Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Música!
J.S. Bach: La Pasión según san Mateo - Segunda parte
Duración: 2:06:13

Llegamos a la segunda parte de la obra. Jesús ha sido prendido en el huerto de los olivos y llevado a la presencia del sumo sacerdote. Estos primeros minutos y números constituyen una gran introducción a esa segunda parte, que contendrá el juicio y muerte, la sección central de la pasión de Jesús.

Hay poco texto bíblico, el relato apenas avanza, ya que sólo lo hace 7 versículos: la búsqueda de los falsos testigos. Sin embargo, lo que no tiene de avance narrativo, lo tiene de intensidad de sentimientos expresados.

Abre con un aria de soprano con coro donde se alterna el texto del aria, en el que el alma fiel busca a su Señor, con un versículo de Cantar de los cantares donde las Hijas de Jerusalen responden a la Esposa (Cant 6,1).

Le sigue un recitativo para el texto del evangelio, pero aun este texto vuelve a estar "interrumpido" por un coro... toda la sección apunta más a preparar al oyente a la profundidad de la acción que vendrá que a contarle hechos.

A partir del número 42, hay aquí un gran avance narrativo: presentación de Jesús ante Caifás, negaciones de Pedro, suicidio de Judas, presentación de Jesús ante Pilato. De entre todos estos momentos, sin duda el central en cuanto a intensidad, en cuanto a concentración de lirismo, es el conocido número 47: "Erbarme Dich" (apiádate), es decir, el llanto de Pedro cuando se da cuenta de la traición que ha cometido.

Está interpretado por una contralto (en esta versión Christa Ludwig); su muy breve poema comprende un cuarto del tiempo de toda la sección; se trata de un fragmento de intensa meditación religiosa, donde el contrapunto entre las cuerdas y la voz crea momentos cumbres de emoción.

Viene precedido de un recitativo que presenta el tema, y que tampoco tiene la forma "llana" de los recitativos que se limitan a hacer avanzar el texto: también este recitativo está contagiado del lirismo del aria. Le continúa un coral eclesiástico que permite resumir la "enseñanza" de la negación de Pedro: "Mi culpa fue grave, pero tu gracia y tu benevolencia son mucho mayores que mi pecado".

Esa doctrina queda en contraposición con la siguiente escena: el suicidio de Judas. También él estaba bajo el mismo llamado de gracia, sin embargo se entregó a la desesperación. La obra no le presta voz a Judas (salvando, naturalmente, la frase que el evangelio pone en su boca), no hay un "aria de Judas" como hay un aria de Pedro pidiendo perdón. Sin embargo, préstese también atención al aria de bajo nº 51 (Gebt mir meinem Jesum wieder! -¡Devolvedme a mi Jesús!-), cuando ya se produjo el suicidio, que remarca un punto importante del relato: a pesar del suicidio de Judas, el precio de sangre no ha quedado del lado de la comunidad de Jesús, sino del lado de sus acusadores, Judas, a pesar de morir, alcanzó a arrojar la ignomia de su traición fuera de la comunidad. El aria se encarga de destacar este aspecto, que está dicho en el evangelio, pero en el conjunto de la narración queda un poco arrinconado.

El conjunto del bloque 54-63, de media hora de duración, lleva apenas 15 versículos de relato; es muy poco lo que ocurre en cuanto a la narración, y que aun se puede resumir en una sola palabra: «¡Crucifícalo!». Es el grito de un ser humano que no comprende el don de Dios, pero que incluso en esa incomprensión ayuda -sin quererlo, sin saberlo- a la obra divina en el mundo.

Por contraposición a ese escasísimo movimiento narrativo, hay una enorme profundización en los sentimientos, en la apropiación, tanto personal como eclesiástica, del significado de la cruz de Jesús. En la pregunta de Pilato del versículo 23: «Pero, ¿qué mal ha hecho?», Bach interrumpe el relato e inserta un recitativo de soprano ("Er hat uns allen wohlgetan"- "Él nos ha hecho bien a todos...") acompañado con oboe, que prepara una sensible e íntima aria (también de soprano y solo de flauta traversa): "Aus Liebe" ("por amor"). El poema -sencillo- expresa una de las más hermosas apropiaciones del significado de la cruz en la vida del creyente:

 

Por Amor

quiere morir mi Salvador,

Él, que no conoce el pecado,

para que la eterna condenación

y el castigo de la justicia

no caigan sobre mi alma.

Vuelve la acción, hasta que Pilato entrega a Jesús para ser crucificado, y en ese momento un nuevo centro espiritual se abre, también en una secuencia de Recitativo+Aria, esta vez de contralto, con acompañamiento de cuerdas; el breve poema del aria puede aun concentrarse en su frase central: "so nehmt mein Herz hinein", "toma mi corazón".

Toda la sección termina en un coral con el himno eclesiástico que ya hemos escuchado en otras partes de la misma obra.

En el número 73 Llegamos al centro de la "acción" del evangelio: la crucifixión. No es extraño entonces que esta sección en particular tenga un cierto ritmo "extraño", por decirlo así: si en las demás podríamos decir que se cumple con regularidad la recitación del texto bíblico seguida del canto de meditaciones y poemas devocionales, en esta todo eso aparece de manera más indisolublemente unido, si cabe. Nótese, por ejemplo, el número 71, el recitativo del Evangelista donde nos cuenta el momento de la agonía de Jesús, se ha vuelto casi una pequeña aria, cortada con corales; la melodía eclesiástica que ya hemos visto aparecer a lo largo de toda la obra (nº 72) no cierra ninguna ssección, sino que con un ritmo mucho más pausado, introduce una meditación en el momento en que Jesús exhala el espíritu.

Toda la sección tiene un tono íntimo, de apropiación personal de la cruz; incluso pasa rápido por los fenómenos visibles de la muerte de Jesús: temblores de tierra, extrañas resurrecciones, etc... se enuncian, naturalmente, pero no llegan a romper el clima íntimo en el cual Bach consigue situar la cruz, y que remata con ese bello coro para la frase: «Verdaderamente, Éste era el Hijo de Dios.»

Hemos llegado al final de «La Pasión según San Mateo», de Bach; una de las obras cumbres de la música occidental.

Si además de escuchar con atención la música prestamos atención a los textos (a los que Bach daba gran importancia), no puede dejar de sorprendernos la total ausencia de cualquier referencia a la futura resurrección de Jesús (excepto, desde luego, la mención del propio texto de Mateo 26,32 y 27,63). Es verdad que se trata de una «pasión», y por tanto no cabe narrar en ella la resurrección; pero esa pasión puede contarse dando lugar a una futura resurrección o no. Bach optó por poner la totalidad del acento en el completa valor redentor de la muerte de Jesús: no es necesario nada más para redimir al hombre.

Esta teología de la cruz la explicita el poema del recitativo para bajo (nº 74) que introduce el aria para la misma cuerda:

Al atardecer, cuando refrescó,

se hizo patente el pecado de Adán.

[...]

¡Oh, atardecer!

Ya está hecha la paz con Dios,

pues Jesús ha soportado ya su cruz.

Su cuerpo descansa al fin.

Y el aria de bajo que sigue inmediatamente propone, de manera religiosamente muy osada, que la propia alma sea el sepulcro donde Jesús quede guardado luego de haber conseguido esa pacificación con Dios. En consonancia con esta teología de la cruz, los dos últimos poemas se desarrollarán, uno (nº77) en forma de un original recitativo a cargo de las cuatro cuerdas -bajo, tenor, contralto, soprano-, que en forma ascendente van despidiendo el cuerpo de Jesús, mientras el coro le da las "buenas noches": "Mein Jesu, gute Nacht!"; El otro (nº 78), el último coral, en una melancólica despedida final que reserva la tumba como lugar a donde los creyentes pueden encontrar el descansio de sus conciencias; y de resurrección, ni la promesa...

Religiosidad extraña, pero a la vez saludable. Sobre todo en tiempos en que tomamos la resurreccción casi como un "final feliz" de la pasión, al estilo Hollywood, o peor aun, con la infantilidad de Walt Disney. Mientras que el evangelio no propone así la resurrección -ni la de Jesús ni la nuestra-. No es un final sino un nuevo comienzo. La muerte de Jesús acaba para siempre con el tiempo de Adán, restablece el vínculo roto con Dios, de modo que Él puede -si le place- recrear su obra, "hacer de nuevo todas las cosas". 

En todo caso Bach, por la causa que fuere, por su pietismo luterano, por su sensibilidad personal, etc. no parece demasiado sensible a la cuestión de la resurrección de Jesús, y ni siquiera en las cantatas que la tienen por tema (4, 6, 31, 66 y otras) consigue exponerla con la misma convicción con que nos ha hecho vivir el valor profundo y esencial de la muerte de Jesús en «La Pasión según San Mateo».

 


ZWEITER TEIL
Falsches Zeugnis

(Matthäus 26, 57-63)

SEGUNDA PARTE
Falso Testimonio

(San Mateo 26, 57-63)

NR. 36 ARIE (Alt, Chor)
Solo:
Ach, nun ist mein Jesus hin!
Ist es möglich, kann ich schauen?
Ach, mein Lamm in Tigerklauen!
Ach! wo ist mein Jesus hin?
Ach! was soll ich der Seele sagen,
Wenn sie mich wird
ängstlich fragen:
Ach! wo ist mein Jesus hin?
Chor:
Wo ist denn dein
Freund hingegangen,
O du Schönste unter den Weibern?
Wo hat sich dein
Freund hingewandt?
So wollen wir mit dir ihn suchen.

NUM. 36 ARIA (Contralto, Coro)
Solista:
¡Ah, mi buen Jesús ya no está aquí!
¿Es posible?
¿Es cierto lo que ven mis ojos?
¡Mi Cordero en las garras del tigre!
¡Ah! ¿dónde se ha ido mi Jesús?
¡Ah! ¿qué debo contestar a mi alma
cuando angustiada me pregunta:
¡Ah! ¿dónde se ha ido mi Jesús?
Coro:
¿Dónde se ha ido tu Amado,
oh, tú, la más hermosa
entre las mujeres?
¿Hacia dónde
se ha dirigido tu Amado?
Contigo queremos buscarlo.

NR. 37 REZITATIV (26, 51-59)
Evangelist
Die aber Jesum gegriffen hatten,
führeten ihn vor dem Hohenpriester
Kaiphas, dahin die Schriftgelehrten
und Ältesten sich versammelt
hatten. Petrus aber folgete ihm nach
von ferne bis in den Palast des
Hohenpriesters; und ging hinein und
setzte sich bei den Knechten, auf
daß er sähe, wo es hinaus wollte.
Die Hohenpriester aber und Ältesten
und der ganze Rat suchten falsches
Zeugnis wider Jesum, auf daß sie
ihn töteten, und funden keines.

NUM. 37 RECITATIVO (26,51-59)
Evangelista
Los que prendieron a Jesús le
condujeron ante el sumo pontífice
Caifás, con quien se habían reunido
los escribas y los ancianos. Pero
Pedro le había seguido de lejos
hasta el palacio del sumo pontífice,
y entrando en él, se sentó entre
los criados, para ver en qué paraba
aquello. Los sumos sacerdotes,
los ancianos y todo el concilio
buscaban falsos testimonios contra
Jesús, para condenarle a muerte,
pero no los encontraban.

NR. 38 CHORAL
Mir hat die Welt trüglich gericht'
Mit Lügen
und mit falschem G'dicht,
Viel Netz und heimlich Stricken.
Herr, nimm mein wahr
in dieser G'fahr,
B'hüt mich vor falschen Tücken.
NUM. 38 CORAL
El mundo
me ha juzgado cruelmente,
con mentiras y engaños,
con viles lazos y trampas.
Señor,
defiéndeme de este peligro,
libérame de estas perfidias.

NR. 39 REZITATIV (26, 60-63)
Evangelist
Und wiewohl viel falsche
Zeugen herzutraten, fanden sie
doch keins. Zuletzt traten herzu
zween falsche Zeugen und
sprachen:
Erster, Zweiter Zeuge
Er hat gesagt: "Ich kann den Tempel
Gottes abbrechen und in dreien
Tagendenselben bauen.
Evangelist
Und der Hohepriester stund auf
sprach zu ihm:
Pontifex
Antwortest du nichts zu dem, was
diese wider dich zeugen?
Evangelist
Aber Jesus schwieg stille.

NUM. 39 RECITATIVO (26,60-63)
Evangelista
A pesar de haberlo intentado con
numerosos testigos falsos, no
encontraban ninguno. Finalmente
llegaron dos nuevos testigos falsos
que dijeron:
Testigos Primero, Segundo
Este dijo: "yo puedo destruir el
Templo de Dios y reconstruirlo
en tres días".
Evangelista
Entonces, poniéndose en pie el
sumo pontífice, le dijo:
Pontífice
¿Nada respondes a lo que éstos
testifican contra ti?
Evangelista
Pero Jesús permanecía en silencio.

NR. 40 REZITATIV (Tenor)
Mein Jesus schweigt
zu falschen Lügen stille,
Um uns damit zu zeigen,
Daß sein Erbarmens voller Wille
Für uns zum Leiden sei geneigt,
Und daß wir in dergleichen Pein
Ihm sollen ähnlich sein,
Und in Verfolgung stille schweigen.

NUM. 40 RECITATIVO (Tenor)
Mi Jesús guarda silencio
ante las calumnias,
mostrándonos así
que su misericordiosa voluntad
se ofrece a sufrir por nosotros,
y que, asimismo, en la adversidad,
debemos hacer como Él: padecer
la persecución en silencio.

NR. 41 ARIE (Tenor)
Geduld, Geduld,
Wenn mich falsche Zungen stechen.
Leid' ich wider meine Schuld
Schimpf und Spott,
Ei, so mag der liebe Gott
Meines Herzens Unschuld rächen.

NUM. 41 ARIA (Tenor)
¡Paciencia, paciencia!
Si lenguas mentirosas me zahieren,
si sufro injustamente
denuestos y escarnios,
Oh, mi Dios amado vengará
la inocencia de mi corazón.

Verhör von Kaiphas und Pilatus
(Matthäus 26, 63-75; 27, 1-14)

Jesús ante Caifás y Pilato
(San Mateo 26, 63-75; 27, 1-14)

NR. 42 REZITATIV (26, 63-66)
Evangelist
Und der Hohepriester antwortete
und sprach zu ihm:
Pontifex
Ich beschwöre dich bei dem
lebendigen Gott, daß du uns sagest,
ob du seiest Christus, der Sohn
Gottes.
Evangelist
Jesus sprach zu ihm:
Jesus
Du sagest's. Doch sage ich euch:
Von nun an wird's geschehen, daß
ihr sehen werdet des Menschen
Sohn sitzen zur Rechten der Kraft
und kommen in den Wolken des
Himmels.
Evangelist
Da zerriß der Hohepriester seine
Kleider und sprach:
Pontifex
Er hat Gott gelästert. Was dürfen
wir weiter Zeugnis? Siehe, jetzt
habt ihr seine Gotteslästerung
gehöret. Was dünket euch?
Evangelist
Sie antworteten und sprachen:
Chor:
Es ist des Todes schuldig!

NUM. 42 RECITATIVO (26,63-66)
Evangelista
El sumo pontífice le respondió
diciendo:
Pontífice
Yo te conjuro de parte del
Dios vivo, para que nos digas
si Tú eres Cristo, el Hijo de
Dios.
Evangelista
Jesús le dijo:
Jesús
Tú lo has dicho. Y aún os
advierto: desde ahora habréis
de ver al Hijo del Hombre,
sentado a la diestra del Poder,
y viniendo sobre las nubes
del cielo.
Evangelista
Entonces el sumo pontífice se
rasgó las vestiduras, diciendo:
Pontífice
Ha blasfemado. ¿Qué necesidad
tenemos ya de testigos? Vosotros
mismos acabáis de oír la blasfemia.
¿Qué os parece?
Evangelista
A lo que ellos respondieron:
Coro
¡Es reo de muerte!

NR. 43 REZITATIV (26, 67-68)
Evangelist
Da speieten sie aus in sein
Gesicht und schlugen ihn mit
Fäusten. Etliche aber schlugen
ihn ins Angesicht und sprachen:
Chor
Weissage uns, Christe, wer ist's,
der dich schlug?

NUM. 43 RECITATIVO (26,67-68)
Evangelista
Entonces empezaron a escupirle en
el rostro y a golpearle con el
puño. Y otros, después de vendarle
los ojos, le abofeteaban diciendo:
Coro
Profetízanos, Cristo, ¿quién es
el que te ha golpeado?

NR. 44 CHORAL
Wer hat dich so geschlagen,
Mein Heil, und dich mit Plagen
So übel zugericht'?
Du bist ja nicht ein Sünder,
Wie wir und uns're Kinder;
Von Missetaten weißt du nicht.

NUM. 44 CORAL
¿Quién te golpea así, mi Salvador,
y quién te ultraja
con las más crueles afrentas?
Tú no eres un pecador
como nosotros y nuestros hijos;
La maldad te es ajena.

NR. 45 REZITATIV (26, 69-73)
Evangelist
Petrus aber saß draußen im Palast,
und es trat zu ihm eine Magd und
sprach:
Erste Magd
Und du warest auch mit dem Jesu
aus Galiläa.
Evangelist
Er leugnete aber vor ihnen allen
und sprach:
Petrus
Ich weiß nicht, was du sagest.
Evangelist
Als er aber zur Tür hinausging,
sahe ihn eine andere und sprach
zu denen, die da waren:
Zweite Magd
Dieser war auch mit dem Jesu von
Nazareth.
Evangelist
Und er leugnete abermal und schwur
dazu:
Petrus
Ich kenne des Menschen nicht.
Evangelist
Und über eine kleine Weile traten
hinzu, die da standen, und
sprachen zu Petro:
Chor
Wahrlich, du bist auch einer von
denen, denn deine Sprache verrät
dich.

NUM. 45 RECITATIVO (26,69-73)
Evangelista
Pedro estaba sentado fuera en
el atrio, y acercándosele una
sirvienta, le dijo:
Primera Sirvienta
Tú estabas también con Jesús de
Galilea.
Evangelista
Pero él lo negó delante de todos
diciendo:
Pedro
No sé lo que dices.
Evangelista
Pero cuando él había salido a la
puerta, le vio otra, que dijo a
los presentes:
Segunda Sirvienta:
Este estaba también con Jesús de
Nazaret.
Evangelista
Y de nuevo lo negó, y jurando
dijo:
Pedro
No conozco a ese hombre.
Evangelista
Y poco después se dirigieron a
Pedro los que estaban alrededor,
diciéndole:
Coro
Verdaderamente, tú eres uno de los
suyos, pues tu forma de hablar te
delata.

NR. 46 REZITATIV (26, 74-75)
Evangelist
Da hub er an, sich zu verfluchen
und zu schwören:
Petrus
Ich kenne des Menschen nicht!
Evangelist
Und alsbald krähete der Hahn. Da
dachte Petrus an die Worte Jesu,
da er zu, ihm sagte: Ehe der Hahn
krähen wird, wirst du mich dreimal
verleugnen. Und ging heraus und
weinete bitterlich.

NUM. 46 RECITATIVO (26,74-75)
Evangelista
Entonces se puso a maldecir y a
jurar:
Pedro
¡No conozco a ese hombre!
Evangelista
Y al instante cantó el gallo.
Entonces se acordó de las palabras
que Jesús le había dicho: "Pedro,
antes de que cante el gallo, me
negarás tres veces". Y, saliendo
afuera, lloró amargamente.

NR. 47 ARIE (Alt)
Erbarme dich, mein Gott,
Um meiner Zähren willen;
Schaue hier,
Herz und Auge Weint vor dir
bitterlich.
Erbarme dich!

NUM. 47 ARIA (Contralto)
Ten piedad de mí, Dios mío,
advierte mi llanto.
Mira mi corazón
y mis ojos que lloran
amargamente ante Ti.
¡Ten piedad de mí!

NR. 48 CHORAL
Bin ich gleich von dir gewichen,
Stell' ich mich doch wieder ein;
Hat uns doch dein Sohn verglichen
Durch sein' Angst und Todespein.
Ich verleugne nicht die Schuld,
Aber deine Gnad' und Huld
Ist viel größer als die Sünde,
Die ich stets in mir befinde.

NUM. 48 CORAL
Aunque me separe de Ti,
volveré de nuevo a tu lado.
Por la angustia y los tormentos
de la muerte, tu Hijo nos redimió.
Mi culpa fue grave,
pero tu gracia y tu benevolencia
son mucho mayores que mi pecado,
que me acompaña siempre.

NR. 49 REZITATIV (27, 1-4)
Evangelist
Des Morgens aber hielten aber
alle Hohenpriester und die
Altesten des Volks einen Rat über
Jesum, daß sie ihn töteten. Und
banden ihn, führeten ihn hin und
überantworteten ihn dem
Landpfleger Pontio Pilato.
Da das sahe Judas, der ihn
verraten hatte, daß er verdammt
war zum Tode, gereuete es ihn,
und brachte her wieder die
dreissig Silberlinge den
Hohenpriestern und Ältesten
und sprach:
Judas
Ich habe übel getan, daß ich
unschuldig Blut verraten habe.
Evangelist
Sie sprachen:
Chor
Was gehet uns das an?
Da siehe du zu.

NUM. 49 RECITATIVO (27, 1-4)
Evangelista
Por la mañana, todos los
príncipes de los sacerdotes
y los ancianos del pueblo
celebraron un consejo para
condenar a muerte a Jesús.
Después de haberle atado,
le llevaron a presencia del
gobernador Poncio Pilato. Viendo
entonces Judas, el que le había
traicionado, que iba a ser
condenado a muerte, se arrepintió
y devolvió las treinta monedas
de plata a los sumos sacerdotes
y a los ancianos, diciéndoles:
Judas
He pecado entregándoos con
traición sangre inocente.
Evangelista
Ellos le replicaron:
Coro
Y a nosotros, ¿qué nos importa?
¡Allá tú!

NR. 50 REZITATIV (27, 5-6)
Evangelist
Und er warf die Silberlinge in den
Tempel, hub sich davon, ging hin
und erhängete sich selbst. Aber
die Hohenpriester nahmen die
Silberlinge und sprachen:
Priestern
Es taugt nicht, daß wir sie in den
Gotteskasten legen, denn es ist
Blutgeld.

NUM. 50 RECITATIVO (27, 5-6)
Evangelista
Entonces él arrojó las monedas de
plata en el templo, se retiró y,
alejándose, se ahorcó. Los sumos
sacerdotes tomaron las monedas de
plata y dijeron:
Sacerdotes
No es lícito guardarlas en el
tesoro sagrado, puesto que
son precio de sangre.

NR. 51 ARIE (Bass)
Gebt mir meinem Jesum wieder!
Seht, das Geld, den Mörderlohn,
Wirft euch der verlorne Sohn
zu den Füßen nieder.

NUM. 51 ARIA (Bajo)
¡Devolvedme a mi Jesús!
Ved cómo el precio de su sangre,
es arrojado a vuestros pies
por el hijo perdido.

NR. 52 REZITATIV (27, 7-14)
Evangelist
Sie hielten aber einen Rat und
kauften einen Pilger. Töpfersacker
darum, zum Begräbnis der Daher ist
derselbige Acker genennet der
Blutacker bis auf den heutigen Tag
Da ist erfüllet, das gesagt ist
durch den Propheten Jeremias, da
er spricht: Sie haben genommen
dreissig Silberlinge, damit bezahlet
ward der Verkaufte, welchen sie
kauften von den Kindern Israel;
und haben sie gegeben um einen
Töpfersacker, als mir der Herr
befohlen hat. Jesus aber stand
vor dem Landpfleger, und der
Landpfleger fragte ihn und sprach:
Pilatus
Bist du der Juden König?
Evangelist
Jesus aber sprach zu ihm:
Jesus
Du sagest's.
Evangelist
Und da er verklagt ward von den
Hohenpriestern und Ältesten,
antwortete er nichts. Da sprach
Pilatus zu ihm:
Pilatus
Hörest du nicht, wie hart sie
dich verklagen?
Evangelist
Und er antwortete ihm nicht auf
ein Wort, also, daß sich auch der
Landpfleger sehr verwunderte.

NUM. 52 RECITATIVO (27,7-14)
Evangelista
Y después de haberlo discutido
en un consejo, compraron con las
monedas el campo de un alfarero
para enterrar en él a los forasteros.
De ahí que su nombre sea, hasta el
día de hoy, Campo de la Sangre.
De este modo se cumplió lo dicho
por el profeta Jeremías: "Y tomaron
treinta monedas de plata, precio
puesto a Aquél por los hijos de
Israel; y las gastaron en el campo
de un alfarero, conforme el Señor
me lo había ordenado".
Después Jesús compareció ante el
gobernador, quien, interrogándole,
le dijo:
Pilato
¿Eres Tú el Rey de los judíos?
Evangelista
Entonces Jesús le dijo:
Jesús
Tú lo has dicho.
Evangelista
Y a las acusaciones que le hacían
los sumos sacerdotes y los ancianos,
nada respondía. Entonces le dijo
Pilato:
Pilato
¿No oyes cuán duramente te
acusan?
Evangelista
Más Él no decía ni una sola palabra,
hasta el punto de que el gobernador
quedó profundamente maravillado.

NR. 53 CHORAL
Befiehl du deine Wege
Und was dein Herze kränkt
Der allertreusten Pflege
Des, der den Himmel lenkt;
Der Wolken, Luft und Winden
Gibt Wege, Lauf und Bahn,
Der wird auch Wege finden,
Da dein Fuß gehen kann.

NUM. 53 CORAL
Dirige tu camino
y todos los sufrimientos
de tu corazón hacia el más fiel
de los guardianes,
a Aquél que reina en los cielos,
que gobierna las nubes,
el aire y los vientos.
Siempre será tu mejor guía.

Überantwortung und Geißelung
(Matthäus 27, 15-30)

Entrega y Flagelación
(San Mateo 27, 15-30)

NR. 54 REZITATIV (27, 15-22)
Evangelist
Auf das Fest aber hatte der
Landpfleger Gewohnheit, Dem Volk
einen Gefangenen loszugeben,
welchen sie wollten. Er hatte aber
zu der Zeit einen Gefangenen, einen
sonderlichen vor andern, der hieß
Barrabas. Und da sie versammelt
waren, sprach Pilatus zu ihnen:
Pilatus
Welchen wollet ihr, daß ich euch
losgebe: Barrabam oder Jesum, Von
dem gesaget wird, er sei Christus?
Evangelist
Denn er wußte wohl, daß sie ihn
aus Neid überantwortet hatten. Und
da er auf dem Richtstuhl saß,
schickete sein Weib zu ihm und
ließ ihm sagen:
Pilati Weib
Habe du nichts zu schaffen mit
diesem Gerechten; Ich habe heute
viel erlitten im Traum von
seinetwegen.
Evangelist
Aber die Hohenpriester und die
Ältesten überredeten das Volk, daß
sie um Barrabam bitten sollten und
Jesum umbrächten. Da antwortete
nun der Landpfleger und sprach zu
ihnen:
Pilatus
Welchen wollt ihr unter diesen
zweien, den ich euch soll losgeben?
Evangelist
Sie sprachen:
Chor
Barrabam!
Evangelist
Pilatus sprach zu ihnen:
Pilatus
Was soll ich denn machen mit Jesu,
von dem gesagt wird, er sei
Christus?
Evangelist
Sie sprachen alle:
Chor
Laß ihn kreuzigen!

NUM. 54 RECITATIVO (27,15-22)
Evangelista
Durante la fiesta era costumbre
que el gobernador, para agradar al
pueblo, concediese la libertad de
un reo, a su elección. Por aquel
entonces había un preso muy
conocido, de nombre Barrabás.
Así pues, cuando todos estaban
reunidos, Pilato les dijo:
Pilato
¿A quién queréis que os suelte, a
Barrabás o a Jesús, el que se hace
llamar Cristo?
Evangelista
El sabía con certeza que se
lo habían entregado por envidia.
Cuando se hallaba sentado en el
tribunal, su mujer mandó recado
para que le dijeran:
Mujer de Pilato
No haya nada entre ti y ese
hombre justo, pues hoy he
padecido mucho en sueños por
causa de Él.
Evangelista
Pero los sumos sacerdotes y los
ancianos exhortaban al pueblo para
que reclamasen la libertad de
Barrabás y para que condenasen a
morir a Jesús. Y tomando la
palabra el gobernador, les dijo:
Pilato
¿A cuál de estos dos queréis
que os suelte?
Evangelista
Ellos dijeron:
Coro
¡A Barrabás!
Evangelista
Pilato les dijo:
Pilato
¿Qué debo hacer, entonces,
con Jesús, el que se hace llamar
Cristo?
Evangelista
Todos dijeron:
Coro
¡Crucifícalo!

NR. 55 CHORAL
Wie wunderbarlich
ist doch diese Strafe!
Der gute Hirte leidet
für die Schafe;
Der Schuld bezahlt der Herre,
der Gerechte,
Für seine Knechte!

NUM. 55 CORAL
¡Qué incomprensible
es este castigo!
El buen Pastor
sufriendo por su rebaño;
el Señor, el justo,
expiando la culpa
de sus siervos.

NR. 56 REZITATIV (27, 23)
Evangelist
Der Landpfleger sagte:
Pilatus
Was hat er denn Übels getan?

NUM. 56 RECITATIVO (27, 23)
Evangelista
El gobernador replicó:
Pilato
Pero, ¿qué mal ha hecho?

NR. 57 REZITATIV (Sopran)
Er hat uns allen wohlgetan;
Den Blinden gab er das Gesicht,
Die Lahmen macht' er gehend;
Er sagt' uns seines Vaters Wort,
Er trieb die Teufel fort;
Betrübte er aufgericht't;
Er nahm die Sünder auf und an;
Sonst hat mein Jesus nichts getan.

NUM. 57 RECITATIVO (Soprano)
Él nos ha hecho bien a todos;
devolvió la vista a los ciegos,
hizo caminar a los cojos;
nos enseñó la Palabra del Padre.
Arrojó a los demonios,
consoló a los afligidos;
cargó con todas nuestras culpas;
esas fueron las obras de Jesús.

NR. 58 ARIE (Sopran)
Aus Liebe
will mein Heiland sterben,
Von einer Sünde weiß er nichts,
Daß das ewige Verderben
Und die Strafe des Gerichts
Nicht auf meiner Seel bliebe.

NUM. 58 ARIA (Soprano)
Por Amor
quiere morir mi Salvador,
Él, que no conoce el pecado,
para que la eterna condenación
y el castigo de la justicia
no caigan sobre mi alma.

NR. 59 REZITATIV (27, 23-26)
Evangelist
Sie schrieen aber noch mehr und
sprachen:
Chor
Laß ihn kreuzigen!
Evangelist
Da aber Pilatus sahe, daß er
nichts schaffete, sondern daß ein
viel größer Getümmel ward, nahm
er Wasser und wusch die Hände
vor dem Volk und sprach:
Pilatus
Ich bin unschuldig an dem Blut
dieses Gerechten. Sehet ihr zu!
Evangelist
Da antwortete das ganze Volk und
sprach:
Chor
Sein Blut komme über uns und
unsre Kinder!
Evangelist
Da gab er ihnen Barrabam los;
Aber Jesum ließ er geißeln und
überantwortete ihn, daß er
gekreuziget würde.

NUM. 59 RECITATIVO (27,23-26)
Evangelista
Pero ellos, elevando la voz,
gritaban:
Coro
¡Crucifícale!
Evangelista
Viendo Pilato que nada lograba,
sino que, al contrario, el tumulto
arreciaba, tomó agua y, lavándose
las manos a la vista de todo el
pueblo, les dijo:
Pilato
Soy inocente de la sangre de este
justo. Allá vosotros.
Evangelista
A lo que todo el pueblo
contestó:
Coro
¡Que su sangre caiga sobre nosotros
y sobre nuestros hijos!
Evangelista
Entonces les soltó a Barrabás,
hizo azotar a Jesús y se
lo entregó para que le
crucificasen.

NR. 60 REZITATIV (Alt)
Erbarm' es Gott!
Hier steht der Heiland angebunden.
O Geißelung, o Schläg', o Wunden!
Ihr Henker, haltet ein!
Erweichet euch
Der Seelen Schmerz,
Der Anblick solchen
Jammers nicht?
Ach ja, ihr habt ein Herz,
Das muß der Martersäule gleich
Und noch viel härter sein,
Erbarmt euch, haltet ein!

NUM. 60 RECITATIVO (Contralto)
¡Piedad, Señor!
He aquí al Salvador atado.
¡Oh, azotes, golpes, heridas!
¡Verdugos, deteneos!
¿No os conmueve la visión
de los sufrimientos
de este alma,
de tal desolación?
Ah sí, aunque tenéis un corazón
éste es más duro
que la columna del tormento.
¡Apiadaos, deteneos!

NR. 61 ARIE (Alt)
Können Tränen meiner Wangen
Nichts erlangen,
O, so nehmt mein Herz hinein!
Aber laßt es bei den Fluten,
Wenn die Wunden milde bluten,
Auch die Opferschale sein.

NUM. 61 ARIA (Contralto)
Si las lágrimas de mis mejillas
son impotentes,
¡tomad, entonces, mi corazón!
Mas permitid que sea como un cáliz
que yo le ofrezco para recoger
la sangre de sus heridas.

NR. 62 REZITATIV (27, 27-29)
Evangelist
Da nahmen die Kriegsknechte
des Landpflegers Jesum zu sich
in das Richthaus und sammelten
über ihn die ganze Schar, und
zogen ihn aus und legeten ihm
einen Purpurmantel an. Und
flochten eine Dornenkrone und
setzten sie auf sein Haupt, und
ein Rohr in seine rechte Hand,
und beugeten die Knie vor ihm
und spotteten ihn und sprachen:
Chor
Gegrüßt seist du, Judenkönig!
Evangelist
Und speieten ihn an, und nahmen
das Rohr und schlugen damit sein
Haupt.

NUM. 62 RECITATIVO (27,27-29)
Evangelista
Entonces los soldados del
gobernador tomaron a Jesús y le
condujeron al pretorio, reuniendo
a su alrededor a toda la cohorte.
Después le desnudaron, le cubrieron
con un manto púrpura,
entretejieron una corona de espinas
y la pusieron sobre su cabeza, así
como una caña en su mano derecha
e, hincando la rodilla ante Él,
se mofaban, diciéndole:
Coro
¡Salve, Rey de los judíos!
Evangelista
Y mientras le escupían,
le golpeaban con la caña en la
cabeza.

NR. 63 CHORAL
O Haupt voll Blut und Wunden,
Voll Schmerz und voller Hohn;
O Haupt, zu Spott gebunden
Mit einer Dornenkron'!
O Haupt, sonst schön gezieret,
Mit höchster Ehr' und Zier,
Jetzt aber hoch schimpfieret:
Gegrüßet seist du mir!
Du edles Angesichte,
Vor dem sonst schrickt und scheut
Das große Weltgerichte,
Wie bist du so bespeit!
Wie bist du so erbleichet,
Wer hat dein Augenlicht,
Dem sonst kein Licht nicht gleichet,
So schändlich zugericht't?

NUM. 63 CORAL
¡Oh, cabeza lacerada y herida,
llena de dolor y escarnio!
¡Oh, cabeza rodeada, para burla,
de una corona de espinas!
¡Oh, cabeza otrora adornada
con elevados honores y agasajos,
y ahora grandemente ultrajada!:
¡yo te saludo!
Tú, noble rostro,
ante el que tiembla y teme
todo el mundo,
¡de qué forma se escupe sobre Ti!,
¡cuán lívido te hallas!,
¿quién se ha ensañado
de forma tan infame
con la luz sin par de tus ojos?

Kreuzigung
(Matthäus 27, 31-54)

La Crucifixión
(San Mateo 27, 31-54)

NR. 64 REZITATIV (27, 31-32)
Evangelist
Und da sie ihn verspottet hatten,
zogen sie ihm den Mantel aus und
zogen ihm seine Kleider an, und
führeten ihn hin, daß sie ihn kreuzigten.
Und indem sie hinaus gingen,
fanden sie einen Menschen
von Kyrene, mit Namen Simon;
den zwangen sie, daß er ihm sein Kreuz trug.

NUM. 64 RECITATIVO (27,31-32)
Evangelista
Y después de haberle humillado y
escarnecido, le quitaron el manto,
devolviéndole sus vestiduras
y le llevaron a crucificar:
Y cuando estaban en camino,
encontraron a un hombre
de Cirene, de nombre Simón,
a quien obligaron a cargar con la cruz.

NR. 65 REZITATIV (Bass)
Ja! freilich will in
uns das Fleisch und Blut
Zum Kreuz gezwungen sein;
Je mehr es unsrer Seele gut,
Je herber geht es ein.

NUM. 65 RECITATIVO (Bajo)
Sí, dichosa la hora en que
la carne y sangre humana
se ve forzada a cargar con la cruz;
cuanto más duro es el trance,
mayor es el bien del alma.

NR. 66 ARIE (Bass)
Komm, süßes Kreuz,
so will ich sagen,
Mein Jesu, gib es immer her!
Wird mir mein Leiden
einst zu schwer,
So hilf du mir es selber tragen.

NUM. 66 ARIA (Bajo)
Ven, dulce cruz.
¡Dámela para siempre, Jesús mío!
Si mi aflicción
se me hace insoportable,
ayúdame entonces Tú mismo
a llevarla.

NR. 67 REZITATIV (27, 33-43)
Evangelist
Und da sie an die Statte kamen
mit Namen Golgatha, das ist
verdeutschet Schädelstätt, gaben
sie ihm Essig zu trinken mit Gallen
vermischet; und da er's schmeckete,
wollte er's nicht trinken. Da sie
ihn aber gekreuziget hatten, teilten
sie seine Kleider und warfen das
Los darum; auf daß erfüllet würde,
das gesagt ist durch den Propheten:
Sie haben meine Kleider unter sich
geteilet, und über mein Gewand
haben sie das Los geworfen. Und sie
saßen allda und hüteten sein. Und
oben zu seinem Haupte hefteten
sie die Ursach seines Todes
beschrieben, nämlich: Dies ist Jesus
der Juden König. Und da wurden
zween Mörder mit ihm gekreuziget,
einer zur Rechten und einer zur
Linken. Die aber vorübergingen,
lästerten ihn und schüttelten ihre
Köpfe und sprachen:
Chor
Der du den Tempel Gottes zerbrichst,
und bauest ihn in drei Tangen,
hilf dir selber!Bist du Gottes
Sohn, so steig herab vom Kreuz.
Evangelist
Desgleichen auch die Hohenpriester
spotteten sein, samt den
Schriftgelehrten und Ältesten,
und sprachen:
Chor
Andern hat er geholfen, und kann
sich selber nicht helfen! Ist er
der König Israels, so steige er
nun vom Kreuz, so wollen wir ihm
glauben. Er hat Gott vertrauet, der
erlöse ihn nun, lüstet's ihn; denn
er hat gesagt: Ich bin Gottes Sohn.

NUM. 67 RECITATIVO (27,33-43)
Evangelista
Y una vez llegaron al lugar
llamado Gólgota, que significa
"lugar de la calavera", le dieron
a beber vino mezclado con hiel;
pero cuando lo probó, no quiso
beberlo. Y una vez que le hubieron
crucificado, se repartieron sus
vestiduras, jugándoselas. De este
modo se cumplió lo dicho por el
profeta: "se repartieron mis
vestiduras entre ellos y echaron a
suertes mi túnica". Y sentados
al pie de la cruz, montaron la
guardia. Luego escribieron
sobre su cabeza el motivo de la
condena: "éste es Jesús, el
Rey de los Judíos". Al mismo
tiempo fueron crucificados dos
bandidos, uno a su derecha y
otro a su izquierda. Todos los
que pasaban por allí le
injuriaban y blasfemaban
sacudiendo la cabeza, diciendo:
Coro
Tú, que destruías el templo de
Dios y lo reconstruías en tres días,
¡ayúdate a Ti mismo! Si eres el
Hijo de Dios, ¡baja de la cruz!.
Evangelista
Y de este modo los sumos
sacerdotes, junto con los escribas
y los ancianos, se burlaban
de Él diciendo:
Coro
¡A otros ha salvado, y no puede
salvarse a sí mismo! Si es el Rey
de los Judíos, que descienda ahora
de la cruz, y entonces creeremos en
Él. Puesto que ha confiado en Dios;
que Él le libere ahora. Por algo
dijo: "Yo soy el Hijo de Dios".

NR. 68 REZITATIV (27, 44)
Evangelist
Desgleichen schmäheten ihn auch
die Mörder, die mit ihm gekreuziget
wurden.

NUM. 68 RECITATIVO (27, 44)
Evangelista
Incluso los mismos bandidos que
habían sido crucificados junto a Él
le insultaban.

NR. 69 REZITATIV (Alt)
Ach, Golgatha, unsel'ges Golgatha!
Der Herr der Herrlichkeit
muß schimpflich hier verderben,
der Segen und das Heil der Welt
Wird als ein Fluch
ans Kreuz gestellt.
Dem Schöpfer
Himmels und der Erden
Soll Erd' und Luft entzogen werden;
Die Unschuld muß hier
schuldig sterben:
Das gehet meiner Seele nah;
Ach, Golgatha, unsel'ges Golgatha!

NUM. 69 RECITATIVO (Contralto)
¡Ah, Gólgota, funesto Gólgota!
El Rey de Reyes
muere aquí, ultrajado.
El que traía
la salvación y la paz al mundo,
ha sido crucificado
como si de un malhechor se tratase.
Tierra y aire han de negarse
al Creador del cielo y de la tierra.
El inocente muere
como un culpable.
Mi alma se conmueve;
¡Ah, Gólgota, funesto Gólgota!

NR. 70 ARIE (Alt, Chor)
Solo:
Sehet, Jesus hat die Hand
Uns zu fassen ausgespannt;
Kommt!
Chor:
Wohin?
Solo:
In Jesu Armen.
Sucht Erlösung, nehmt Erbarmen,
Suchet!
Chor:
Wo?
Solo:
In Jesu Armen.
Lebet, sterbet, ruhet hier,
Ihr verlass'nen Küchlein ihr,
Bleibet!
Chor:
Wo?
Solo:
In Jesu Armen.

NUM. 70 ARIA (Contralto, Coro)
Solista:
Mirad, Jesús extiende su mano
Para abrazarnos.
¡Venid!
Coro:
¿Dónde?
Solista:
En los brazos de Jesús.
Buscad la redención y misericordia.
¡Buscad!
Coro:
¿Dónde?
Solista:
En los brazos de Jesús.
Vivid, pereced, reposad aquí,
avecillas abandonadas,
¡Quedaos!
Coro:
¿Dónde?
Solista:
En los brazos de Jesús.

NR. 71 REZITATIV (27, 45-50)
Evangelist
Und von der sechsten Stunde an
ward eine Finsternis über das ganze
Land, bis zu der neunten Stunde.
Und um die neunte Stunde schriee
Jesus laut und sprach:
Jesus
Eli, Eli, lama asabthani!
Evangelist
Das ist: Mein Gott, mein Gott,
warum hast du mich verlassen!
Etliche aber, die da stunden,
da sie das höreten, sprachen sie:
Chor
Der rufet den Elias.
Evangelist
Und bald lief einer unter ihnen,
nahm einen Schwamm und füllete
ihn mit Essig, und steckete ihn
auf ein Rohr und tränkete ihn.
Die andern aber sprachen:
Chor
Halt, laß sehen, ob Elias komme
und ihm helfe?
Evangelist
Aber Jesus schriee abermals laut
und verschied.

NUM. 71 RECITATIVO (27,45-50)
Evangelista
Y desde la hora sexta hasta la
hora nona, grandes tinieblas se
extendieron sobre toda la tierra.
Y alrededor de la hora nona, Jesús
dio un fuerte grito:
Jesús
¡Eli, Eli, lamma sabathani!
Evangelista
Que significa: "Dios mío, Dios mío,
¿por qué me has abandonado?"
Y algunos de los que allí estaban,
al oír estas palabras, dijeron:
Coro
Este llama a Elías.
Evangelista
Y al momento, uno de ellos,
tomó una esponja, y después de
empaparla en vinagre, la colocó
en la punta de una caña dándosela
a beber. Los otros decían:
Coro
Dejadle, veamos si Elías viene
a salvarle.
Evangelista
Pero Jesús, dando de nuevo un
fuerte grito, exhaló su espíritu.

NR. 72 CHORAL
Wenn ich einmal soll scheiden,
So scheide nicht von mir!
Wenn ich den Tod soll leiden,
So tritt du dann herfür!
Wenn mir am allerbängsten
Wird um das Herze sein,
So reiß mich aus den Ängsten.
Kraft deiner Angst und Pein!

NUM. 72 CORAL
Cuando yo haya de partir,
¡no te apartes de mí!
Cuando tenga que sufrir
las angustias de la muerte,
¡permanece a mi lado!
Cuando mi corazón esté oprimido,
¡líbrame de mi angustia
por tu dolor y tu pena!

NR. 73a REZITATIV (27, 51-54)
Evangelist
Und siehe da, der Vorhang im
Tempel zerriß in zwei Stück, von
oben an bis unten aus. Und die Erde
erbebete, und die Felsen zerrissen,
und die Gräber täten sich auf,
und stunden auf viel Leiber der
Heiligen, die da schliefen; Und
gingen aus den Gräbern nach seiner
Auferstehung und kamen in die
heilige Stadt und erscheinen vielen.
Aber der Hauptmann, und die bei
ihm waren und bewahreten Jesum,
da sie sahen das Erdbeben und was
da geschah, erschraken sie sehr
und sprachen:
Chor
Wahrlich, dieser ist Gottes
Sohn gewesen.

NUM. 73a RECITATIVO (27,51-54)
Evangelista
Y he aquí que el velo del
Templo se rasgó en dos, de
arriba a abajo. Y la tierra tembló
y se agrietaron las rocas y se
abrieron los sepulcros y se
alzaron muchos cuerpos de
santos que allí dormían, salieron
de las tumbas tras su resurrección,
fueron a la ciudad santa y fueron
vistos por muchos. El centurión y
todos los que estaban con él
guardando a Jesús, al ver el
terremoto y cuanto había sucedido,
sobrecogidos por el temor,
exclamaron:
Coro
Verdaderamente, Éste era el Hijo
de Dios.

Grablegung
(Matthäus 27, 55-66)

El Entierro
(San Mateo 27, 55-66)

NR. 73b REZITATIV
Evangelist
Und es waren viel Weiber da, die
von ferne zusahen, die da waren
nachgefolget aus Galiläa und hatten
ihm gedienet; unter welchen war
Maria Magdalena und Maria, die
Mutter Jakobi und Joses, und die
Mutter der Kinder Zebedäi. Am
Abend aber kam ein reicher Mann
von Arimathia, der hieß Joseph,
welcher auch ein Jünger Jesu war.
Der ging zu Pilato und bat ihn um
en Leichnam Jesu. Da befahl
Pilatus, man sollte ihm ihn geben.

NUM. 73b RECITATIVO
Evangelista
Estaban también allí, algo apartadas,
muchas mujeres, que habían seguido
a Jesús desde Galilea para asistirle,
entre ellas, María Magdalena y
María, la madre de Santiago y
José, y la madre de los hijos de
Zebedeo. Al atardecer, llegó un
hombre rico de Arimatea, llamado
José, que era asimismo uno de los
discípulos de Jesús. Se presentó
ante Pilato y le pidió el cuerpo de
Jesús. Pilato ordenó que le fuese
entregado.

NR. 74 REZITATIV (Bass)
Am Abend, da es kühle war,
Ward Adams Fallen offenbar.
Am Abend drücket
ihn der Heiland nieder;
Am Abend kam die Taube wieder
Und trug ein Ölblatt in dem Munde.
O schöne Zeit! O Abendstunde!
Der Friedensschluß ist nun
mit Gott gemacht,
Denn Jesus hat
sein Kreuz vollbracht.
Sein Leichnam kommt zur Ruh.
Ach, liebe Seele, bitte du,
Geh, lasse dir den
toten Jesum schenken,
O heilsames,
o köstlich's Angedenken!

NUM. 74 RECITATIVO (Bajo)
Al atardecer, cuando refrescó,
se hizo patente el pecado de Adán.
Al atardecer, el Salvador lo redimió.
Al atardecer volvió la paloma
trayendo una rama de olivo
en el pico.
¡Oh, hermosa hora!
¡Oh, atardecer!
Ya está hecha la paz con Dios,
pues Jesús ha soportado ya su cruz.
Su cuerpo descansa al fin.
Alma bienamada,
ruega, ve y pide
que te entreguen
a Jesús muerto.
¡Oh provechoso,
oh preciado regalo!

NR. 75 ARIE (Bass)
Mache dich, mein Herze, rein,
Ich will Jesum selbst begraben.
Denn er soll nunmehr in mir
Für und für
Seine süße Ruhe haben.
Welt, geh aus, laß Jesum ein!

NUM. 75 ARIA (Bajo)
Purifícate, corazón mío,
yo mismo quiero enterrar a Jesús.
Pues Él hallará en mí por siempre
dulce reposo.
¡Mundo, aparta,
deja que Jesús penetre en mí!

NR. 76 REZITATIV (27, 59-66)
Evangelist
Und Joseph nahm den Leib und
wickelte ihn in ein' rein' Leinwand
und legte ihn in sein eigen neu Grab,
welches er hatte lassen in einen
Fels hauen; Und wälzete einen
großen Stein vor die Tür des Grabes
und ging davon. Es war aber allda
Maria Magdalena und die andere
Maria, die setzten sich gegen das
Grab. Des andern Tages, der da
folget nach dem Rüsttage, kamen
die Hohenpriester und Pharisäer
sämtlich zu Pilato und sprachen:
Chor
Herr, wir haben gedacht, daß dieser
Verführer sprach, da er noch lebete:
Ich will nach dreien Tagen wieder
auferstehen. Darum befiehl, daß man
das Grab verwahre bis an den
dritten Tag, auf daß nicht seine
Jünger kommen und stehlen ihn und
sagen zu dem Volk: Er ist
auferstanden von den Toten; und
werde der letzte Betrug ärger,
denn der erste.
Evangelist
Pilatus sprach zu ihnen:
Pilatus
Da habt ihr die Hüter. Gehet hin
und verwahret's, wie ihr wisset.
Evangelist
Sie gingen hin, und verwahreten
das Grab mit Hütern, und
versiegelten den Stein.

NUM. 76 RECITATIVO (27,59-66)
Evangelista
José tomó el cuerpo y lo envolvió
en un lienzo limpio, y tras
depositarlo en una tumba nueva
que había hecho excavar en
una roca para sí mismo, cerró
la entrada con una gran piedra
y se fue. Estaban allí, sentadas
ante el sepulcro María Magdalena
y la otra María. Al día siguiente,
que era el que seguía a la
Paraskeve, los sumos sacerdotes
y los fariseos fueron a Pilato
y le dijeron:
Coro
Señor, hemos recordado que
este impostor dijo, cuando aún
vivía: "después de tres días
resucitaré ". Ordena, pues,
que se vigile el sepulcro hasta
el tercer día, no sea que vengan
sus discípulos, roben el cuerpo
y digan al pueblo: "ha resucitado
de entre los muertos", y fuera
este postrer engaño aún peor que
el primero.
Evangelista
Pilato les dijo:
Pilato
Ahí tenéis la guardia, id y
custodiadlo como os parezca.
Evangelista
Ellos fueron, aseguraron el
sepulcro con la guardia, y
sellaron la sepultura.

NR. 77 REZITATIV (Soli, Chor)
Solo (Bass):
Nun ist der Herr zur Ruh' gebracht.
Chor:
Mein Jesu, gute Nacht!
Solo (Tenor):
Die Müh' ist aus,
die uns're Sünden ihm gemacht.
Chor:
Mein Jesu, gute Nacht!
Solo (Alt):
O selige Gebeine,
Seht, wie ich euch
mit Buß und Reu beweine,
Daß euch mein Fall
in solche Not gebracht.
Chor:
Mein Jesu, gute Nacht!
Solo (Sopran):
Habt lebenslang
vor eurer Leiden tausend Dank,
Daß ihr mein Seelenheil
so wert geacht't.
Chor:
Mein Jesu, gute Nacht!

NUM. 77 RECITATIVO (Solistas, Coro)
Solista (Bajo):
Ahora el Señor descansa.
Coro:
Jesús mío, descansa en paz.
Solista (Tenor):
Se acabaron los padecimientos
infligidos por nuestros pecados.
Coro:
Jesús mío, descansa en paz.
Solista (Contralto):
Oh, cuerpo bienamado,
ante vos lloro
contrito y arrepentido,
pues mis pecados han sido
causa de vuestros sufrimientos.
Coro:
Jesús mío, descansa en paz.
Solista (Soprano):
Bendito seáis mil veces
por vuestros sufrimientos,
por haberos encomendado
a la salvación de mi alma.
Coro:
Jesús mío, descansa en paz.

NR. 78 SCHLUßCHOR
Wir setzen uns mit Tränen nieder
Und rufen dir im Grabe zu:
Ruhe sanfte, sanfte ruh'!
Ruht, ihr ausgesognen Glieder!
Ruhet sanfte, ruhet wohl.
Euer Grab und Leichenstein
Soll dem ängstlichen Gewissen
Ein bequemes Ruhekissen
Und der Seelen Ruhstatt sein.
Höchst vergnügt
Schlummern da die Augen ein.

NUM. 78 CORO FINAL
Llorando nos postramos
ante tu sepulcro para decirte:
descansa, descansa dulcemente.
Descansad, miembros abatidos,
descansad, descansad dulcemente.
Vuestra tumba y su lápida
serán cómodo lecho
para las angustiadas conciencias
y lugar de reposo para las almas.
Felices, son tus ojos
que se cierran al fin.

© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.33