Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
San Onésimo, santo del NT
fecha: 15 de febrero
fecha en el calendario anterior: 16 de febrero
†: s. I
canonización: bíblico
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: Conmemoración del beato Onésimo, que, siendo esclavo huido, fue acogido por Pablo y, engendrado como hijo en la fe, pasó a estar vinculado a Cristo, tal como el apóstol escribió a su amo Filemón.
Patronazgos: patrono de los trabajadores domésticos.

«Te ruego en favor de mi hijo, a quien engendré entre cadenas, Onésimo, que en otro tiempo te fue inútil, pero ahora es muy útil para ti y para mí» (Flm 11). Estas palabras de san Pablo aluden al nombre de Onésimo, que significa «provechoso». ¿Qué utilidad podría tener un esclavo que roba a su amo? como esclavo, Onésimo no era verdaderamente provechoso, recién cuando fue liberado por Cristo, llegó a ser en verdad un siervo provechoso.

San Pablo escribe esa carta a Filemón, la única privada del corpus paulino, exclusivamente para tratar con su discípulo ese punto: ahora que Onésimo ha recibido el bautismo y es libre en Cristo, Pablo pide a Filemón que no le aplique los rigores de la ley humana, ¡y que ni siquiera le pida a Filemón la restitución de la deuda que, al parecer, contrajo con su amo! Eso no significa que san Pablo le esté pidiendo a Filemón la manumisión del esclavo, sino sólo que establezca una nueva relación con él, una relación fundada en una nueva base: la fe. Y en ese punto es cuando la carta deja de ser privada y se vuelve un texto que significa para nosotros todo un modelo de cómo actuar ante leyes humanas que contradicen las bases mismas de la fe. Problema que es actual en cada época, porque no hay ni hubo ningún momento en la historia en que las leyes humanas estuvieran realmente adecuadas al ideal del Evangelio, que no es sino el Reino de Cristo.

La «receta» que propone Pablo no es empezar por reemplazar las leyes, ni siquiera por impugnar su legitimidad, sino superarlas en el obrar concreto de los creyentes, hacer que esas leyes sean inútiles. Así, por ejemplo, uno puede muy bien constatar que, aunque casi todos los países del que hoy denominamos «primer mundo» abolieron la esclavitud más o menos al mismo tiempo, aquellos en donde el tejido social cristiano era más firme, la esclavitud había, de hecho, desaparecido mucho antes de la realidad, aunque las leyes que la avalaban subsistieran.

De Onésimo no sabemos mucho más que esto, pero fue precisamente gracias a él que la Providencia nos prodigó en Pablo una reflexión tan profunda sobre tema tan delicado y necesario en todo tiempo. Se lo ha identificado también con el Onésimo que menciona la Carta a los Colosenses 4,9. Una tradición posterior hace de Onésimo el obispo de Éfeso, e incluso el compilador de los escritos paulinos. Como bien observa Butler: «El nombre de Onésimo era muy común, especialmente entre los esclavos, y existía una tendencia muy clara a identificar a cualquier Onésimo que se distinguía un poco, con el esclavo convertido por san Pablo».

Además de la breve y preciosa Carta a Filemón, puede ser útil leer algún comentario crítico, como el de Fitzmayer en el Comentario Bíblico San Jerónimo, vol. 4, o la introducción a la epístola en cualquier edición actual de la Biblia.

Abel Della Costa
accedida 1300 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://eltestigofiel.comindex.php?idu=sn_582
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
Comentarios
por Bernardo (i) (190.113.172.---) - dom , 16-feb-2014, 21:04:04

Estimado Sr. Della Costa: Me permito molestarlo para preguntarle porqué Onésimo es mencionado en el Martirologio Romano como beato y sin embargo la Hagiografía lo refiere como santo. Fraternamente en Xto.

por Abel (81.203.151.---) - dom , 16-feb-2014, 21:43:59

Buena pregunta. En sentido actual, los títulos de "beato" y "santo" no son intercambiables: "beato" es el que ha pasado por un proceso canónico de reconocimiento del culto que de hecho recibe, y puede continuar oficialmente recibiendo culto local, mientras que "santo" es el que la Iglesia propone como destinatario de veneración, y puede por tanto recibir culto universal.
Sin embargo esta distinción es relativamente moderna, del siglo XVI, así que en todo lo anterior no hay distinción técnica entre santo y beato, porque no hay proceso canónico oficial de reconocimiento de la santidad antes del siglo XVI. Lo que ocurre con San Onésimo ocurre con muchísimos santos antiguos, que la tradición los llama "santo" o "beato" indistintamente.
En el caso de este elogio, aunque recibió una redacción enteramente nueva en el nuevo Martirologio Romano, se respetó ese rasgo antiguo y tradicional de llamarlo beato, pero no lo es en sentido técnico: se le puede decir de las dos formas.
Posiblemente la tradición de llamarlo beato en vez de santo haya surgido en atención a que en la carta de Pablo quedaban muy en evidencia los pecados del santo...

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.227.48.147
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa