Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
01 de dic de 2019
El Papa Francisco se dirigió por segunda vez, tras la visita privada que realizó en 2016, al Santuario franciscano de Greccio, para recogerse frente al fresco medieval que conmemora la primera representación de la Natividad. Esta vez, además, el Santo Padre presentó y firmó la Carta Apostólica sobre el significado y el valor del pesebre, y realizó una breve reflexión.

01 de dic de 2019
Misa por el 25º aniversario de la Casa de acogida
La ONU conmemora el Día contra el Sida para la reducción del estigma y la discriminación asociados al VIH. La Casa Samuel de Salamanca lleva desde hace 25 años atendiendo a los portadores y enfermos en diferentes estadios.

01 de dic de 2019
El presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri y el presidente electo, doctor Alberto Fernández, confirmaron su presencia en la misa por la Patria, que se celebrará el 8 de diciembre en la basílica de Nuestra Señora de Luján, convocada por el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, y el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea.

01 de dic de 2019
El mal y el pecado provienen del hecho de que los individuos y los grupos sociales prefieren seguir caminos dictados por intereses egoístas. Lo recordó el Papa Francisco antes de rezar el Ángelus del primer domingo de Adviento. También dijo que “velar no significa tener los ojos materialmente abiertos, sino tener el corazón libre y orientado en la dirección correcta, es decir, dispuesto a donar y a servir”

29 de nov de 2019
El Papa emérito ha enviado un mensaje a la Comisión Teológica Internacional con motivo del 50º aniversario de su creación.

24 de nov de 2019
Pide que sean hoy “un fuego vivo del alma de todo apostolado”. Pablo Miki y sus compañeros, martirizados el 5 de febrero de 1597, “nos señalan el camino”.

Una imagen...
¡Bautizados y enviados!
Otras noticias:
Últimos 10 comentarios
en cualquier parte del sitio
Santoral
04 de dic de 2019 - Abel
Pero actualmente está en el calendario! como bien puedes ver. Una cosa es estar en el calendario s...
Santoral
04 de dic de 2019 - Juanjo (i)
Como bien dicen , por exceso de celo historicista, un lumbrera quitó del calendario a Santa Bárbar...
Publicaciones
02 de dic de 2019 - Maite
Impactante y sobrecogedor. Clara descripción de la vida....
Exposiciones
01 de dic de 2019 - Pilar de Luz de Jesús (i)
Gracias Abel, me parece muy gratificante, conmovedor y instructivo... Es precioso todo lo que haces ...
Publicaciones
01 de dic de 2019 - Maite
“Ay Gen”, qué pregunta hace usted amigo, de quién es la voz de Juan o de Isaías, y, qué impo...
Noticias
28 de nov de 2019 - Maite
y, de que se vayan bajando los curas de las peanas, "el tapa las faltas del sacerdote, como el buen ...
Publicaciones
27 de nov de 2019 - gen (i)
pero entonces de quien es la voz en el desierto de isais o de juan?...
Noticias
26 de nov de 2019 - Abel
Da muchísima vergüenza, como católico, tener que poner estas noticias, pero lamentablemente no pa...
Santoral
25 de nov de 2019 - Abel
Sí, gracias!...
Santoral
25 de nov de 2019 - Mayl-Gu (i)
Hay un pequeño baile, la canonización corresponde a Pío IX. Un cordial saludo....
«Con convicción deseo reiterar que el uso de la energía atómica con fines de guerra es hoy más que nunca un crimen, no sólo contra el hombre y su dignidad sino contra toda posibilidad de futuro en nuestra casa común.»

(SS. Francisco, en Nagasaki, 24-11-2019 ver el Mensaje sobre las armas nucleares)

Sábado 7 de diciembre ~ Tiempo de Adviento ~ Ciclo A ~ Año Par
Los vínculos precedidos de son desplegables, hay que hacer click en ellos para que se abran
Se está utilizando la liturgia en modo completo - utilizarla en modo reducido
Los elementos optativos se están tomando del común - tomar de la feria
Hoy celebramos:
Hora Intermedia (de la feria): Tercia   Sexta   Nona  
Completas
Las Completas de Domingo I y II se usan respectivamente tras las primeras y segundas vísperas de Domingo.
También se utilizan en las solemnidades (después de I y II Vísperas respectivamente) aunque no caigan en domingo.
En las fiestas, aunque no caigan en domingo, se utiliza después de Vísperas las Completas de Domingo I o II (a libre elección).
Si se van a rezar de memoria, puede utilizarse cualquiera de estas dos, cualquier día de la semana [Ord. Gral. n 88].
En Triduo Pascual, si corresponde rezarlas (ver rúbrica al inicio del día), se utiliza Domingo II, con responsorio especial.
Rezar el Oficio de Difuntos:
Hora Intermedia: Tercia   Sexta   Nona  
El Oficio de Difuntos puede utilizarse a voluntad, según las necesidades de cada orante.
Las oraciones deben adaptarse, cambiando el género y número, según las circunstancias.
Preparar una hora litúrgica a partir de un Común:
Con esta funcionalidad es posible montar una celebración de las Horas utilizando los textos de cualquier "común", de modo de poder utilizar el programa para celebraciones no previstas en el calendario litúrgico español
Naturalmente los textos propios, si es que la celebración los tiene, deben buscarse desde la fuente que corresponda (el propio diocesano, por ejemplo).
Escoger la hora:
Celebrarla como:
Escoger un Común:
Dice el Evangelio de hoy:
Is 30,19-21.23-26: Se apiadará a la voz de tu gemido.
Sal 146,1-2.3-4.5-6: Dichosos los que esperan en el Señor.
Mt 9,35-10,1.6-8: Al ver a las muchedumbres, se compadeció de ellas.

O bien se pueden tomar del propio (tomo V):
Ef 3,8-12: Se me ha concedido la gracia de anunciar a los paganos la riqueza insondable, que es Cristo.
Sal 88,2-3.4-5.21-22.25.27: Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor.
Jn 10,11-16: El buen pastor da la vida por sus ovejas
Is 30,19-21.23-26: Se apiadará a la voz de tu gemido.
Así dice el Señor, el Santo de Israel:
«Pueblo de Sión, que habitas en Jerusalén, no tendrás que llorar, porque se apiadará a la voz de tu gemido: apenas te oiga, te responderá. Aunque el Señor te dé el pan medido y el agua tasada, ya no se esconderá tu Maestro, tus ojos verán a tu Maestro. Si te desvías a la derecha o a la izquierda, tus oídos oirán una palabra a la espalda: "Éste es el camino, camina por él."
Te dará lluvia para la semilla que siembras en el campo, y el grano de la cosecha del campo será rico y sustancioso; aquel día, tus ganados pastarán en anchas praderas; los bueyes y asnos que trabajan en el campo comerán forraje fermentado, aventado con bieldo y horquilla. En todo monte elevado, en toda colina alta, habrá ríos y cauces de agua el día de la gran matanza, cuando caigan las torres.
La luz de la Cándida será como la luz del Ardiente, y la luz del Ardiente será siete veces mayor. Cuando el Señor vende la herida de su pueblo y cure la llaga de su golpe.»
Sal 146,1-2.3-4.5-6: Dichosos los que esperan en el Señor.
Alabad al Señor, que la música es buena;
nuestro Dios merece una alabanza armoniosa.
El Señor reconstruye Jerusalén,
reúne a los deportados de Israel.

Él sana los corazones destrozados,
venda sus heridas.
Cuenta el número de las estrellas,
a cada una la llama por su nombre.

Nuestro Señor es grande y poderoso,
su sabiduría no tiene medida.
El Señor sostiene a los humildes,
humilla hasta el polvo a los malvados.
O bien se pueden tomar del propio (tomo V):
Ef 3,8-12: Se me ha concedido la gracia de anunciar a los paganos la riqueza insondable, que es Cristo.
Hermanos: A mí, el más insignificante de todos los fieles, se me ha dado la gracia de anunciar a los paganos la incalculable riqueza que hay en Cristo, y dar a conocer a todos cómo va cumpliéndose este designio de salvación, oculto desde el principio de los siglos en Dios, creador de todo.
El lo dispuso así, para que la multiforme sabiduría de Dios sea dada a conocer ahora, por medio de la Iglesia, a los espíritus celestiales, según el designio eterno realizado en Cristo Jesús, nuestro Señor, por quien podemos acercarnos libre y confiadamente a Dios, por medio de la fe en Cristo.
Sal 88,2-3.4-5.21-22.25.27: Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor.
Cantaré eternamente las misericordias del Señor,
anunciaré tu fidelidad por todas las edades.
Porque dije: «Tu misericordia es un edificio eterno,
más que el cielo has afianzado tu fidelidad.»

Sellé una alianza con mi elegido,
jurando a David, mi siervo:
«Te fundaré un linaje perpetuo,
edificaré tu trono para todas las edades.»

Encontré a David mi siervo
y lo he ungido con óleo sagrado;
para que mi mano esté siempre con él
y mi brazo lo haga valeroso.

Él me invocará: «Tú eres mi padre,
mi Dios, mi Roca salvadora.»
Le mantendré eternamente mi favor,
y mi alianza con él será estable.
Mt 9,35-10,1.6-8: Al ver a las muchedumbres, se compadeció de ellas.
En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos:
-«La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies.»
Y llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia.
A estos doce los envió con estas instrucciones:
-«Id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.»
o bien:
Jn 10,11-16: El buen pastor da la vida por sus ovejas
En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos:
«Yo soy el buen pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas. En cambio, el asalariado, el que no es el pastor ni el dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; el lobo se arroja sobre ellas y las dispersa, porque a un asalariado no le importan las ovejas.
Yo soy el buen pastor, porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre. Yo doy la vida por mis ovejas. Tengo además otras ovejas que no son de este redil y es necesario que las traiga también a ellas; escucharán mi voz y habrá un solo rebaño y un solo pastor».

Intenciones de oración
haz click aquí para ver todas
06 de dic:
Arcelia : Dios Altísimo te ruego que tengas Misericordia de mmi hija Raquel, pon en su boca Tus Divinas Palabras, bendícela por favor, Mamita Virgen intercede por ella. Amén
María Conchita Fernanda: Padre Celestial, hoy elevo a ti mi oración para poner en tus manos poderosas y misericordiosas a mi familia, mi esposo,mis hijos, mis nietos y mis hermanos y a todas la familias del mundo para implorar tu protección y tu bondad sobre cada una de ellas. Amén
05 de dic:
Anónimo: Dios Padre Santo te rogamos por la libertad de Venezuela, la conversión de sus ciudadanos, la salud de los enfermos y el descanso en tu gloria de los que han fallecido. AMEN
04 de dic:
Anónimo: DIOS Bondadoso te rogamos por el bienestar, liberación y conversión de tu pueblo latinoamericano, la salud de los enfermos y Acuérdate también de los que han salido de este mundo en tu paz y recíbelos en el reino de tu Hijo. AMEN
03 de dic:
Anónimo: Jesús Misericordioso te rogamos por la liberación y conversión de Venezuela y sus habitantes, la salud de los enfermos Y salva a los difuntos por quienes entregaste tu vida. AMEN
02 de dic:
Anónimo: Ven, Señor Jesús, liberanos y sálvanos. Por favor protege al pueblo venezolano y procuremos junto a ti nuestra conversión. Te rogamos por la salud de los enfermos y el eterno descanso de los hermanos difuntos. AMEN
30 de nov:
Anónimo: CRISTO, alegría y júbilo de cuantos esperamos tu llegada, protege a tus hermanos venezolanos, te rogamos por la salud de los enfermos y Tú que quieres congregar a todas las personas en tu reino, ven y reúne a cuantos desean contemplar tu rostro. AMEN
Anónimo: DIOS NUESTRO PADRE DE TODOS AYÚDANOS A CULTIVAR LA ESPERANZA ENTRE TUS HIJOS VENEZOLANOS, TE ROGAMOS POR LA SALUD DE LOS ENFERMOS. Perdona las faltas de los que han muerto y dales la plenitud de tu salvación. AMEN
  • NO incluyas en la intención juicios de descalificación de otras personas.
  • NO incluyas apellidos, ni datos que sirvan para individualizar a nadie
  • NO se admiten más de tres intenciones por persona, por día.
nombre:
anónimo:
intención:
Copia este código antispam en el casillero:
San Ambrosio de Milán, obispo y doctor de la Iglesia
fecha: 7 de diciembre
n.: c. 340 - †: 397 - país: Italia
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: Memoria de san Ambrosio, obispo de Milán, y doctor de la Iglesia, que descansó en el Señor el día cuatro de abril, fecha que en aquel año coincidía con la vigilia pascual, pero que se le venera en el día de hoy, en el cual, siendo aún catecúmeno, fue escogido para gobernar aquella célebre sede, mientras desempeñaba el oficio de Prefecto de la ciudad. Verdadero pastor y doctor de los fieles, ejerció preferentemente la caridad para con todos, defendió valerosamente la libertad de la Iglesia y la recta doctrina de la fe en contra de los arrianos, y catequizó el pueblo con los comentarios y la composición de himnos.
Patronazgos: patrono de comerciantes, apicultores, estudiantes; protector de abejas y animales de compañía.
Oración: Señor y Dios nuestro, tú que hiciste al obispo san Ambrosio doctor esclarecido de la fe católica y ejemplo admirable de fortaleza apostólica, suscita en medio de tu pueblo hombres que, viviendo según tu voluntad, gobiernen a tu Iglesia con sabiduría y fortaleza. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén (oración litúrgica).
Santos de hoy
San Ambrosio de Milán, obispo y doctor de la Iglesia
San Sabino de Spoleto, obispo y mártir
San Atenodoro, mártir
San Urbano de Teano, obispo
San Juan el Silencioso o Hesicasta, monje y obispo
Santa Fara, abadesa
San Carlos Garnier, presbítero y mártir
Santa María Josefa Rossello, virgen y fundadora

El valor y la constancia para resistir el mal forman parte de las virtudes esenciales de un obispo. En ese sentido, san Ambrosio fue uno de los más grandes pastores de la Iglesia de Dios. Se le consideró tradicionalmente como uno de los cuatro grandes doctores de la Iglesia de Occidente, junto con san Agustín, san Jerónimo y san Gregorio Magno. El santo nació en Tréveris, probablemente el año 340. Su padre, que se llamaba también Ambrosio, era entonces prefecto de la Galia. El prefecto murió cuando su hijo era todavía joven, y su esposa volvió con la familia a Roma. La madre de san Ambrosio dio a sus hijos una educación esmerada, y puede decirse que el futuro santo debió mucho a su madre y a su hermana santa Marcelina. El joven aprendió el griego, llegó a ser buen poeta y orador y se dedicó a la abogacía. En el ejercicio de su carrera llamó la atención de Anicio Probo y de Símaco. Este último, que era prefecto de Roma, se mantenía en el paganismo. Probo era prefecto pretorial de Italia. Ambrosio defendió ante este último varias causas con tanto éxito, que Probo le nombró asesor suyo. Más tarde, el emperador Valentiniano nombró al joven abogado gobernador con residencia en Milán (norte de Italia). Cuando Ambrosio se separó de su protector Probo, éste le recomendó: «Gobierna más bien como obispo que como juez». El oficio que se había confiado a Ambrosio era del rango consular y constituía uno de los puestos de mayor importancia y responsabilidad en el imperio de Occidente.

El obispo Auxencio, un hereje arriano que había gobernado la diócesis de Milán durante casi veinte años, murió el año 374. La ciudad se dividió en dos partidos, ya que unos querían a un obispo fiel a la fe católica y otros a un arriano. Para evitar en cuanto fuese posible que la división degenerase en pleito, san Ambrosio acudió a la iglesia en la que iba a llevarse a cabo la elección, y exhortó al pueblo a proceder a ella pacíficamente y sin tumulto. Mientras el santo hablaba, alguien gritó: «¡Ambrosio obispo!» Todos los presentes repitieron unánimemente ese grito, y católicos y arrianos eligieron al santo para el cargo. Ambrosio quedó desconcertado tanto más cuanto que, aunque era cristiano, no estaba todavía bautizado. Pero los obispos presentes ratificaron su nombramiento por aclamación. Ambrosio alegó irónicamente que «la emoción había pesado más que el derecho canónico» y trató de huir de Milán. El emperador recibió un informe sobre lo sucedido. Por su parte, Ambrosio también le escribió, rogándole que le permitiese renunciar. Valentiniano respondió que se sentía muy complacido por haber sabido elegir a un gobernador que era digno de ser obispo, y mandó al vicario de la provincia que tomase las medidas necesarias para consagrar a Ambrosio. Este trató de escapar una vez más y se escondió en casa del senador Leoncio. Pero, cuando Leoncio se enteró de la decisión del emperador, entregó al santo, y éste no tuvo más remedio que aceptar. Así pues, recibió el bautismo y, una semana más tarde, el 7 de diciembre de 374, se le confirió la consagración episcopal. Tenía entonces unos treinta y cinco años.

Consciente de que ya no pertenecía al mundo, el santo decidió romper todos los lazos que le unían a él. En efecto, repartió entre los pobres sus bienes muebles y cedió a la Iglesia todas sus tierras y posesiones; lo único que conservó fue una renta para su hermana santa Marcelina. Por otra parte, confió a su hermano san Sátiro la administración temporal de su diócesis para poder consagrarse exclusivamente al ministerio espiritual. Poco después de su ordenación, escribió a Valentiniano quejándose con amargura de los abusos de ciertos magistrados imperiales. El emperador le respondió: «Desde hace tiempo estoy acostumbrado a tu libertad de palabra y no por ello dejé de aceptar tu elección. No dejes de seguir aplicando a nuestras faltas los remedios que la ley divina prescribe». San Basilio escribió a Ambrosio para felicitarle, o más bien dicho para felicitar a la Iglesia por su elección para exhortarle a combatir vigorosamente a los arrianos. San Ambrosio, que se creía muy ignorante en las cuestiones teológicas, se entregó al estudio de la Sagrada Escritura y de las obras de los autores eclesiásticos, particularmente de Orígenes y san Basilio. En sus estudios le dirigió san Simpliciano, un sabio sacerdote romano, a quien amaba como amigo, honraba como padre y reverenciaba como maestro. San Ambrosio combatió con tanto éxito el arrianismo que la erradicó casi por completo de Milán. El santo vivía con gran sencillez y trabajaba infatigablemente. Sólo cenaba los domingos, los días de la fiesta de algunos mártires famosos y los sábados. En efecto, en Milán no se ayunaba nunca en sábado; pero cuando Ambrosio estaba en Roma, ayunaba también los sábados. El santo no asistía jamás a los banquetes y recibía en su casa con suma frugalidad. Todos los días celebraba la misa por su pueblo y vivía consagrado enteramente al servicio de su grey; todos los fieles podían hablar con él siempre que lo deseaban, y le amaban y admiraban enormemente. El santo tenía por norma no meterse nunca a arreglar matrimonios, no aconsejar a nadie que ingresase en el ejército, y no recomendar a nadie para los puestos de la corte. Los visitantes invadían la casa del obispo, que estaba siempre ucupadísimo, hasta el grado de que san Agustín fue a verle varias veces y entró y salió de la habitación de san Ambrosio, sin que éste advirtiese su presencia. En sus sermones, san Ambrosio alababa con frecuencia el estado y la virtud de la virginidad por amor a Dios, y dirigía personalmente a muchas vírgenes consagradas. A petición de santa Marcelina, el santo reunió sus sermones sobre el tema; tal fue el origen de uno de sus tratados mas famosos. Las madres impedían que sus hijas fuesen a oír predicar a san Ambrosio, y aun llegó a acusársele de que quería despoblar el Imperio. El santo respondía: «Quisiera que se me citase el caso de un hombre que haya querido casarse y no haya encontrado esposa», y sostenía que en los sitios en que se tiene en alta estima la virginidad la población es mayor. Según él, la guerra y no la virginidad era el gran enemigo de la raza humana.

Como los godos hubiesen invadido ciertos territorios romanos del Oriente, el emperador Graciano decidió acudir con su ejército en socorro de su tío Valente. Sin embargo, para preservarse del arrianismo, del que Valente era gran protector, Graciano pidió a san Ambrosio que le instruyese sobre dicha herejía. Con ese objeto, el santo escribió el año 377 una obra titulada «A Graciano acerca de la Fe» y, más tarde, la amplió. Los godos habían causado estragos desde Tracia a la Iliria. San Ambrosio, no contento con reunir todo el dinero posible para rescatar a los prisioneros, mandó fundir los vasos sagrados. Los arrianos consideraron esa medida como un sacrilegio y se la echaron en cara. El santo respondió que le parecía más útil salvar vidas humanas que conservar el oro: «Si la Iglesia tiene oro, no es para guardarlo, sino para emplearlo en favor de los necesitados». Después del asesinato de Graciano en 383, la emperatriz Justina rogó a san Ambrosio que negociase con el usurpador Máximo para evitar que éste atacase a su hijo, Valentiniano II. San Ambrosio fue a entrevistarse con Máximo en Tréveris y consiguió convencerle de que se contentase con la Galia, España y las Islas Británicas. Según se dice, fue ésa la primera vez que un ministro del Evangelio intervino en los asuntos de la alta política. El objeto de tal intervención fue precisamente defender el orden contra un usurpador armado.

Por entonces, ciertos senadores trataron de restablecer en Roma el culto a la diosa Victoria. El grupo estaba encabezado por Quinto Aurelio Símaco, hijo y sucesor del prefecto romano que había protegido a san Ambrosio en su juventud y había sido un admirable erudito, hombre de Estado y orador. Quinto Aurelio Símaco pidió a Valentiniano que reconstruyese el altar de la Victoria en el senado, pues a dicha diosa atribuía los triunfos y la prosperidad de la antigua Roma. Quinto Aurelio Símaco redactó muy hábilmente su petición, apelando a la emoción y empleando argumentos que se oyen todavía en labios de los no católicos: «¿Qué importa el camino por el que cada uno busca la verdad? Existen muchos caminos para llegar al gran misterio». La petición era un ataque velado contra san Ambrosio. Cuando el santo se enteró por conducto privado de la existencia del documento, escribió al emperador pidiéndole que le enviase una copia y reprendiéndolo por no haberle consultado inmediatamente en ese asunto que atañía a la religión. Poco después, escribió una respuesta que sobrepasaba en elocuencia a la petición de Símaco y la demolía punto por punto. Tras ridiculizar la idea de que los éxitos conseguidos por el valor de los soldados se vaticinaban en las entrañas de las bestias sacrificadas, el santo, elevándose a las cumbres de la más alta retórica, hablaba por boca de Roma, diciendo que la ciudad se lamentaba de sus errores pasados y que no se avergonzaba de cambiar, puesto que el mundo había cambiado también. En seguida, Ambrosio exhortaba a Símaco y sus compañeros a interpretar los misterios de la naturaleza a través del Dios que los había creado y a pedir a Dios que concediese la paz a los emperadores, en vez de pedir a los emperadores que les concediesen adorar en paz a sus dioses. La respuesta del santo terminaba con una parábola sobre el progreso y el desarrollo del mundo: «Por medio de la justicia, la verdad se cierne sobre las ruinas de las opiniones que antiguamente gobernaban el mundo». Tanto el escrito de Símaco como el de San Ambrosio fueron leídos ante el emperador y su consejo. No hubo discusión de ninguna especie. Valentiniano dijo a los presentes: «Mi padre no destruyó los altares, y nadie le pidió tampoco que los reconstruyese. Yo seguiré su ejemplo y no modificaré el estado de cosas».

La emperatriz Justina no se atrevió a apoyar abiertamente a los arrianos mientras vivieron su esposo y Graciano; pero, en cuanto la paz que san Ambrosio negoció entre Máximo y el hijo de Justina le dieron oportunidad de oponerse al obispo, se olvidó de todo lo que le debía. Al acercarse la Pascua del año 385, Justina indujo a Valentiniano a reclamar la basílica Porcia (actualmente llamada de San Víctor), situada en las afueras de Milán, para cederla a los arrianos, entre los que se contaban ella y muchos personajes de la corte. San Ambrosio respondió que jamás entregaría un templo de Dios. Entonces, Valentiniano envió a unos mensajeros a pedir la nueva basílica de los Apóstoles. Pero el santo obispo no cedió. El emperador mandó a sus cortesanos a apoderarse de la basílica. Los milaneses, enfurecidos al ver eso, tomaron prisionero a un sacerdote arriano. Al enterarse de lo sucedido, san Ambrosio pidió a Dios que no permitiese que la sangre corriese y envió a varios sacerdotes y diáconos a rescatar al prisionero. Aunque el santo tenía de su parte a la multitud y aun al ejército, se guardó de hacer o decir nada que pudiese desatar la violencia y poner en peligro al emperador y a su madre. Cierto que se negó a entregar las iglesias, pero se abstuvo de oficiar en ellas para no encender los ánimos. Sus adversarios, que le llamaban «el Tirano», hicieron lo posible por provocarle. San Ambrosio preguntó a sus enemigos: «¿Por qué me llamáis tirano? Cuando me enteré de que la iglesia estaba rodeada de soldados, dije que no la entregaría, pero que tampoco me lanzaría a la lucha. Máximo no afirma que tiranicé a Valentiniano, a pesar de que a él le impedí marchar sobre Italia». En el momento en que el santo explicaba un pasaje del libro de Job al pueblo, irrumpió en la capilla un pelotón de soldados, a los que se había dado la orden de atacar; pero ellos se negaron a obedecer y entraron a orar con los católicos. A los pocos momentos, todo el pueblo se dirigió a la basílica contigua, arrancó las decoraciones que se habían puesto para recibir al emperador, y las dio a los niños para que jugasen con ellas. Sin embargo, San Ambrosio no aprovechó ese triunfo y no entró en la basílica sino hasta el día de Pascua, cuando Valentiniano retiró de ahí a los soldados. El pueblo celebró con gran júbilo esa victoria. San Ambrosio escribió un relato de los hechos a santa Marcelina, que estaba entonces en Roma, y añadió que preveía desórdenes todavía mayores: «El eunuco Calígono, que es camarlengo imperial, me dijo: 'Tú desprecias al emperador, de suerte que te voy a mandar decapitar'. Yo repuse: '¡Dios lo quiera! Así sufriría yo como corresponde a un obispo, y tú obrarías como las gentes de tu calaña.'»

En enero del año siguiente, Justina convenció a su hijo de que promulgase una ley para autorizar a los arrianos a celebrar reuniones y las prohibiera a los católicos. Dicha ley amenazaba con la pena de muerte a quien tratase de impedir las reuniones de los arrianos. Además se condenaba al destierro a quien se opusiese a que las iglesias fuesen cedidas a los arrianos. San Ambrosio no hizo caso de la ley y se negó a entregar una sola iglesia. Sin embargo, nadie se atrevió a tocarle. «Yo he dicho ya lo que un obispo tenía que decir. Que el emperador proceda ahora como corresponde a un emperador. Nabot se negó a entregar la herencia de sus antepasados. ¿Cómo voy yo a entregar las iglesias de Jesucristo?» El Domingo de Ramos, el santo predicó sobre su decisión de no entregarlas. Entonces, el pueblo, temeroso de la venganza del emperador, se encerró con su pastor en la basílica. Las tropas imperiales la sitiaron con miras a vencer al pueblo por el hambre; pero ocho días después, el pueblo seguía ahí. Para ocupar a las gentes, san Ambrosio se dedicó a enseñarles himnos y salmos que él mismo había compuesto. Todos cantaban en coros alternados. El emperador envió al tribuno Dalmacio a conferenciar con el santo. Proponía que Ambrosio y el obispo arriano, Auxencio, eligiesen conjuntamente un grupo de jueces para decidir la cuestión. Si san Ambrosio no aceptaba esa proposición, debía retirarse y dejar la diócesis en manos de Auxencio. Ambrosio respondió por escrito al emperador, haciéndole notar que los laicos (pues Valentiniano había propuesto que se eligiesen jueces laicos) no tenían derecho a juzgar a los obispos ni a dictar leyes eclesiásticas. En seguida, el santo subió al púlpito y expuso al pueblo el desarrollo de los acontecimientos en el último año. En una sola frase resumió espléndidamente el fondo de la disputa: «El emperador está en la Iglesia, no sobre la Iglesia».

Entre tanto, llegó la noticia de que Máximo, con el pretexto de la persecución de que eran objeto los católicos, así como ciertas cuestiones de fronteras, estaba preparándose para invadir Italia. Valentiniano y Justina, sobrecogidos por el pánico, rogaron entonces a san Ambrosio que partiese nuevamente a impedir la invasión del usurpador. Olvidando todas las injurias públicas y privadas de que había sido objeto, el santo emprendió el viaje. Máximo, que estaba en Tréveris, se negó a concederle una audiencia privada, a pesar de que Ambrosio era obispo y embajador imperial, y le propuso recibirle en un consistorio público. Cuando Ambrosio fue introducido a la presencia de Máximo y éste se levantó del trono para darle el beso de paz, el santo permaneció inmóvil y se negó a acercarse a recibir el ósculo. En seguida, demostró públicamente a Máximo que la invasión que proyectaba era injustificable y constituía una deslealtad y terminó pidiéndole que enviase a Valentiniano los restos de su hermano Graciano como prenda de paz. Desde su llegada a Tréveris, el santo se había negado a mantener la comunión con los prelados de la corte que habían participado en la ejecución del hereje Prisciliano, y aun con el mismo Máximo. Por ello, se le ordenó al día siguiente que abandonase Tréveris. El santo regresó a Milán, no sin escribir antes a Valentiniano para referirle lo sucedido y aconsejarle que no se dejase engañar por Máximo, pues consideraba a éste como un enemigo velado que prometía la paz pero buscaba la guerra. En efecto, Máximo invadió súbitamente Italia, donde no encontró oposición alguna. Justina y Valentiniano dejaron en Milán a san Ambrosio para que hiciese frente a la tormenta y huyeron a Grecia en busca del amparo del emperador de Oriente, Teodosio, en cuyas manos se pusieron. Teodosio declaró la guerra a Máximo, le derrotó y ejecutó en Panonia, y devolvió a Valentiniano sus territorios y los que le había arrebatado el usurpador. Pero en realidad, Teodosio fue quien gobernó desde entonces el imperio.

El emperador de Oriente permaneció algún tiempo en Milán, e indujo a Valentiniano abandonar el arrianismo y a tratar a san Ambrosio con el respeto que merecía un obispo verdaderamente católico. Sin embargo, no dejaron de surgir conflictos entre Teodosio y san Ambrosio y hay que reconocer que en el primero de esos conflictos no faltaba razón a Teodosio. En efecto, ciertos cristianos de Kallinikum de Mesopotamia habían demolido la sinagoga de los judíos. Cuando Teodosio se enteró, ordenó que el obispo del lugar, a quien se acusaba de estar complicado en el asunto, se encargase de reconstruir la sinagoga. El obispo apeló a san Ambrosio, quien escribió una carta de protesta a Teodosio ; pero, en vez de alegar que no se conocían con certeza las circunstancias del caso, el santo basó su protesta en la tesis exagerada de que ningún obispo cristiano tenía derecho a pagar la construcción de un templo de una religión falsa. Como Teodosio hiciese caso omiso de esa protesta, san Ambrosio predicó contra él en su presencia, lo que dio lugar a una discusión en la iglesia. El santo no celebró la misa hasta haber arrancado a Teodosio la promesa de que revocaría la orden que había dado.

El año 390, llegó a Milán la noticia de una horrible matanza que había tenido lugar en Tesalónica. Buterico, el gobernador, había encarcelado a un auriga que había seducido a una sirvienta de palacio, y se negó a ponerle en libertad por más que el pueblo quería verlo correr en el circo. La multitud se enfureció tanto ante la negativa, que mató a pedradas a varios oficiales y asesinó a Buterico. Teodosio ordenó que se tomasen represalias increíblemente crueles. Los soldados rodearon el circo cuando todo el pueblo se hallaba congregado en él, y cargaron contra la multitud. La carnicería duró cuatro horas. Los soldados dieron muerte a 7.000 personas, sin distinción de edad, de sexo, ni de grado de culpabilidad. El mundo entero quedó aterrorizado y volvió los ojos a san Ambrosio, quien reunió a los obispos para consultarles sobre el caso. En seguida, escribió a Teodosio una carta muy digna, en la que le exhortaba a aceptar la penitencia eclesiástica y declaraba que no podía ni estaba dispuesto a recibir su ofrenda y celebrar ante él los divinos misterios hasta que hubiese cumplido esa obligación: «Los sucesos de Tesalónica no tienen precedente. Sois humano y os habéis dejado vencer por la tentación. Os aconsejo, os ruego y os suplico que hagáis penitencia. Vos, que en tantas ocasiones os habéis mostrado misericordioso y habéis perdonado a los culpables, mandasteis matar a muchos inocentes. El demonio quería sin duda arrancaros la corona de piedad que era vuestro mayor timbre de gloria. Arrojadle lejos de vos ahora que podéis hacerlo. Os escribo esto de mano propia para que leáis en particular». El efecto que produjo esta carta en un hombre que sin duda estaba devorado por los remordimientos ha sido desvirtuado por una leyenda, según la cual, como Teodosio se negase a aceptar la penitencia eclesiástica, san Ambrosio salió a la puerta de la iglesia para impedirle el paso, cuando se acercaba con toda su corte a oír la misa. El obispo le reprendió públicamente y se negó a admitirle. El emperador estuvo excomulgado ocho meses, al cabo de los cuales se sometió sin condiciones. El P. Van Ortroy, S.J., echó por tierra esa leyenda. Por otra parte, la «religiosa humildad» que san Agustín, bautizado apenas tres años antes por san Ambrosio, atribuye a Teodosio, resume perfectamente cuanto necesitamos saber: «Habiendo incurrido en las penas eclesiásticas, hizo penitencia con extraordinario fervor y, los que habían acudido a interceder por él, se estremecían de compasión al ver tanto rebajamiento de la dignidad imperial más de lo que hubiesen temblado ante su cólera si se hubieran sentido culpable de alguna falta en su presencia». En la oración fúnebre de Teodosio, dijo san Ambrosio simplemente: «Se despojó de todas las insignias de la dignidad regia y lloró públicamente su pecado en la iglesia. Él, que era emperador, no se avergonzó de hacer penitencia pública, en tanto que otros muchos menores que él se rehúsan a hacerla. El no cesó de llorar su pecado hasta el fin de su vida». Ese triunfo de la gracia en Teodosio y del deber pastoral en Ambrosio demostró al mundo que la iglesia no hace distinción de personas y que las leyes morales obligan a todos por igual. El propio Teodosio dio testimonio de la influencia decisiva de san Ambrosio en aquellas circunstancias, al señalarle como el único obispo digno de ese nombre que él había conocido.

Teodoreto menciona otro ejemplo de la humildad y religiosidad de que Teodosio dio muestra. Un día de fiesta, durante la misa en la catedral de Milán, Teodosio se acercó al altar a depositar su ofrenda y permaneció en el presbiterio. San Ambrosio le preguntó si deseaba algo. El emperador dijo que quería asistir a la misa y comulgar. Entonces san Ambrosio mandó al diácono a decirle: «Señor, durante la celebración de la misa nadie puede estar en el presbiterio. Os ruego que os retiréis a donde están los demás. La púrpura os hace príncipe pero no sacerdote». Teodosio se disculpó y dijo que estaba en la creencia de que en Milán existía la misma costumbre que en Constantinopla, donde el sitial del emperador se hallaba en el presbiterio. En seguida, dio las gracias al obispo por haberle instruido y se retiró al sitio en el que se hallaban los laicos.

El año 393, tuvo lugar la patética muerte del joven Valentiniano, quien fue asesinado en las Galias por Arbogastes cuando se hallaba solo entre sus enemigos. San Ambrosio, que había partido en auxilio suyo, encontró la procesión funeraria antes de cruzar los Alpes. Arbogastes, a quien se había dicho que san Ambrosio era «un hombre que dice al sol: '¡Detente!', y el sol se detiene», había maniobrado para conseguir que el santo obispo le apoyase en sus intereses. Pero Ambrosio, sin nombrar personalmente a Arbogastes, manifestó claramente en la oración fúnebre de Valentiniano que sabía a qué atenerse sobre su muerte. Por otra parte, salió de Milán antes de la llegada de Eugenio, el enviado de Arbogastes, de suerte que este último empezó a amenazar con perseguir a los cristianos. Entre tanto, san Ambrosio fue de ciudad en ciudad, exhortando al pueblo a oponerse a los invasores. Después regresó a Milán, donde recibió la carta en que Teodosio le anunciaba que había vencido a Arbogastes en Aquilea. Dicha victoria fue el golpe de muerte al paganismo en el imperio. Pocos meses después, murió Teodosio en brazos de san Ambrosio. En la oración fúnebre del emperador, el santo habló con gran elocuencia del amor que profesaba al difunto y de la gran responsabilidad que pesaba sobre sus dos hijos, a quienes tocaba gobernar un imperio cuyo lazo de unión era el cristianismo. Los dos hijos de Teodosio eran los débiles Arcadio y Honorio. Es posible que un joven godo, oficial de caballería del ejército imperial, haya estado presente en la iglesia. Su nombre era Alarico.

San Ambrosio sólo sobrevivió dos años a Teodosio el Grande. Una de las últimas obras que escribió fue el tratado sobre «La bondad de la muerte». Las obras homiléticas, exegéticas, teológicas, ascéticas y poéticas del santo son numerosísimas. En tanto que el Imperio Romano comenzaba a decaer en el Occidente, san Ambrosio daba nueva vida a su idioma y enriquecía a la Iglesia con sus escritos. Cuando el santo cayó enfermo, predijo que moriría después de la Pascua, pero prosiguió sus estudios acostumbrados y escribió una explicación al salmo 43. Mientras san Ambrosio dictaba, Paulino, que era su secretario y fue más tarde su biógrafo, vio una llama en forma de escudo posarse sobre su cabeza y descender gradualmente hasta su boca, en tanto que su rostro se ponía blanco como la nieve. A este propósito escribió Paulino: «Estaba yo tan asustado, que permanecí inmóvil, sin poder escribir. Y a partir de ese día, dejó de escribir y de dictarme, de suerte que no terminó la explicación del salmo». En efecto, el escrito sobre el salmo se interrumpe en el versículo veinticuatro. Después de ordenar al nuevo obispo de Pavia, san Ambrosio tuvo que guardar cama. Cuando el conde Estilicón, tutor de Honorio, se enteró de la noticia, dijo públicamente: «El día en que ese hombre muera, la ruina se cernirá sobre Italia». Inmediatamente, el conde envió al santo unos mensajeros para pedirle que rogara a Dios que le alargase la vida. El santo repuso: «He vivido de suerte que no me avergonzaría de vivir más tiempo. Pero tampoco tengo miedo de morir, pues mi Amo es bueno». El día de su muerte, Ambrosio estuvo varias horas acostado con los brazos en cruz, orando constantemente. San Honorato de Vercelli, que se hallaba descansando en otra habitación, oyó una voz que le decía tres veces: «¡Levántate pronto, que se muere!» Inmediatamente bajó y dio el viático a san Ambrosio, quien murió a los pocos momentos. Era el Viernes Santo, 4 de abril de 397. El santo tenía aproximadamente cincuenta y siete años. Fue sepultado el día de Pascua. Sus reliquias reposan bajo el altar mayor de su basílica, a donde fueron trasladadas el año 835. Su fiesta se celebra el día del aniversario de su consagración episcopal, 7 de diciembre, tanto en Oriente como en Occidente. Su nombre figura en el canon de la misa del rito milanés.

Dos obras muy importantes sobre la vida y escritos de San Ambrosio son la de J. R. Palanque, Saint Ambroise et l'Empire Romain (1934), acerca de la cual véase el juicio del P. Halkin en Analecta Bollandiana, vol. lit (1934), pp. 395-401, y la biografía del canónigo anglicano F. Homes Dudden, The Life and Times of St Ambrose (1935), 2 vols. Ambos autores estudian la vida del santo desde muchos puntos de vista, con amplio conocimiento de las fuentes y de la bibliografía moderna sobre el tema. Las principales fuentes son los escritos del santo y la biografía de Paulino; pero naturalmente, se encuentran muchos datos dispersos en las obras de san Agustín y otros contemporáneos, lo mismo que en los documentos que el P. Van Ortroy llama «las biografías griegas de san Ambrosio». El importante estudio de este último autor forma parte de una valiosa colección de ensayos publicados en 1897 con motivo del décimo quinto centenario de la muerte del santo. En dicho volumen, titulado Ambrosiana, escribieron el Dr. Achille Ratti (Pío XI), Marucchi, Savio, Schenkl, Mocquereau, etc. Véase también R. Wirtz, Ambrosius und seine Zeit (1924); M. R. McGuire, en Catholic Historical Review, vol. XXIII (1936), pp. 304-318; W. Wilbrand, en Historisches Jahrbuch, vol. XLI (1921), pp. 1-19; L. T. Lefort, en Le Muséon, vol. XLVIII (1935), pp. 55-73. Un acercamiento a su vida y obra con bibliografía más actualizada puede encontrarse en Di Berardino y otros, «Patrología», BAC, tomo III, págs 166-202.

 

Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_4433
Para leer
por Isabel Guijarro
01 de dic de 2019

Arena, polvo, visión borrosa, no distingo el horizonte. Ya he pasado el campo de dunas. Ahora es el solitario desierto, algún pedrusco, algunos matojos que se revuelven con las ráfagas del viento seco, las lágrimas se secan en mi cara, la lengua se seca en mi paladar, tengo muy poca agua en mi mochila y no sé si alcanzaré a salir de aquí o me quedaré seca, arruinada por la arena, absorbida por la aridez de este desierto que no termina.

Aridez de la perversión de los hombres, aridez de las mentiras, los engaños sin motivo, aridez de la incomunicación también sin motivo, aquí no se ven cables de alta tensión que transmitan la energía, aquí no hay sombras salvo la que yo proyecto contra el suelo. Hasta aquí ha llegado la incomprensión, la falta de dignidad, ya uno casi se arrastra, pegado al polvo del desierto, respirando arena con la boca cerrada para que ni siquiera salga un lamento de dolor, nada, silencio. ¿Cómo puedo olvidar la maldad, la maledicencia, el rumor del vocerío de las malas lenguas?

¿soy un lamento mudo? ¡eh! ¿hay alguien ahí?

Dios me deja que vea cómo se mueve el Diablo, sus cabriolas, sus piruetas, sus halagos, sus rosas del desierto para conmover mi espíritu vagabundo. Ya sé con quién no tengo que hablar, ya sé con quién no puedo hablar, pero…

Aún no conocía yo al completo la aridez del desierto. Llega la noche. Me envuelvo en mi manta, hace frío, frío de muerte, soledad en grado máximo. Y miro al cielo y veo las estrellas, sí que se observa muy bien, la atmósfera límpida y exigua me deja ver los planetas, la Luna, según sus fases, y las estrellas. Y el Diablo corretea, brinca, salta, “buscando a quien devorar”.

Aquí, en la aridez, no me sujeta nada, solamente la arena juguetea conmigo, colándose por los entresijos de mi ropa y el Diablo baila su danza impertinente. Ahora no hay columna de fuego que guíe mis pasos, ni nube que me proteja del solano. La duda me atrae y cuando me tiene cerca pasa por encima de mí como un tren de mercancías y me deja dolida, tirada, arrasada, ahora no puedo moverme. Es más de lo que yo pensaba, si lo hubiera sabido me habría traído mis pistolas para poder disparar hacia las estrellas y así, con la explosión de luz, hubiera podido enderezar un poco mi cuerpo y mi camino, pero no, no me las traje, no se me ocurrió entonces que la aridez era tan espesa, tan monótona, tan sólida, tan aburrida.[...continuar leyendo...]

por Félix Garrido Gil
01 de dic de 2019
Meditación eucarística de Adviento.

Señor: estamos celebrando el tiempo de Adviento, tiempo de espera, de "estar atento" para no perderme el gran acontecimiento de tu venida al mundo. Que piense en este tu gran detalle de amor. Nada te obligaba a hacerlo, ya que fui yo el culpable. Tampoco te voy a preguntar por qué lo hiciste. Tu respuesta me la das naciendo en un pesebre y muriendo en una cruz. Me pides que en el tiempo de Adviento esté pendiente de tu llegada, porque deseas que yo participe de tu alegría por liberarme de mi culpa, por comunicarme que tu Padre es también el mío y por anunciarme que te quedarás en el mundo para compartir mi vida. 

Me avisas que tu presencia en el mundo no se revestirá del poder y la gloria que correspondería a un Dios-Rey, sino que lo harás envuelto en pobreza. Que te manifestarás "a los hombres de buena voluntad" porque eres un "Dios-cercano, un Dios-con-nosotros" y que para encontrarte debo convivir con los necesitados, los olvidados, con los que sufren.

Me dices que me alegre por tu venida, que "levante mi cabeza, porque se acerca mi liberación". Que llene mi interior de paz y perdón para cambiar tu pesebre en una cuna digna del Dios-Niño. Que aunque pertenezca a una sociedad agnóstica, consumista y sin valores, siembre el mensaje de paz que Tú traes y ellos buscan.

Señor: que en el tiempo litúrgico del Adviento esté atento a tu llegada y no permitas que mi indiferencia haga que llegues sin ser acogido, que pases de largo porque las luces y el consumo me hayan borrado el verdadero sentido de tu Natividad. 

Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar.

Señor : Gracias por tu venida, por hacerte carne, por pasar frio para darme calor, por quedarte en la Eucaristía para compartir pan y amores. Para un humano son detalles de un amor desmedido, un amor que el mundo no conoce y que con tu nacimiento nos indicas los límites que yo debo ponerle: "amaros los unos a los otros como yo os he amado".

Sea por siempre bendito y alabado. 

 

¿el sitio te ayuda?
rápido, gratis y seguro
ayuda al sitio
Una iniciativa muy buena para personas mayores o impedidas que desde su casa pueden acceder a la adoración. ¡ gracias! ...
Mercedes
Saludos, obreros inútiles y fieles en lo poco. Quisiera ocuparme de las cosas de Dios también para que Él se ocupe de las mías. Paz. ...
Doris
Hermanos, me parece que El Testigo Fiel es la mejor web donde se puede encontrar la Liturgia de las Horas, mi recomendación sería que tengan una App para Smartphone, y ...
TradiFrater
Sería bueno que ETF no se posicionara políticamente, pero si lo hace lo haga en contra de los partidos marxistas, ateos permanentemente enemigos de la Iglesia. ...
Javier
Doy gracias a Dios que os ha permitido tener un aniversario mas. Muchas gracias por hacernos tanto bien y tanta compañía como católicos. ¡¡Feliz aniversario!! ...
Javier
Feliz aniversario. Gracias por darnos la ayuda espiritual que necesitamos y sentirnos unidos en nuestra fe. ...
Carmen Muñoz cmumury@gmail.com
Gracias ETF por el bien que me hace. Es un oasis en medio de tantas tormentas por las que pasemos en la Iglesia. Por favor, oremos los unos por los ...
fabio Henao
Enhorabuena por el proyecto del sillón bíblico: ¡una gran idea! ...
Isidro Tejedor Marbán
ETF es una gracia de Dios, especialmente cuandeo uno está solo.Es como un compañero que siempre está disponible, motiva a una ...
Paulo Becker
¿Que visita? Laudes y Vispera ...
Paulo Becker
Leer...
Espiritualidad
Sobre las tinieblas de los corazones brilla su luz (Ratzinger, Joseph)
Tu cuaresma y la mía (Félix Garrido Gil)
Me esperas para nacer en mí (Félix Garrido Gil)
Ven y verás (Félix Garrido Gil)
María de Mayo (Félix Garrido Gil)
A Jesús de la mano de José (Félix Garrido Gil)
Homilía del Santo Padre en la Jornada Mundial de los Pobres
Confidencias: sobre la muerte (Félix Garrido Gil)
Confidencias: Día del Corpus (Félix Garrido Gil)
“Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo” (Comunidad de Taizé)
De la religión a la Fe (Maite)
Madre Teresa. Un retrato (Comunidad de Taizé)
Los defectos de Jesús (Van Thuan, Card. Francisco Javier Nguyen)
El valor del silencio (Comunidad de Taizé)
«Yo soy la vid verdadera» (Beatriz Pirotto)
Motivándonos a la oración (Miguel Zalles)
A la moda del cielo (Arturo García)
Escucha a este pobre
Mi alma tiene sed de ti
¡Quiero volver a orar! ¡Quiero aprender a orar! (IDR-Valencia)
El papa Roncalli a Luciani: «Que el obispo hable simple»
Identidad, pertenencia, misión (Blog «Todo era bueno»)
La Estrategia divina (Miguel Zalles)
En la escuela de oración de san Agustín (San Agustín)
La Oración de Jesús (Élisabeth Behr-Sigel)
Lectio Divina a Efesios 4,1-16 (Benedicto XVI)
La gloria de los mártires (Lic. Abel Della Costa)
Ejercicios espirituales de San Ignacio (P. Gustavo Lombardo, IVE)
Buscad el rostro de Dios (Mons. Francisco Gil Hellín y otros)
El examen de conciencia (Mons. Rafael Sandoval Sandoval M.N.M., )
Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores (Lic. Abel Della Costa)
Confidencias de Adviento (Félix Garrido Gil)
Necesitamos dejar de lado lo que nos impide ser cristianos auténticos (P. Inácio Lopes Filho)
Que Dios sea Dios en tu vida (P. Inácio Lopes Filho)
Corramos a amar, promover la luz y abrazar la bondad (P. Inácio Lopes Filho)
No dejes que tus miedos superen tu esperanza (P. Inácio Lopes Filho)
Ser ricos ante Dios requiere de nosotros una donación diaria (P. Inácio Lopes Filho)
Orar con gran fe y esperar las respuestas de cada día (P. Inácio Lopes Filho)
De maestros y discípulos (Lic. Abel Della Costa)
Jesús y la cananea, el lento aprendizaje de la voluntad de Dios (Lic. Abel Della Costa)
El administrador infiel (Lic. Abel Della Costa)
No he venido a traer paz (Lic. Abel Della Costa)
¿Qué tiene de propio la Pasión según san Lucas? (Lic. Abel Della Costa)
¿Qué tiene de propio la Pasión según San Marcos? (Lic. Abel Della Costa)
¿Qué tiene de propio la Pasión según san Mateo? (Lic. Abel Della Costa)
Ricos ante Dios (Lic. Abel Della Costa)
Marta y María (Lic. Abel Della Costa)
Una calzada en la estepa (Lic. Abel Della Costa)
«No temas» (Lic. Abel Della Costa)
Proclamar el Año de Gracia del Señor (Lic. Abel Della Costa)
La Boda en la boda (Lic. Abel Della Costa)
Gustad y ved (Lic. Abel Della Costa)
Juan es la voz, Cristo la Palabra (San Agustín)
Aprendices de profetas (Lic. Abel Della Costa)
¿Tú me vas a lavar a mí? (Lic. Abel Della Costa)
Atraeré a todos hacia mí (Abad Felipe, OSB)
Domingo de «Laetare» (Alegraos!) (Abad Felipe, OSB)
Ética cristiana en un mundo de muchas opiniones (Lic. Abel Della Costa)
Dios está en favor nuestro (Abad Felipe, OSB)
Buena noticia (Abad Felipe, OSB)
Ser AMÉN para Dios (Abad Felipe, OSB)
Permanecer al lado de nuestro Señor en el amor y en la acción (Abad Felipe, OSB)
Una extraña colección de lecturas (Abad Felipe, OSB)
«cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aque­llos labradores?» (Lic. Abel Della Costa)
«Vuestros caminos no son mis caminos» (Lic. Abel Della Costa)
Dos o tres reunidos en su Nombre (Lic. Abel Della Costa)
«Nada hay oculto que no quede manifiesto» (Lic. Abel Della Costa)
Dios es Luz (Lic. Abel Della Costa)
Un domingo para el recuerdo (Lic. Abel Della Costa)
El que se ha ido, volverá (Lic. Abel Della Costa)
El justo vivirá por la fe (Lic. Abel Della Costa)
Me mirarán a mí, a quien traspasaron (Lic. Abel Della Costa)
«Todo lo mío es tuyo» (Lic. Abel Della Costa)
«Si no da fruto, el año que viene la cortarás» (Lic. Abel Della Costa)
«Yo, que sólo soy polvo y ceniza» (Lic. Abel Della Costa)
Y vino una voz del cielo (Lic. Abel Della Costa)
Belén de los pastores (Lic. Abel Della Costa)
¡Gaudete! (Alegraos) (Lic. Abel Della Costa)
«Se acerca vuestra liberación» (Lic. Abel Della Costa)
«No pasará esta generación» (Lic. Abel Della Costa)
Jesús, pastor de su pueblo (Lic. Abel Della Costa)
«Éste es el plan...» (Lic. Abel Della Costa)
«Vamos a la otra orilla» (Lic. Abel Della Costa)
¡Hosanna en las alturas! (Lic. Abel Della Costa)
El Espíritu, el agua y la sangre (Lic. Abel Della Costa)
«A Dios nadie lo ha visto jamás» (Lic. Abel Della Costa)
Vosotros no sabéis (Lic. Abel Della Costa)
«¡Tú eres ese hombre!» (Lic. Abel Della Costa)
En ti se bendecirán las naciones (Lic. Abel Della Costa)
Un Evangelio «amoral» (Lic. Abel Della Costa)
De entre todos los pueblos de la tierra (Lic. Abel Della Costa)
«Recibid el Espíritu Santo» (Lic. Abel Della Costa)
«Hemos visto al Señor» (Lic. Abel Della Costa)
La condición imposible (Lic. Abel Della Costa)
¡Qué bien se está aquí! (Lic. Abel Della Costa)
Jesús en el desierto (Lic. Abel Della Costa)
Las Bienaventuranzas según San Mateo (Lic. Abel Della Costa)
Señor del Tiempo (Lic. Abel Della Costa)
Letras
Teilhard de Chardin, reivindicar su figura (Carlos Ros)
Esperanza Macarena (Carlos Ros)
¿Contrarrestar Halloween? (Lic. Abel Della Costa)
Testimonio sobre mi vida como católico (Arturo Blázquez)
Un testimonio sobre catolicismo y homosexualidad (Lic. Abel Della Costa)
A veces, mejor callar (Lic. Abel Della Costa)
Al demonio con los Pokemon (Lic. Abel Della Costa)
Dos miradas sobre sexualidad humana y transexualidad
Los genes no mienten (Nuriddeen Knight)
Repensando el enfoque conservador sobre transexualismo (Jennifer Gruenke)
La teología en la universidad (Dr. Mike van Treek Nilsson)
De cómo una mujer rechazó el mundo y vivió para disfrutarlo (Paul Johnson)
Los Seises (Carlos Ros)
Dos preguntas sobre la oración (Lic. Abel Della Costa)
Comunión (Dr. Oliver Sacks)
El Día del Señor (Carlos Ros)
Hoy es día de honrar a nuestros mártires (Maricruz)
¡Feliz décimo aniversario! (Maricruz)
Llegó el décimo aniversario (Lic. Abel Della Costa)
Otro aniversario (Andrea)
Diez años (Elena Cazes)
Feliz aniversario (Maite)
La Eucaristía de inicio del pontificado (Blog «Todo era bueno»)
«¿Viste lo que dijo la Forcades?» (Lic. Abel Della Costa)
¿Es el Papa Francisco más humilde que el Papa Benedicto? (Blog «Todo era bueno»)
Sobre la última audiencia del Papa (Blog «Todo era bueno»)
La elección del Papa (Blog «Todo era bueno»)
La renuncia del Papa. Reflexiones (Blog «Todo era bueno»)
Pastoral industrial (Blog «Todo era bueno»)
El Papa echa las redes en las redes sociales (Blog «Todo era bueno»)
Como Dios manda (Blog «Todo era bueno»)
Defensa de la misa del pollo (Lic. Abel Della Costa)
La nueva objetividad es la transparencia (Blog «Todo era bueno»)
Domingo de la Biblia, y tú, ¿lees la Biblia? (Lic. Abel Della Costa)
Cyberteología (Blog «Todo era bueno»)
Sigamos con nuestro paternalismo para analfabetos (Blog «Todo era bueno»)
La uña de Sansón (P Arturo Guerra, LC)
Tráfico de órganos (Blog «Todo era bueno»)
Donde viven los monstruos (Blog «Todo era bueno»)
Carta abierta al médico de la columna de El País que escribe a favor del aborto eugenésico
La iglesia en un mundo bidireccional (Blog «Todo era bueno»)
Cuestión de crédito (Blog «Todo era bueno»)
Razonitis (P Arturo Guerra, LC)
Las riquezas de la Iglesia (Blog «Todo era bueno»)
Espiritualidad o religión (Blog «Todo era bueno»)
La misericordia del cristiano (P Arturo Guerra, LC)
El Cajero Próximo (P Arturo Guerra, LC)
Evolución personal (Blog «Todo era bueno»)
La encuesta del colegio (P Arturo Guerra, LC)
Formación cristiana (Blog «Todo era bueno»)
Una interrupción (P Arturo Guerra, LC)
La misa de una y media (P Arturo Guerra, LC)
La silla ergonómica (P Arturo Guerra, LC)
Más allá del estrés (P Arturo Guerra, LC)
El coche abandonado (P Arturo Guerra, LC)
Champán o gasolina (P Arturo Guerra, LC)
Ladrones (P Arturo Guerra, LC)
La guitarra «cuerdasarriba» (P Arturo Guerra, LC)
No sólo bonsais (P Arturo Guerra, LC)
Los zapatos de la Iglesia (P Arturo Guerra, LC)
Otras Rejas (P Arturo Guerra, LC)
Más chapulines (P Arturo Guerra, LC)
La voluntaria de Lourdes (P Arturo Guerra, LC)
Historia de un mártir (Maricruz)
Teología
La Biblia en castellano (Luis Fernando Figari)
Una pedagogía del tiempo (Lic. Abel Della Costa)
La gran pregunta (Lic. Abel Della Costa)
Cómo están organizados los libros en la Biblia (2ª parte) (Lic. Abel Della Costa)
Los homosexuales y las «listas de pecados» de san Pablo (Lic. Abel Della Costa)
Comenzar a leer la Biblia (Lic. Abel Della Costa)
¿Qué es la Biblia? (Lic. Abel Della Costa)
Diversidad en la Iglesia de Jerusalén (Raymond Brown)
El cuarto cántico de Siervo sufriente (Lic. Abel Della Costa)
El tercer cántico de Siervo sufriente (Lic. Abel Della Costa)
El segundo cántico del Siervo sufriente (Lic. Abel Della Costa)
El primer cántico del Siervo sufriente (Lic. Abel Della Costa)
¡Dios te salve, Agraciada! (Lic. Abel Della Costa)
Una aproximación a Qohélet (Eclesiastés) (Lic. Abel Della Costa)
El signo del Emmanuel (Lic. Abel Della Costa)
Historia sagrada y profana (Lic. Abel Della Costa)
Lo histórico (Lic. Abel Della Costa)
El género literario (Lic. Abel Della Costa)
Biblio-webgrafía (Lic. Abel Della Costa)
La lectura literal (Lic. Abel Della Costa)
La Biblia y sus manuscritos (Lic. Abel Della Costa)
Acerca de los evangelios (Lic. Abel Della Costa)
He venido a traer fuego sobre la tierra (Lic. Abel Della Costa)
¿Jesús ascendió o fue ascendido? (Lic. Abel Della Costa)
¿De verdad que los muertos salieron de sus tumbas? (Lic. Abel Della Costa)
Leer la Biblia (Lic. Abel Della Costa)
La divulgación bíblica (Lic. Abel Della Costa)
Sentimientos de Jesús (Lic. Abel Della Costa)
¿Cómo se escribieron los evangelios? (Lic. Abel Della Costa)
La oración de Jesús, oración del cristiano (Lic. Abel Della Costa)
Algunos géneros literarios que podemos encontrar en la Biblia (Lic. Abel Della Costa)
¿Qué es un «género literario»? ¿cómo se relaciona con la Biblia? (Lic. Abel Della Costa)
Para estudiar la Biblia (Lic. Abel Della Costa)
Cómo están organizados los libros en la Biblia (1ª parte) (Lic. Abel Della Costa)
Anotaciones en torno al concepto bíblico de «pureza» e «impureza» (Lic. Abel Della Costa)
Los salmos imprecatorios (Lic. Abel Della Costa)
Exaltación de la Santa Cruz (Lic. Abel Della Costa)
Motivos para rezar los salmos (P. Luis Alonso Schökel)
«vuestra tristeza se convertirá en gozo» (Lic. Abel Della Costa)
«Entra en el gozo de tu Señor» (Lic. Abel Della Costa)
El Sagrado Nombre de Dios (Lic. Abel Della Costa)
El cielo en la tierra (Lic. Abel Della Costa)
Notas al salmo 87 (Lic. Abel Della Costa)
La cruz, cada día (Lic. Abel Della Costa)
Las genealogías de Jesús (Lic. Abel Della Costa)
¿«Voz clamando en el desierto: preparad...» o «Voz clamando: en el desierto preparad...»? (Lic. Abel Della Costa)
La Biblia y la moral (Lic. Abel Della Costa)
Introducción a la cuestión de los Evangelios y la historia (Lic. Abel Della Costa)
María, sede de la sabiduría (Lic. Abel Della Costa)
¿Cuándo veré el rostro de Dios? Notas al Salmo 42/3 (Lic. Abel Della Costa)
Sacerdotes según el orden de Melquisedec (Lic. Abel Della Costa)
Biblia y versiones bíblicas (Lic. Abel Della Costa)
Notas al Salmo Primero (Lic. Abel Della Costa)
La Biblia y su sensibilidad ante la historia (Lic. Abel Della Costa)
Ironía Bíblica (Lic. Abel Della Costa)
Los Evangelios: narradores de Jesús, testigos de Cristo (Lic. Abel Della Costa)
Una herejía práctica (Lic. Abel Della Costa)
Algunos procedimientos poéticos de la Biblia (Lic. Abel Della Costa)
El título del Evangelio según San Marcos (Lic. Abel Della Costa)
Traducción y exégesis poética del Prólogo de Juan (Lic. Abel Della Costa)
Apuntes para Babel (Gn 11,1-9) (Lic. Abel Della Costa)
Los hijos de Dios y las hijas de los hombres (Lic. Abel Della Costa)
Algunos indicios acerca de Caín y Abel (Gn 4,1-16) (Lic. Abel Della Costa)
La pronunciación del nombre de Bíblico de Dios (Lic. Abel Della Costa)
Lecturas de la Biblia (Lic. Abel Della Costa)
Ayuno, abstinencia, penitencia... ¿cumplir o no cumplir? (Lic. Abel Della Costa)
¿Una religión in-trascendente? (Lic. Abel Della Costa)
¿Si Dios es bueno por qué permite el mal? (Carlos JBS)
¿Si Dios permite el mal por qué actúa en ciertos momentos particulares? (Carlos JBS)
Ayuno (Lic. Abel Della Costa)
Los privilegios de la Virgen (Lic. Abel Della Costa)
La resurrección del Señor, ¿el gran milagro? (Lic. Abel Della Costa)
Creencia y credulidad (Lic. Abel Della Costa)
Notas sobre el Adviento (Lic. Abel Della Costa)
¿Qué podemos hacer por nuestros muertos? (Lic. Abel Della Costa)
Capítulo II (Comisión Luterano-Católica para la Unidad)
Capítulo I (Comisión Luterano-Católica para la Unidad)
Introducción (Comisión Luterano-Católica para la Unidad)
Prólogo (Comisión Luterano-Católica para la Unidad)
Del Conflicto a la Comunión (Comisión Luterano-Católica para la Unidad)
El conocimiento humano de Jesús (Lic. Abel Della Costa)
Catequesis sobre la renovación de la Misa (Pablo VI)
Lo que celebró Jesús, lo que celebramos sus discípulos (Lic. Abel Della Costa)
Domingo de Trinidad (Lic. Abel Della Costa)
Descendió a los infiernos (Lic. Abel Della Costa)
«Christus vincit...» (Lic. Abel Della Costa)
Sobre la ascensión de Jesús a los cielos (Lic. Abel Della Costa)
Herejía (Lic. Abel Della Costa)
Razón y «Misterio de la fe» (Lic. Abel Della Costa)
¿Qué veremos cuando no estemos "tras un espejo"? (Lic. Abel Della Costa)
Qué decimos cuando decimos «lenguaje» (Lic. Abel Della Costa)
Dogmas, Dogmatismo, Teología (Lic. Abel Della Costa)
El Dios de los filósofos, el Dios de la fe (Lic. Abel Della Costa)
Teresa de Jesús: Una velada histórica (Carlos Ros)
El proceso a Lutero y la excomunión (Lic. Abel Della Costa)
Ideas históricas sobre el desarrollo de la devoción al Sagrado Corazón (Catholic Encyclopedia)
Leonia, hermana difícil de Teresa de Lisieux (Carlos Ros)
1964: Tercera Sesión del Concilio – Octubre (Dr. Carlos Ramos Mattei)
El bautismo de los herejes (Dr. Carlos Ramos Mattei)
La idea del Sínodo de los obispos (Dr. Carlos Ramos Mattei)
Mirada sobre el Concilio Vaticano II (Redacción ETF)
Octubre de 1963: La segunda sesión del Concilio (Dr. Carlos Ramos Mattei)
Allá por 1963... (Dr. Carlos Ramos Mattei)
Balance de la primera sesión del Concilio (Dr. Carlos Ramos Mattei)
«No es el Evangelio el que cambia. Somos nosotros quienes empezamos a comprenderlo mejor» (Dr. Carlos Ramos Mattei)
La Iglesia está llamada a anunciar el evangelio (Dr. Carlos Ramos Mattei)
La Iglesia en el mundo actual (Dr. Carlos Ramos Mattei)
El humanismo cristiano (Dr. Carlos Ramos Mattei)
El papel de los obispos (Dr. Carlos Ramos Mattei)
El Pueblo de Dios (Dr. Carlos Ramos Mattei)
La Iglesia debe ser inclusiva (Dr. Carlos Ramos Mattei)
La Iglesia de los abogados y de los pastores (Dr. Carlos Ramos Mattei)
El primer tema de la primera sesión: La liturgia (Dr. Carlos Ramos Mattei)
Los trabajos del 12 de octubre de 1962 (Dr. Carlos Ramos Mattei)
Gócese hoy la Santa Madre Iglesia
La inauguración del Concilio: 11 de octubre de 1962 (Dr. Carlos Ramos Mattei)
Concilio Vaticano II: ¿restaurar o conservar? (Dr. Carlos Ramos Mattei)
Publicaciones cuenta con 323 artículos
Nuevos o actualizados:
Aridez (Isabel Guijarro ~ Relatos)
Confidencias de Adviento (Félix Garrido Gil ~ El evangelio del domingo)
Brújula
Un extensa base de sitios web para orientarse en la red: Portales cristianos, Bibliotecas, Utilidades de informática, Emisoras de radio y televisión, Ecumene, religiones, Filosofía, Teología..., Bioética, familia, salud, Audio y video, Internet y sus posibilidades, Blogs y mucho más...
Brújula cuenta con 710 links
¿Conoces los salmos?
Son la oración por excelencia, y en esta sección del sitio están acompañados de explicaciones, orientaciones para el rezo cristiano, catequesis de los Padres, y de los Papas, y mucho más.
Padres de la Iglesia
Siempre es formativo leerlos, o conocer más sobre el mundo de quienes dieron forma a nuestra fe en los primeros siglos de la Iglesia.: La «Didajé», Pseudo-Clemente I, Pseudo Sexto, Juan el Solitario (Juan de Apamea), Taciano, San Cuadrato, Hegesipo, San Policarpo de Esmirna, San Isidoro de Sevilla, Clemente de Alejandría y muchos más...
Música!
Visita Música!
Lo que te preguntas
Preguntas sobre la Biblia
Nuestro Señor, en la última Cena, celebró la cena pascual con sus discípulos, pese a celebrarla la víspera del sacrificio de los corderos pascuales en el Templo. Según el rito judío, durante la cena de pascua se bebían 4 cálices de vino, y que Jesús, al llegar el momento de beber el tercer cáliz fue cuando instituyó la Eucaristía, causando el asombro de los Apóstoles puesto que se salía del "guión oficial" de la celebración judía; y entonces salieron del cenáculo en dirección a Getsemaní. Si no he errado, se supone que el cuarto cáliz, el de la consumación, no se había tomado; ¿es este cuarto cáliz el que pide al Padre si podría pasar sin beberlo, y que bebe ya en la Cruz cuando le ofrecieron la esponja bañada en vinagre?
Si Jesús murió un viernes ¿cómo entonces pudo resucitar al tercer día, el domingo?
¿Cómo explicar a un hermano no católico la objeción siguiente: Si Jesucristo instituyó la Eucaristía en la Última Cena entre sus Doce Apóstoles, cómo es que los no apostoles -los 2 de Emaus (Cleofas y un otro)- pudieron reconocer a Jesucristo en la partición del pan, si ellos no estuvieron presentes en Jueves Santo...? Yo le contesté que seguramente en los pocos dias, algunos Apóstoles les explicaron la Institución... Pero llegó la objeción: Si los Apóstoles se dispersaron, atemorizados, encerrados hasta el dia de la aparición del Resucitado ¿cómo pudieron saber esos detalles de la elevación del pan y vino, o sea de la epiclesis..?
¿Quién era Gad?
Como puede uno creer en el Dios cruel y exterminador que describe el Exodo en la noche de la Pascua Judía, que no tuvo compasión de los egipcios? ¿Por qué se sigue leyendo este texto en la Vigilia Pascual?
¿Cómo fue la vida de Benjamin y cuál fue la misíón que Dios le encomendó?
En Josué se menciona a Rahab (o Rajab) la prostituta, relacionada con los espías que van a Jericó (Jos 2 y 6); en el Ev. de san Mateo aparece mencionada nuevamente -en la genealogía de Jesús-, como esposa de Salmón, y madre de Booz, por tanto como tatarabuela de David (Mt 1,5). ¿Cómo se relacionan los dos hechos?
El Sansón biblico ¿es reconocido como santo por la Iglesia catolica? ¿en que mes y fecha se le recuerda?
1.- Al no decir expresamente en la Escritura cuándo y cómo falleció San José el esposo de la Santísima Virgen María, ¿Sería válido considerar que estuvo hasta la pasión, muerte y resurreción de Cristo, aunque fuera de forma velada, o ¿cuál es el sentir del magisterio de la Iglesia en este respecto? 2.- Se podría hablar con propiedad sobre la viudez del la Santísima y bienaventurada siempre Virgen María, con respecto de San José.
Hablando con un hermano de otra denominación, él afirmaba, que Cristo no subió en el Viernes santo con el Buen ladrón, porque dijo: "...Estarás conmigo..." o sea en futuro, y por eso el ladrón sigue "durmiendo en su tumba, como la Virgen María y todos los difuntos". Quise contestarle, pero me vino una duda: Si Cristo en el Domingo de la Resurrección dice a Magdalena: "Noli me tangere, porque AUN NO HE SUBIDO..." ¿Cómo contestarle, si Cristo Jesús entonces no subió en el Viernes Santo con el ladrón...?
En las ocasiones en las que Jesús dice "yo soy" o "soy yo" (ej: Mt 14, 27, Juan 8, 58) ¿está refiriéndose al Tetragrama Sagrado (YHWH)? En los originales griegos, ¿se distingue de alguna manera respecto al uso habitual del verbo ser en primera persona?
En Hebreos 2,9-10 se lee: «Al que Dios había hecho un poco inferior que los ángeles, Jesús, lo vemos ahora coronado de gloria y honor.» Mi pregunta es: ¿Si el Señor Jesús es Dios, cómo puede ser inferior que los ángeles; no debe ser infinitamente superior?
¿Cómo debemos entender la Providencia de Dios? En la Biblia encontramos innumerables ejemplos de confianza en la actuación de Dios, pero en nuestra vida diaria nos encontramos con situaciones difíciles en las que parecemos no obtener respuesta a nuestras súplicas.
Mi hijo se ha unido en matrimonio con su pareja después de cuatro años de convivencia, ¿qué palabras le puedo regalar, aparte de felicidad y que la felicidad del día de hoy te dure toda tu vida?
¿El pecado es innato o adquirido?
¿Qué diferencia hay entre la «justicia de Dios» según el Antiguo y el Nuevo Testamento?
El domingo cristiano y su relación con el sábado judío.
¿En qué parte de la Biblia se encuentra la expresión 'no estés eternamente enojado' y qué significado tiene?
¿En alguna parte de la Biblia se resumen los atributos de Dios? ¿cuáles son esos atributos?
Que quieren decir los versículos de Proverbios 5,15-19 para el matrimonio católico:
15 Bebe el agua de tu cisterna, Y los raudales de tu pozo.
16 Derrámense por de fuera tus fuentes, En las plazas los ríos de aguas.
17 Sean para ti solo, Y no para los extraños contigo.
18 Sea bendito tu manantial; Y alégrate con la mujer de tu mocedad.
19 Como cierva amada y graciosa corza, Sus pechos te satisfagan en todo tiempo;
Y en su amor recréate siempre.
La pregunta es acerca de las diferencias entre algunos nombres y títulos de Jesús: El Verbo, El Hijo, El Hijo de Dios, Jesus, Jesucristo.
¿Las personas que han fallecido, aunque no hayan sido canonizadas, por el hecho de estar en la presencia de Dios, son santas? Ejemplo: Un joven ha recibido el sacramento de la reconciliación y después de haber recibido a Jesús en la Eucaristía, fallece pasados algunos minutos, inexplicablemente. Se podría decir que de ser admitido al cielo a gozar de la presencia viva del Dios Eterno, es un santo, o comparte con los santos de la dicha que no termina, aún sin ser reconocido como santo?
Preguntas sobre liturgia
¿La Conmemoración de los Fieles Difuntos es obligatoria o se puede reemplazar, por ejemplo, por Santa María en sábado?
¿La solemnidad de san José siempre se celebra en el tiempo de Cuaresma o puede caer en el tiempo pascual?
El domingo I de tiempo ordinario ¿existe? Nunca lo he visto en la liturgia de la Iglesia, siempre después del tiempo de Navidad, el domingo siguiente es el domingo II del tiempo ordinario.
Hemos iniciado el mes de mayo, mes dedicado a la Stma. Virgen María. ¿Este mes de mayo implica alguna particularidad en la liturgia?
Ayer celebramos la Solemnidad de Pentecostés, con la que se pone término al tiempo de Pascua. Hoy volvemos al tiempo ordinario. Sólo por recabar su opinión, ¿no cree que debería dedicarse más tiempo, litúrgicamente hablando, a la celebración del acontecimiento de Pentecostés? ¿por ejemplo con una octava como con Navidad o Resurrección? Creo que tratándose de un misterio tan importante su celebración queda algo pobre.
Los viernes se hace memoria de la crucifixión del Señor, los sábados, de la Stma. Virgen María y los domingos de la Resurrección. El resto de días de la semana, ¿tienen también algún sentido cristológico o mariano?
Hoy, 29 de abril del 2016 es el día de Santa Catalina de Siena. Sin embargo las lecturas que encontré en el enlace que suelo consultar (http://www.sanpablo.com.ar/lit/liturgia-cotidiana.php) no coincidían con las lecturas propias de la santa a pesar de que en ese enlace decía que es de memoria obligatoria. Mi pregunta es si fue un error no tomar las lecturas propias de Santa Catalina de Siena.
El sábado anterior al Domingo de Ramos se denomina "Sábado de Pasión"; el viernes "Viernes de Dolores". Estos días ¿tienen alguna particularidad en la liturgia? Gracias.
Mi duda es sobre lo que ha ocurrido hoy 19 de marzo de 2016, San José. Mañana 20 de marzo es Domingo de Ramos. La duda es: la noche de 19 de marzo ¿se rezan las primeras completas de domingo (por el Domingo de Ramos) o las segundas completas de domingo (por San José)?
Mi consulta es la siguiente:¿De qué depende que el Tiempo Ordinario tenga 33 o 34 semanas de duración, es decir, ¿cuando se da un caso u otro?
¿Por qué no hay memorias en la liturgia, ni siquiera libres, sobre importantes santos del Antiguo Testamento, como por ejemplo Moisés, Aaron, Abraham, Isaac, Israel, David, los profetas, etc.?
Tres preguntas relativas al cirio pascual: -Durante el tiempo pascual. ¿debe encenderse el cirio en todas las misas o sólo en las de domingos y solemnidades?
-Cuando se usa el incienso en tiempo pascual ¿Se debe incensar el cirio? ¿En qué momentos?
-Si el cirio es presencia del Resucitado en la Iglesia, en la comunidad, ¿Por qué se tiene que apagar al finalizar la solemnidad de Pentecostés y no en la Ascensión? No encuentro coherente que permanezca encendido el cirio hasta Pentecostés.
¿Puede rezarse en tiempo pascual por un difunto recién fallecido utilizando el formulario del oficio de difuntos en lugar ferial de pascua?
Por que existen 3 ciclos de lecturas (a,b,c), y en que se basa la Iglesia para determinar las fechas importantes, por ejemplo: navidad,semana santa etc.
¿De cuáles días litúrgicos las lecturas no cambian año con año? ¿Las lecturas de las Semana Santa son las mismas año con año o en ellas se aplican los ciclos A B C?
Sobre la fiesta de la dedicación de la basílica de San Juan de Letrán: el próximo domingo en el calendario litúrgico de Colombia y en el de mi orden manda que se celebre remplazando así la liturgia del domingo XXXII del tiempo ordinario, mi duda es por qué, si en domingo sólo se celebran las fiestas del Señor, esta vez se celebra la dedicación de este templo Romano, ¿también se considera esta una fiesta del Señor o cuál es el motivo de este caso?
Por favor quisiera saber si las lecturas de los ciclos A, B, C se repiten cada vez que tocan.
¿Cómo puedo calcular o saber el numero de tomo o libro de la Liturgia de las Horas que toca?
¿Cuándo se celebra este año 2013 la liturgia de la solemnidad de la Inmaculada?
¿En qué fechas concretas comienza cada tomo de la liturgia de las horas?
Acerca del establecimiento del grado de las celebraciones
Cuestiones relativas a la «feria mayor»
Celebramos la fiesta patronal de S. Ramón Nonato,titular de la Parroquia. No pudiendo celebrarla el 31 de agosto por ser el patrono también de la diócesis(Norte de Argentina), se ha transladado al domingo siguiente. La pregunta es qué prevalece propio del domingo y qué se puede poner del propio de S. Ramón.
El 24 de Junio de este año (2012) cae en domingo. Es la solemnidad del nacimiento de Juan Bautista. Y en todos los calendarios que he consultado, incluido el de la Santa Sede, esa solemnidad sustituye la celebración del domingo. ¿Cómo puede explicarse que la celebración dominical sea sustituida por una celebración que no es del Señor?
El día anterior a un sábado que no es solemnidad, las lecturas de la misa, ¿pueden ser las del sábado? ¿o deben ser las correspondientes al viernes?
¿Existe un listado con todas las Solemnidades, Fiestas, Memorias obligatorias y libres para México?, porque sé que cada conferencia puede hacer algunas variaciones.
¿Por qué el nacimiento de la Virgen tiene el rango de «Fiesta», mientras que el nacimiento de San Juan Bautista lo tiene de «Solemnidad»?
¿Cómo se sabe qué día inicia el ciclo litúrgico?
¿Cuáles son los tiempos litúrgicos y qué color le corresponde a cada uno?
¿Cómo deben entenderse los ciclos A, B y C, y pares e impares?, ¿se mantienen cada año o varían de fecha?
¿Qué diferencia hay entre «solemnidad», «fiesta», «memoria» y «feria»?
¿Cómo puedo saber en qué día litúrgico estoy?
¿Qué es el «Calendario litúrgico»?
¿Qué diferencia hay entre "memoria libre" y "memoria obligatoria"?
¿Qué es la «octava de Pascua»? ¿la octava semana?
La edición impresa, al terminar las Vísperas de Pentecostés dicen "aquí finaliza el Tiempo Pascual"; las Completas de ese día ¿son o no son de Tiempo Pascual?
¿Por qué el nacimiento de la Virgen no es solemnidad, y sí lo es el nacimiento de san Juan Bautista?
Tabla de precedencia de las celebraciones litúrgicas
¿Por qué la celebración de la semana santa varía, pues en ocasiones es en marzo, otras en abril y en distintas fechas? ¿cómo programa la Iglesia ésta festividad? ¿por qué la pascua de los judios no coincide con la fecha en que nosotros la celebramos?
¿Cómo puedo calcular en qué semana del salterio estoy?
¿Se puede cantar otro canto mariano, a finalizar las completas, en sustitución de la antífona mariana?
Somos una comunidad religiosa que por constituciones tenemos el Oficio divino completo: laudes, vísperas, hora intermedia y oficio de lecturas. Somos de vida apostólica. En las noches rezamos el oficio de lecturas y en principio rezabamos los 3 salmos y las dos lecturas. Después del responsorio breve de la segunda lectura recitábamos la antifona del cántico y el cántico de completas y luego Reina del cielo. Últimamente algunas hermanas han decidido rezar primero los 3 salmos del oficio de lecturas las dos lecturas y luego los salmos de completas. ¿Cuál sería la forma correcta y litúrgica y el sentido de esto?
¿Qué son los Maitines?
¿Cuál es el modo correcto de unir el Oficio de lecturas a otras horas litúrgicas?
¿Por qué las horas de tercia, sexta y nona tienen los mismos salmos y casi siempre los mismos himnos?
Cuando una celebración litúrgica que no es solemnidad debe celebrarse como solemnidad (por ejemplo, por ser el patrono)¿de dónde se toman las antífonas y salmos de las primeras vísperas?
Si el Oficio de Lecturas se reza a la noche anterior, ¿se debe comenzar con el invitatorio, ya que vendría a ser la primera oración del día litúrgico?
El Oficio de Lecturas, pequeña introducción
¿Qué son las segundas vísperas?¿Cuándo se rezan?
¿Por qué se rezan las horas breves, Tercia, Sexta, Nona y Completas?
¿Por qué en las memorias, incluso en las obligatorias, la Hora Intermedia siempre dice "de la feria"?
¿Por qué los sábados nunca tienen vísperas?
Acerca de las Completas, ¿puede rezarse siempre las del domingo, o sólo en algunos tiempos litúrgicos?
¿Qué es la "hora intermedia"?
En alguna edición manual, en el oficio de Lectura, en la primera lectura aparece una para el año I y otra para el II, ¿cómo identificar en que año estamos? ¿a qué se debe la diferencia con las ediciones habituales y con la edición de ETF?
¿Quiénes y cuántas personas dirigen las Laudes?
¿Por qué algunas memorias obligatorias se celebran como fiestas? Por ejemplo Sta. Inés, María Magdalena...
¿Cuando se reza en una comunidad en la que el superior es un laico, pero está presente un ministro ordenado, debe presidir el superior o el ministro ordenado? ¿Si preside el superior, debe hacer el sacerdote (o diácono) la bendición final?
¿Se puede incluir la celebración de vísperas en una "hora santa"?
Dentro de los cuatro tomos de la edición impresa, ¿dónde se encuentran las Completas?
¿Qué es el Oficio de Tinieblas? He averiguado que es un rito preconciliar; ¿se podría volver a realizar?
¿Qué salmos se rezan en las cuatro semanas del salterio?
Veo que se reza muchas veces el Gloria. Para mi es mas breve y me concentro mas en la alabanza al Señor si sustituyo la oracion del Gloria por esta otra «Gloria a ti Dios mio, para siempre», rezandola cuando yo este solo, no en comunidad. ¿Es correcto hacer esto?
Hola, quería saber si la Liturgia de la Horas tiene variantes según sea editada en España, América Latina o Estados Unidos. He visto que hay ediciones llamadas Para los fieles, Edición popular, etc. Tengo intención de comprar un volumen por internet y quiero estar seguro de si hay variantes.
Tres dudas sobre el modo de rezar la Horas y su carácter de oración «de la Iglesia»
¿Un buen libro para el rezo de La Horas como laico (principalmente Laudes y Vísperas)? (y económico).
¿Puede guardarse un día litúrgico entero, con todas sus horas, de una sola vez?
Los colores de las cintas separadoras que trae la edición manual de la LH, tienen algún significado en especial? ¿cómo se usan?
¿Cuáles son las relaciones entre la Eucaristía y la Liturgia de las Horas?
¿Se pueden rezar vísperas y completas de una sola vez, haciendo una «mini-pausa» entre las dos para diferenciarlas?
¿Puede rezarse la liturgia ocasionalmente, aunque uno no la siga todos los días, como por ejemplo al ir a un retiro, o en un tiempo "fuerte"?
¿Podemos los laicos utilizar la versión completa de la liturgia de las horas (versión en varios volumenes) o sólo es para los sacerdotes y consagrados?
¿Por qué los textos de la versión latina de la Liturgia de las Horas no siempre coinciden con la versión en español?
¿Por qué es recomendable el rezo de la Liturgia de las Horas por todos los fieles?
¿Qué es más importante para que un laico rece cada días, la Liturgia de las Horas, la Misa o el Rosario?
¿Qué significa que el rezo de las Horas es «liturgia»? ¿cómo aprovechar ese aspecto de la oración?
¿Qué es la «obligación canónica» de rezar las Horas?
¿Cómo se divide el tiempo liturgico?
¿Por qué el Padrenuestro se reza sólo en Laudes y Vísperas?
¿Contiene el programa de ETF la totalidad de la Liturgia de las Horas oficial?
Sobre las posiciones corporales al rezar la Liturgia de las Horas
¿Qué salmos y antífonas deben tomarse en las memorias obligatorias? ¿los del día de feria o los del común del santo?
¿Cuantas veces los fieles debemos ponernos de rodillas durante la misa? ¿Debemos rezar el Padre Nuestro juntando nuestras manos o con las palmas abiertas?
Durante el tiempo PASCUAL, el CIRIO ¿debe encenderse en las Eucaristías? Si es una Comunidad Religiosa la que reza, ¿Debe encenderse en el tiempo Pascual el CIRIO, en LAUDES y en VÍSPERAS? En este tiempo, ¿debe encenderse el CIRIO o VELA de la VIRGEN?
¿Cuándo se incensa durante la misa, y cómo tienen que proceder a inclinarse los lectores en una capilla que tiene el sagrario detrás del altar?
En la solemnidad de San José (19 de marzo) si se celebra un matrimonio, es posible cambiar las lecturas de la Misa de esponsales, o deben respetarse las tres?
¿En qué momento deben ponerse de pie los fieles antes del Prefacio?
Hace tiempo asistí a una eucaristía del Camino Neocatecumenal. Comprobé que la eucaristía presentaba diferencias con la Misa, digamos ordinaria. Lo que más llamó mi atención fue la forma de recibir los fieles la sagrada comunión. También me sorprende que, en una misma parroquia, tengan lugar celebraciones de la eucaristía con esas diferencias. ¿Qué opina la Iglesia sobre esas eucaristías que presentan diferencias con respecto a las que participan el resto de los fieles?
¿Puede oficiarse la misa en cualquiera de los altares laterales que hay en los templos antiguos? Como se trata de capillas donde el altar está pegado al retablo, ¿se celebraría la misa con el sacerdote de espaldas a pesar de usar el nuevo ordo missae?
En las Misas solemnes, cuando se llevan las ofrendas en procesión, ¿deben ir precedidas por la cruz y ciriales?
En el momento de la comunión, ¿es correcto que el sacerdote disponga las sagradas formas y el cáliz al frente del altar y que cada fiel las tome por si mismo?
En la solemnidad de la Inmaculada Concepción en España está permitido el uso del color azul en la liturgia. ¿Se puede usar este color azul en otras solemnidades o fiestas de la Virgen María, como la Asunción, la Natividad de María, la Purificación, la Anunciacion, etc.?
Fui a una concelebración y el Obispo del lugar no era el celebrante principal sino que el principal era un sacerdote que estaba cumpliendo años mientras el obispo hacia de concelebrante segundo y el vicario general de concelebrante primero. Esto me llamo fuertemente la atención pero quizá esto se pueda hacer. Quería saber si hay algún documento que indique tal situación o la contraria.
¿Tocar los instrumentos en tiempo de cuaresma está totalmente prohibido o puede tocarse alguno como un órgano para apoyar el canto?
¿Es incorrecto comenzar la Monición de Entrada con «hermanos y hermanas» o necesariamente hay que escribir sólo «hermanos»?
¿Está permitido que en una misa de niños, los niños suban al altar para rezar o cantar el Padre nuestro junto con el Sacerdote?
Quisiera saber si en la narración de la Pasión (Domingo de ramos y Viernes santo), el sacerdote es el que debe decir «Pasión de Nuestro señor Jesucristo según San....» y al finalizar «Palabra del Señor», o si esto le corresponde al que tiene a su cargo ser el narrador.
Quisiera saber si en el rezo del padrenuestro en la eucaristía los laicos pueden o deben (o no pueden ni deben) hacerlo con las manos levantadas.
¿La misa es una fiesta o es el sacrificio de la cruz?
El ayuno eucarístico, ¿obliga al menos una hora antes de la comunión o del comienzo de la misa?
¿Cuándo un laico puede comulgar con la Sangre de Nuestro Señor? ¿Por qué sólo comulgamos con el pan y no con el cáliz?
¿Es conveniente representar o dramatizar el evangelio en la misa de los niños? ¿Es recomendable? ¿Tiene algo en su contra?
Cuando se canta el Padre nuestro en las celebraciones, ¿se puede cantar el amen al final? en los misales se omite esta palabra, así que el coro (en mi parroquia) repite «libranos del mal», ¿es correcto?
En la celebración de la Eucarístia, al subir al ambón a proclamar las lecturas o el Salmo responsorial: ¿Se tiene que hacer inclinación de cabeza al sacerdote que preside la misa?
¿Deben los fieles extender las manos al rezar el Padrenuestro en al eucaristía?
¿Es correcto permitir a las niñas participar como acólitos (monaguillos) en la Santa Misa?
Cuando el sacerdote da la Sagrada Comunión a los fieles, ¿es correcto que signe en la frente a los niños que acompañan al comulgante?
¿Puede un sacerdote ayudar en la Santa Misa haciendo las veces de monaguillo?
¿El día 1 de enero es solemnidad de precepto? ¿es obligatorio asistir a misa?
La fórmula «por Cristo, con él y en él» que se recita en la misa, ¿debe ser dicha por el sacerdote o por toda la asamblea?
¿Cuándo se permite exponer el Santísimo Sacramento en la custodia?
¿Puede el Ministro Extraordinario de la Eucaristía de manera regular tomar con sus manos la sagrada comunión para distribuirla?
¿Está dentro de las rúbricas de la liturgia el tomarse de las manos durante el rezo del Padre Nuestro en la misa?
¿Varian los evangelios en los tres ciclos de lectura de la misa dominical?
En el caso que no pueda asistir a la misa, ¿puedo sustituir la lectura breve por las lecturas y evangelio que correspondiente al día?
¿Puede un sacerdote negar la Eucaristía a alguien que se acerca a comulgar?
¿Puede un acólito dar la comunión?
¿En qué momento hay que pararse en la misa, cuando el sacerdote dice la oración sobre las ofrendas o cuando empieza a dialogar con la asamblea («elevemos nuestro corazón», etc.)?
A que común me tengo que atener cuando en una Diócesis es memoria obligatoria la Celebración de:Santos de la Diócesis y Santos cuyas reliquias se conservan en la Diócesis.
Cuando un santo como la de hoy, santa Inés, tiene las antífonas propias en el día, ¿se proclaman esas o las de feria?
Quisiera saber, el significado o por qué del gesto de signarnos al comienzo del los cánticos evangélicos (Benedictus, Magnificat, Nunc Dimitis)
¿Tienen primeras vísperas las solemnidades propias de un lugar? Por ejemplo, San Mateo en Oviedo.
¿Se dice el «amén» conclusivo del Padrenuestro de laudes, vísperas y misa?
En el Común de los Doctores de la Iglesia, se menciona «Todo como en el Común de pastores, menos lo siguiente» y detalla... (continúa)
¿En qué momentos de las Vísperas se puede hacer una alabanza espontánea?
¿Se puede rezar intercalado el rosario y los laudes?
Quisiera saber cómo se rezan la memorias y la fiestas
En la recitación personal, ¿es necesario recitar en Vísperas y Laudes las tres antífonas de los salmos y cántico, o sólo una de ellas?
¿La antífona en la Hora intermedia sólo se dice dos veces, es decir, antes de iniciar el primer salmo y al terminar el último?
¿Qué significan las letras «V» y «R» en el invitatorio? ¿Se relacionan con los papeles o funciones que desempeñan los participantes?
¿Qué es presidir y quién preside la Liturgia de las Horas?
¿Qué es la «salmodia complementaria» y cuándo corresponde utilizarla?
¿En la Liturgia de la Horas se utilizan todos los salmos del salterio?
¿Puede variarse partes de la Liturgia en el rezo personal?
¿Qué es la «salmodia»?
Si al finalizar la jornada no podemos rezar las completas antes de ir a descansar, ¿hay que unir las completas con su estructura propia a las visperas, o después de vísperas se puede hacer el examen de conciencia y el canto de la salve?
Si quiero rezar el oficio litúrgico que corresponde al día, y el mismo día el oficio de difuntos, ¿cómo puedo rezarlo? Por ejemplo, si en Laúdes rezo el laúdes correspondiente a ese día, por ejemplo, el lunes de la II semana del salterio, ¿cómo puedo rezar ese mismo día el Laúdes del oficio de difuntos, tendría que rezar los dos cambiando las horas de cada uno, o debería de elegir uno de los dos y no rezar el otro?
Por favor quisiera saber si la Exaltación de la Santa Cruz tiene primeras vísperas, pues aunque en el calendario es fiesta la celebramos como solemnidad por ser San Miguel Arcángel el patrón. Muchas gracias.
En el rezo comunitario de la Liturgia de las Horas, el gloria que se dice al final de cada salmo o cántico ¿lo debe recitar completo el coro al que le corresponde o se hace de forma responsorial y dice una parte cada uno?
Al iniciar las Laudes o el Oficio de lecturas como primera oración del día, durante el versículo inicial «Señor, ábreme los labios...», ¿Hay que signarse en la boca o lo que hay que hacer es la señal de la cruz antes de empezar la oración? En las rúbricas no encontramos respuesta ni tampoco en la Ordenación General de la Liturgia de las Horas.
Las rubricas de la liturgia de las horas prescriben que en la horas mayores antes de la oración conclusiva no se dice «oremos», en cambio en las horas menores manda que se diga «oremos». Mi duda es si esa invitación sólo se hace cuando preside el oficio un ministro ordenado o también se debe hacer cuando preside un laico, por ejemplo un seminarista.
¿Se puede rezar el oficio de difuntos en cualquier día por los difuntos en general?
En Laudes y Vísperas, ¿hay que ponerse de pie antes de recitar la antífona del Cántico evangélico, o propiamente para el cántico?
Respuesta a una consulta sobre la recitación del Cántico Evangélico de la liturgia de las horas.
En el caso de que se celebre la Misa con laudes, y que esto abra la oración litúrgica del día, ¿deberíamos comenzar la celebración con el «Señor, ábreme los labios» del invitatorio? Y si esto lo hacemos un día festivo, ¿dónde colocar el canto de entrada?
Tengo grabados los cánticos de la liturgia, ¿puedo utilizar esas grabaciones durante el rezo que hago con mi familia?
Cuando rezo de modo individual, en la cánticos del AT y evangélicos ¿se reza la antífona al inicio y final o intercalando como en los salmos?
¿Se puede rezar el rosario intercalado con laudes?
Si por alguna circunstancia no puedo rezar Laudes, Vísperas o Completas de forma entera, ¿Es válido a lo menos recitar con fervor el himno de estas y agradecer al final del día mi jornada con la antífona final de la Virgen María?
¿Qué postura corporal debo tener al rezar la liturgia de las Horas, sentado, de rodillas o de pie?
¿Se puede cantar el MAGNÍFICAT en las Vísperas o sólo puede ser rezado?
Soy un laico que quiere rezar la liturgia de las horas, he copiado los salmos y otros textos, pero ¿puedo para ahorrar espacio usar siempre las mismas preces?
¿Qué significa el asterisco (*) que se encuentra en los responsorios de Oficio de Lectura, Laudes y Vísperas en la edición impresa?
Organizar la oración para la vigilia de Pentecostés.
¿Qué significa una crucecita roja que aparece al inicio de algunos versículos de algunos salmos?
¿Cómo debe ser recitado el cantico que esta en el salterio (ya sea del AT o del NT)? ¿es cierto que debe ser rezado a una sola voz por toda la comunidad?
Quisiera saber el significado exacto de las letras «V» y «R» que están en la Liturgia de las Horas (por ej. en el invitatorio)
¿Cuando se puede y cuándo se debe rezar un laico el oficio de difuntos? ¿sustituye éste las oraciones del oficio del día?
¿Por qué se debe hacer la señal de la cruz al inicio de los cánticos evangélicos?
Después de «Señor, ábreme los labios», ¿se reza Gloria? Si no hay que rezar Gloria siempre, ¿en qué casos no hay que rezarlo? ¿Cuándo hay que añadir Aleluya al Gloria?
¿La antifona mariana de Completas se puede sustituir por una Avemaría?
¿Cómo se reza la liturgia de las horas en forma cantada?
¿Qué posturas corporales se utilizan en el rezo de las Horas?
¿Cómo debe ser el lugar donde se celebre la Liturgia de las Horas?
¿Qué es una «commemoracion»? ¿Cuándo una memoria es una conmemoracion? ¿cómo se organiza el rezo de una conmemoración?
¿Puedo poner durante el rezo de vísperas, en lugar de la lectura breve, las lecturas del oficio de lectura y después continuar con lo restante de la las vìsperas?
¿Cómo es el rezo comunitario de las antífonas de los salmos y de los cánticos evangélicos? ¿Las rezan todos junts? ¿las reza sólo el que dirige la oración?
Desearía aprender a rezar las Horas
Preguntas sobre los santos
¿En qué año cambió San Enrique II del 15 de julio al 13 del mismo mes?
«¿Me podrían conseguir la oración de tal santo?»
¿Por qué la beata Isabel de Francia (22 de febrero) aparece como beata en el santoral de ETF, mientras que en otros santorales que hay en línea aparece como santa?
¿Podría decirme si en siglos anteriores Santa Eduvigis se celebro el día 17 de octubre y no el 16 como ahora, y por qué?
¿Cuándo es realmente la onomástica de Sta. Judit, el personaje bíblico?
¿Se puede incurrir en idolatría ante una excesiva veneración de una imagen de Nuestro Señor o de la Virgen?
¿Es posible que se celebre en algún pueblo de España la festividad de San Daniel el 29 de enero?
Me gustaría saber acerca de san Ranulfo, ya que mi padre se llama así.
Por qué no aparece S. Fermín en el 7 de julio? ¿cuál de los cuatro santos con ese nombre corresponde al patrono de Pamplona?
En el santoral de Internet de las diócesis de Mérida-Badajoz y Canarias aparece como mártir Santa Aroa y su celebración el 5 de julio, pero no encuentro a esta mártir en el martirologio romano. ¿A qué se debe? ¿Quizá puede ser una mártir de otras Iglesias? Si es así, ¿por qué lo incluyen las diócesis mencionadas?
¿Sobre que argumentos se basa la Iglesia para sustentar el tema de la beatificación y canonización de las personas, se basa en la biblia, en la Tradición o en el Magisterio?
¿Quién es Sor Sofía María Gabriel? ¿Realmente existen sus profecía? ¿Han sido aprobadas por la iglesia?
Quisiera saber si san Jorge es venerado en el santoral católico o solo en el ortodoxo
Acerca de la devocion a la Medalla Milagrosa y a las apariciones de la Virgen a santa Catalina Labouré.
¿Por qué se celebra el día de Santa Rosa de Lima el 30 de agosto?
Acerca de la celebración litúrgica del beato Juan Pablo II el 22 de octubre
¿Es aceptable la existencia de santorales que no son el oficial?
Algunos sitios de internet recomendables para el tema de los santos:
¿Qué es la «canonización»?
Lo que te preguntas cuenta con 263 preguntas
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24