Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Música!
Gustav Mahler: Sinfonía Nº 2 - Resurrección
Duración: 1:19:00

La segunda, tercera y cuarta sinfonías de Mahler rompen con el diseño sinfónico convencional al incluir uno o más movimientos vocales y forman una gran trilogía, con una significación espiritual común - la búsqueda del compositor de una creencia religiosa duradera - y una misma fuente de inspiración: la colección de poesía popular alemana «Des Knaben Wunderhorn» ("El cuerno mágico del muchacho"), publicada en 1808. La composición de la Segunda sinfonía tuvo a Mahler ocupado desde 1888 hasta el verano de 1894. El compositor estaba animado a completar la obra para el funeral, en marzo de 1894 en Hamburgo, del director de orquesta y pianista Hans von Bülow, que había expresado gran admiración por Mahler como director de orquesta aunque lo había criticado como compositor. Para cuando llegó la muerte de von Bülow, Mahler había escrito los tres primeros movimientos, pero sólo una vez que hubo escuchado un coral basado en la oda poética Auferstehung ("Resurrección") de Klopstock, cantado en el funeral del director, encontró la manera adecuada de acabar su sinfonía, que hasta entonces había expresado su obsesión por la muerte y la futilidad de la vida. Tres meses más tarde la obra estaba completa; Mahler dirigió el estreno en diciembre de 1894 en Berlín.

Mahler proporcionó dos "programas" para la sinfonía, ambos amalgamados en la descripción que sigue. El primer movimiento es una marcha fúnebre gigantesca, más o menos en forma sonata con un proceso de desarrollo continuo. Mahler escribió:

Lo he llamado Todtenfeier ("Ritos funerales"); en él, conduzco al héroe de mi primera sinfonía a la tumba y reflejo su vida en un espejo puro. También plantea el gran interrogante: ¿Con qué finalidad has vivido? He concebido el segundo y tercer movimientos como interludios. El segundo es un recuerdo: un rayo de sol surge de la vida del héroe. Pero cuando uno despierta de este triste sueño, la vida parece no tener sentido, no es más que un fantasma temible del que uno retrocede con un grito de repugnancia.

El segundo movimiento está escrito en el estilo de un bucólico Ländler, con dos secciones que se alternan y varían cada vez (una extensión del desarrollo con variaciones del primer movimiento). Le sigue un scherzo, cuasi rondó, que es una variación instrumental expandida de la canción del Wunderhorn "Des Antonius von Padua Fischpredigt" en la que el santo, al encontrar la iglesia vacía, va al río y predica a los peces, que le escuchan absortos, pero al acabar el sermón, sin mutarse, siguen su camino. Justo antes del final hay varias explosiones estridentes y un gran climax disonante (el susodicho "grito de repugnancia").

El cuarto movimiento -del cual Mahler dijo: "la voz de la fe simple llega a nuestros oídos"- es una tierna versión del poema del Wunderhorn "Urlicht" ("Luz primitiva") para mezzosoprano solista, y conduce directamente al final:

El Juicio Final es inminente. La tierra tiembla, estallan abiertas las tumbas, los muertos se levantan y desfilan en una procesión interminable. Suenan las trompetas del Apocalipsis. Se oye un suave coro de santos y criaturas celestiales: "¡Te levantarás de entre los muertos!"

La primera parte de este vasto movimiento, puramente orquestal, reintroduce elementos del primer y tercer movimientos, salpicados de fanfarrias apocalípticas (dentro y fuera del escenario). Un gran climax acalla el estrépito; suena la última trompeta: su eco se va perdiendo en la distancia acompañado por el canto de los pájaros. El coro hace su entrada con la oda de Resurrección de Klopstock, con unos exultantes ritornelli proporcionados por la orquesta. Los dos solistas se unen al coro, con un acompañamiento que evoca la súplica de la mezzosoprano en "Urlicht" ("¡De Dios soy y a Dios volveré!"), en el punto en que las propias palabras de Mahler reemplazan a las de Klopstock. Después, la música conduce serenamente a una extática conclusión.


(del libro de la edición original)
Versión de la Philharmonia Orchestra dirigida por Otto Klemperer
Elisabeth Schwarzkopf, soprano
Hilde Rössl-Majdan, mezzo-soprano
Philharmonia Chorus dirigido por Wilhelm Pitz


IV: Urlicht (Alt)
O Röschen rot!
Der Mensch liegt in größter Not!
Der Mensch liegt in größter Pein!
Je lieber möcht' ich im Himmel sein!
Da kam ich auf einen breiten Weg;
da kam ein Engelein und wollt' mich abweisen.
Ach nein! Ich ließ mich nicht abweisen!
Ich bin von Gott und will wieder zu Gott!
Der liebe Gott wird mir ein Lichtchen geben,
wird leuchten mir bis an das ewig selig Leben!
"Des Knaben Wunderhorn"

Luz primitiva (Contralto)
¡Oh, roja rosita!
¡La humanidad se halla en la mayor miseria!
¡La humanidad se encuentra en una pena enorme!
¡Cuánto desearía yo estar en el Cielo!
Entonces me encontré con un ancho camino;
y un angelito vino y me quiso rechazar.
¡Ah no! ¡No dejé que me rechazara!
¡De Dios soy y a Dios volveré!
¡Mi amado Dios me dará una lucecita,
me alumbrará hasta la gloria en la vida eterna!

V:
Chor & Sopran
Auferstehung
Aufersteh'n, ja aufersteh'n wirst du,
mein Staub, nach kurzer Ruh!
Unsterblich Leben
wird der dich rief dir geben.
Wieder aufzublüh'n wirst du gesät!
Der Herr der Ernte geht
und sammelt Garben
uns ein, die starben!
Friedrich Gottlieb Klopstock
Alt
0 glaube, mein Herz, o glaube,
es geht dir nichts verloren!
Dein ist, ja dein, was du gesehnt,
dein was du geliebt, was du gestritten!
Sopran
0 glaube, du wardst nicht umsonst geboren,
hast nicht umsonst gelebt, gelitten!
Chor und Alt
Was entstanden ist, das muß vergehen,
was vergangen, auferstehen!
Hör auf zu beben!
Bereite dich zu leben!
Sopran, Alt & Chor
0 Schmerz, du Alldurchdringer,
dir bin ich entrungen!
0 Tod, du Allbezwinger,
nun bist du bezwungen!
Mit Flügeln, die ich mir errungen,
in heißem Liebesstreben,
werd' ich entschweben
zum Licht, zu dem kein Aug' gedrungen!
Chor
Sterben werd' ich, um zu leben!
Alle
Aufersteh'n, ja aufersteh'n wirst du,
mein Herz, in einem Nu!
Was du geschlagen,
zu Gott wird es dich tragen!
Gustav Mahler

V:
Coro y Soprano
Resurrección
¡Resucitarás, sí, resucitarás,
polvo mío, tras un breve descanso!
Vida inmortal
te dará quien te llamó.
¡Eres sembrado para que florezcas de nuevo!
¡El Señor de las cosechas va
y recoge las gavillas
y a nosotros, que hemos muerto!

Contralto
¡Oh, cree, corazón mío, oh, cree:
no te echarás a perder!
¡Tuyo es, sí, tuyo, lo que añoraste,
tuyo lo que amaste, tuyo aquello por lo que luchaste!
Soprano
¡Oh, cree, no naciste en vano,
no has nacido ni sufrido en vano!
Coro y Contralto
¡Lo que ha nacido ha de perecer,
lo perecido ha de revivir!
¡Deja de temblar!
¡Prepárate para vivir!
Soprano, Contralto y Coro
¡Oh, dolor, tú que todo penetras,
a ti soy arrebatado!
¡Oh, muerte, tú que todo vences,
ahora eres tú vencida!
¡Con las alas que me he conseguido,
en el caluroso afán de amor,
alzaré el vuelo
hacia la luz, que ningún ojo ha vislumbrado!
Coro
¡Moriré para vivir!
Todos
¡Resucitarás, sí, resucitarás,
corazón mío, en un santiamén!
¡Lo que has palpitado
te llevará a Dios!
Traducción: Carlos Fernández Aransay

© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34