiendo de vista la dimensión de signo, que es una dimensión fundamental de todo sacramento. No en vano Cristo instituyó la Eucaristía utilizando dos signos y no uno solo.

 

Precisamente en razón del signo, el Concilio Vaticano II quiso abrir las puertas a la recepción de las dos especies: «Manteniendo firmes los principios dogmáticos declarados por el Concilio de Trento, la comunión bajo ambas especies puede concederse en los casos que la Sede Apostólica determine, tanto a los clérigos y religiosos como a los laicos, a juicio de los Obispos, como, por ejemplo, a los ordenados, en la Misa de su sagrada ordenación; a los profesos, en la Misa de su profesión religiosa; a los neófitos, en la Misa que sigue al bautismo.» (Sacrosanctum Concilium, nº 55).

Siguen existiendo los mismos inconvenientes prácticos, pero la realidad es que no hay una limitación dogmática a la posibilidad de dar la comunión bajo las dos especies a los laicos, y de hecho se aconseja hacerlo en fechas como la fiesta del Corpus, u ocasiones en donde el signo puede tener una relevancia especial. No obstante, rigen algunas normas importantes en esta materia, que pueden leerse en la Instrucción «Redemptionis Sacramentum» (Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, año 2004), en los números 100 a 107.

Claves de este artículo: Culto eucarístico
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.80.52.59
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Archivo
Preguntas sobre la Biblia
Preguntas sobre liturgia
Acerca de la Santa Misa
Preguntas sobre los santos
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa