Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Beato Juan de Licio, religioso presbítero
fecha: 14 de noviembre
n.: c. 1400 - †: 1511 - país: Italia
otras formas del nombre: Juan Liccio
canonización: Conf. Culto: Benedicto XIV 25 abr 1753
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Cáccamo, lugar de Sicilia, beato Juan de Licio, presbítero de la Orden de Predicadores, eminente por su gran caridad hacia el prójimo, por la propagación del rezo del Rosario y por la observancia de la disciplina regular. Descansó en el Señor a los ciento once años de edad.
Patronazgos: protector de las lesiones de cabeza

La madre de Juan murió al darle a luz. Su padre, ya fuese por pobreza o por considerarlo el culpable de la muerte de su esposa, le abandonó. Juan hubiese muerto, a no ser por una tía suya que le recogió y se encargó de su educación, y el niño dio pronto muestras de ser excepcionalmente piadoso. A eso de los quince años conoció en Palermo al beato Pedro Jeremías, quien le infundió su entusiasmo para tomar el hábito de Santo Domingo. Con el tiempo, Juan llegó a ser un buen predicador. Sus superiores le enviaron a fundar una casa de su orden en Cáccamo, donde había nacido. La construcción progresó con muchas dificultades sobre los cimientos de un antiguo edificio. Como nadie recordaba que existían aquellos cimientos, todos consideraron la erección del edificio como un hecho extraordinario. Juan fue nombrado prior de aquel convento en 1494; lo gobernó con gran virtud y obró muchas maravillas. Las lecciones de su oficio afirman que murió a los 111 años de edad; pero, por más que haya sido discípulo de Pedro Jeremías, es poco probable que tuviera más de setenta y cinco años. Su culto fue aprobado en 1753.

Véase Monumenta Historica, O. P. vol. XIV, pp. 229-230; Procter, Dominican Saints, pp. 318-321; y las biografías de M. Ponte (1853) y G. Barraca (1926). Cf. la bibliografía de Taurisano, Catalaogus Hagiographicus O.P.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 944 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://eltestigofiel.comindex.php?idu=sn_4166
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.80.60.91
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa