Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
San Urbano I, papa
fecha: 19 de mayo
fecha en el calendario anterior: 25 de mayo
†: 230 - país: Italia
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En Roma y en el cementerio de Calixto, en la vía Apia, san Urbano I, papa, que gobernó fielmente la Iglesia Romana durante ocho años, tras el martirio de san Calixto.
Patronazgos: patrono de Maastricht, Toledo, Troyes y Valencia; de los enólogos y toneleros, los viñedos, el vino; para pedir por la embriaguez, la gota, las heladas, los truenos y relámpagos.
refieren a este santo: Santos Ponciano e Hipólito

De san Urbano, como de tantos santos de la época -incluso pontífices- sabemos realmente poco, pero la historia tejida en torno a su culto es de lo más pintoresca. podemos asomarnos a ella comparando la redacción del «elogio» en el Martirologio Romano anterior y en el actual. El primero decía:
«En Roma, en la Vía Nomentana, el nacimiento para el cielo del bienaventurado Urbano, Papa y mártir, por cuyas exhortaciones y enseñanzas muchas personas, entre las que se contaban Tiburcio y Valeriano, recibieron la fe de Cristo y sufrieron el martirio por ella. Dicho Pontífice tuvo que sufrir mucho durante la persecución de Alejandro Severo y, finalmente, recibió la corona del martirio por la espada»
mientras que en el Martirologio actual dice:
«En Roma y en el cementerio de Calixto, en la vía Apia, san Urbano I, papa, que gobernó fielmente la Iglesia Romana durante ocho años, tras el martirio de san Calixto.»
¿Qué ha cambiado? pues, menos Roma y que fue Papa, todo: no está enterrado en la vía Nomentana sino en la vía Apia, en el cementerio de Calixto, no tiene relación con Tiburcio y Valeriano (esposo y cuñado de santa Cecilia, respectivamente), no fue mártir, y lo que es más: el reinado de Alejandro Severo fue un período de paz para la Iglesia, y, aunque no cambió el status legal de los cristianos, eran de hecho favorecidos por el Emperador y su madre, Julia Mamea, quien era incluso amiga de Orígenes, y lo hizo llamar a Antioquía.

¿Qué es entonces lo que ha pasado aquí? Indudablemente los períodos de paz producen menos noticias que los de guerra y persecución; y podemos tener en esto mismo un ejemplo: el cisma que se había creado con Hipólito en época del predecesor de Urbano, Calixto, se solucionó con el sucesor de Urbano, Ponciano; sabemos de Hipólito bajo Calixto y de Hipólito bajo Ponciano, ambos períodos de conflicto, pero de Hipólito bajo Urbano, nada sabemos, sino lo que podemos imaginar: que fue éste el momento en que Hipólito produjo su obra (los «Philosophúmena») donde atacaba al papa Calixto, pero que Urbano no parece haber adherido a las tesis rigoristas de Hipólito, ni de hecho cambió la política religiosa de los dos anteriores papas, que opinaban que había que usar de misericordia con los que en las persecuciones habían caído en apostasía, pero que luego querían volver a ser admitidos por la Iglesia (cuestión de los «relapsi»).

En el siglo XIX el arqueólogo de las catacumbas cristianas, De Rossi, entre otros impactantes hallazgos, encontró la tumba de san Urbano Papa en el cementerio Calixtino, y se pudo ver con claridad, que la tumba del tal Urbano mártir que se conocía en la vía Nomentana corresponde en realidad a otro Urbano, éste sí, mártir, de época desconocida. Como -basados únicamente en que eran tocayos- se creía que había sido la tumba de Urbano I, papa, y se sabía que su pontificado había sido con certeza en tiempos de Alejandro Severo, los historiadores anteriores atribuyeron al pobre Emperador -¡que encima protegió al cristianismo!- una persecución que nunca tuvo lugar. La relación de Urbano I con las «Actas» de santa Cecilia es puramente legendaria, como lo son las mismas actas, problema que ya está tratado en la entrada correspondiente a esta santa.

También se le atribuyó a Urbano I durante algunos siglos una «Epístola a todos los cristianos», que tenía como uno de sus puntos principales fundamentar el derecho de la Iglesia a la propiedad privada. El escrito es una falsificación medieval que nada tiene que ver con el pontificado de Urbano I, y naturalmente, no pertenece al magisterio papal; pero algunos sitios de internet -sin ninguna clase de fundamento- la siguen incluyendo entre las obras de este papa, y sacando de ella, por tanto, conclusiones doctrinales.

Urbano gobernó a la Iglesia desde el 222 o 223 hasta el 230; la declaración que también se encuentra en algunas hagiografías de que «mandó hacer vasos sagrados de plata para las iglesias de Roma» también se basa, al decir de las mejores autoridades, en invenciones posteriores que no se apoyan en ningún documento que conozcamos.

Este artículo se basa por completo en el de J.P. Kirsch en Catholic Encyclopedia y en el correspondiente del Butler-Guinea; Kirsch discute la identificación de De Rossi, pero yo la he dado por buena aquí basándome exclusivamente en que el Nuevo Martirologio Romano la admite, por lo que seguramente debe representar la postura más corriente en este momento, pero téngase presente que es el artículo de Kirsch y no mi breve resumen y comentario el que tiene autoridad de especialista. En todo caso vale la pena leer el artículo de Kirsch original, del que además hay una buena traducción castellana. La «Epístola...» atribuida puede verse en latín en Migne PG, 10, cols. 135-141, que ya en su época la señala como ficticia en cuanto a la autoría del Papa Urbano.

Abel Della Costa
accedida 1457 veces
ingreso o última modificación relevante: 10-5-2015
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://eltestigofiel.comindex.php?idu=sn_1671
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.196.58.81
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa