Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Novenas, triduos y otros
Novena a las benditas almas del Purgatorio


 

Por la señal, etc.Señor mío Jesucristo, etc.Señor mío Jesucristo, que quieres que tengamos suma delicadeza de conciencia y santidad perfecta: te rogamos nos la concedas a nosotros; y a los que por no haberla tenido se están purificando en el purgatorio, te dignes aplicar nuestros sufragios y llevarlos pronto de aquellas penas al cielo. Te lo pedimos por la intercesión de tu Madre purísima y de San José.Terminar con la oración final ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍASOh María, Madre de misericordia: acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo bendito.Oh glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.V. No te acuerdes, Señor, de mis pecados. R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.V. Dirige, Señor Dios mío, a tu presencia mis pasos.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego. V. Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellos la luz eterna.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.Padrenuestro.V. De la puerta del infiernoR. Saca, Señor, sus almas.V. Descansen en paz.R. Amén.V. Señor, oye mi oración.R. Y llegue a ti mi clamor.Oremos. Oh Dios mío, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos suplicantes por las almas de tus siervos que has mandado emigrar de este mundo, para que no las dejes en el purgatorio, sino que mandes que tus santos ángeles las tomen y las lleven a la patria del paraíso, para que, pues esperaron y creyeron en ti, no padezcan las penas del purgatorio, sino que posean los gozos eternos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.V. Dales, Señor, el descanso eterno.R. Y luzca para ellos la luz perpetua.V. Descansen en paz.R. Amén.__________DÍA SEGUNDO Por la señal, etc.Señor mío Jesucristo, etc.Señor mío Jesucristo, que eres cabeza de todos tus fieles cristianos que en ti nos unimos como miembros de un mismo cuerpo que es la Iglesia: te suplicamos nos unas más y más contigo y que nuestras oraciones y sufragios de buenas obras aprovechen a las ánimas de nuestros hermanos del purgatorio, para que lleguen pronto a unirse a sus hermanos del cielo.Terminar con la oración final ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍASOh María, Madre de misericordia: acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo bendito.Oh glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.V. No te acuerdes, Señor, de mis pecados. R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.V. Dirige, Señor Dios mío, a tu presencia mis pasos.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego. V. Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellos la luz eterna.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.Padrenuestro.V. De la puerta del infiernoR. Saca, Señor, sus almas.V. Descansen en paz.R. Amén.V. Señor, oye mi oración.R. Y llegue a ti mi clamor.Oremos. Oh Dios mío, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos suplicantes por las almas de tus siervos que has mandado emigrar de este mundo, para que no las dejes en el purgatorio, sino que mandes que tus santos ángeles las tomen y las lleven a la patria del paraíso, para que, pues esperaron y creyeron en ti, no padezcan las penas del purgatorio, sino que posean los gozos eternos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.V. Dales, Señor, el descanso eterno.R. Y luzca para ellos la luz perpetua.V. Descansen en paz.R. Amén.__________DÍA TERCERO Por la señal, etc.Señor mío Jesucristo, etc.Señor mío Jesucristo, que a los que pecan castigas con justicia en esta vida o en la otra: concédenos la gracia de nunca pecar y ten misericordia de los que, habiendo pecado, no pudieron, por falta de tiempo, o no quisieron, por falta de voluntad y por amor del regalo, satisfacer en esta vida y están padeciendo ahora sus penas en el purgatorio; y a ellos y a todos llévalos pronto a su descanso.Terminar con la oración finalORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍASOh María, Madre de misericordia: acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo bendito.Oh glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.V. No te acuerdes, Señor, de mis pecados. R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.V. Dirige, Señor Dios mío, a tu presencia mis pasos.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego. V. Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellos la luz eterna.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.Padrenuestro.V. De la puerta del infiernoR. Saca, Señor, sus almas.V. Descansen en paz.R. Amén.V. Señor, oye mi oración.R. Y llegue a ti mi clamor.Oremos. Oh Dios mío, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos suplicantes por las almas de tus siervos que has mandado emigrar de este mundo, para que no las dejes en el purgatorio, sino que mandes que tus santos ángeles las tomen y las lleven a la patria del paraíso, para que, pues esperaron y creyeron en ti, no padezcan las penas del purgatorio, sino que posean los gozos eternos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.V. Dales, Señor, el descanso eterno.R. Y luzca para ellos la luz perpetua.V. Descansen en paz.R. Amén.__________DÍA CUARTO Por la señal, etc.Señor mío Jesucristo, etc.Señor mío Jesucristo, que exiges la penitencia aun de los pecados veniales en este mundo o en el otro: danos temor santo de los pecados veniales y en misericordia de los que, por haberlos cometido, están ahora purificándose en el purgatorio y líbralos a ellos y a todos los pecadores de sus penas, llevándoles a la gloria eterna.Terminar con la oración final y el responso.ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍASOh María, Madre de misericordia: acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo bendito.Oh glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.V. No te acuerdes, Señor, de mis pecados. R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.V. Dirige, Señor Dios mío, a tu presencia mis pasos.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego. V. Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellos la luz eterna.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.Padrenuestro.V. De la puerta del infiernoR. Saca, Señor, sus almas.V. Descansen en paz.R. Amén.V. Señor, oye mi oración.R. Y llegue a ti mi clamor.Oremos. Oh Dios mío, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos suplicantes por las almas de tus siervos que has mandado emigrar de este mundo, para que no las dejes en el purgatorio, sino que mandes que tus santos ángeles las tomen y las lleven a la patria del paraíso, para que, pues esperaron y creyeron en ti, no padezcan las penas del purgatorio, sino que posean los gozos eternos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.V. Dales, Señor, el descanso eterno.R. Y luzca para ellos la luz perpetua.V. Descansen en paz.R. Amén.__________DÍA QUINTO Por la señal, etc.Señor mío Jesucristo, etc.Señor mío Jesucristo, que a los regalados en esta vida, que no pagaron por su culpa o no tuvieron bastante caridad con el pobre, castigas en la otra con la penitencia que aquí no hicieron: concédenos las virtudes de la mortificación y de la caridad y acepta misericordioso nuestra caridad y sufragios, para que por ellos lleguen pronto a su descanso eterno.Terminar con la oración final y el responso.ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍASOh María, Madre de misericordia: acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo bendito.Oh glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.V. No te acuerdes, Señor, de mis pecados. R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.V. Dirige, Señor Dios mío, a tu presencia mis pasos.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego. V. Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellos la luz eterna.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.Padrenuestro.V. De la puerta del infiernoR. Saca, Señor, sus almas.V. Descansen en paz.R. Amén.V. Señor, oye mi oración.R. Y llegue a ti mi clamor.Oremos. Oh Dios mío, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos suplicantes por las almas de tus siervos que has mandado emigrar de este mundo, para que no las dejes en el purgatorio, sino que mandes que tus santos ángeles las tomen y las lleven a la patria del paraíso, para que, pues esperaron y creyeron en ti, no padezcan las penas del purgatorio, sino que posean los gozos eternos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.V. Dales, Señor, el descanso eterno.R. Y luzca para ellos la luz perpetua.V. Descansen en paz.R. Amén.__________DÍA SEXTO Por la señal, etc.Señor mío Jesucristo, etc.Señor mío Jesucristo, que quisiste que honrásemos a nuestros padres y parientes y distinguiésemos a nuestros amigos: te rogamos por todas las ánimas del purgatorio, pero especialmente por los padres, parientes y amigos de cuantos hacemos está novena, para que logren el descanso eterno.Terminar con la oración final y el responso.ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍASOh María, Madre de misericordia: acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo bendito.Oh glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.V. No te acuerdes, Señor, de mis pecados. R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.V. Dirige, Señor Dios mío, a tu presencia mis pasos.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego. V. Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellos la luz eterna.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.Padrenuestro.V. De la puerta del infiernoR. Saca, Señor, sus almas.V. Descansen en paz.R. Amén.V. Señor, oye mi oración.R. Y llegue a ti mi clamor.Oremos. Oh Dios mío, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos suplicantes por las almas de tus siervos que has mandado emigrar de este mundo, para que no las dejes en el purgatorio, sino que mandes que tus santos ángeles las tomen y las lleven a la patria del paraíso, para que, pues esperaron y creyeron en ti, no padezcan las penas del purgatorio, sino que posean los gozos eternos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.V. Dales, Señor, el descanso eterno.R. Y luzca para ellos la luz perpetua.V. Descansen en paz.R. Amén.__________DÍA SÉPTIMO Por la señal, etc.Señor mío Jesucristo, etc.Señor mío Jesucristo, que a los que no se preparan a tiempo para la muerte, recibiendo bien los últimos sacramentos y purificándose de los residuos de la mala vida pasada, los purificas en el purgatorio con terribles tormentos: te suplicamos, Señor, por los que murieron sin prepararse y por todos los demás, rogándote que les concedas a todos ellos la gloria y a nosotros recibir bien los últimos sacramentos.Terminar con la oración final y el responso.ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍASOh María, Madre de misericordia: acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo bendito.Oh glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.V. No te acuerdes, Señor, de mis pecados. R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.V. Dirige, Señor Dios mío, a tu presencia mis pasos.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego. V. Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellos la luz eterna.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.Padrenuestro.V. De la puerta del infiernoR. Saca, Señor, sus almas.V. Descansen en paz.R. Amén.V. Señor, oye mi oración.R. Y llegue a ti mi clamor.Oremos. Oh Dios mío, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos suplicantes por las almas de tus siervos que has mandado emigrar de este mundo, para que no las dejes en el purgatorio, sino que mandes que tus santos ángeles las tomen y las lleven a la patria del paraíso, para que, pues esperaron y creyeron en ti, no padezcan las penas del purgatorio, sino que posean los gozos eternos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.V. Dales, Señor, el descanso eterno.R. Y luzca para ellos la luz perpetua.V. Descansen en paz.R. Amén.__________DÍA OCTAVO Por la señal, etc.Señor mío Jesucristo, etc.Señor mío Jesucristo, que a los que vivieron en este mundo demasiado aficionados a los bienes terrenales y olvidados de la gloria, los retienes apartados del premio, para que se purifiquen de su negligencia en desearlo: calma, Señor misericordioso, sus ansias y colma sus deseos, para que gocen pronto de tu presencia, y a nosotros concédenos amar de tal manera los bienes celestiales, que no deseemos desordenadamente losterrenos.Terminar con la oración final y el responso.ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍASOh María, Madre de misericordia: acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo bendito.Oh glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.V. No te acuerdes, Señor, de mis pecados. R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.V. Dirige, Señor Dios mío, a tu presencia mis pasos.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego. V. Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellos la luz eterna.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.Padrenuestro.V. De la puerta del infiernoR. Saca, Señor, sus almas.V. Descansen en paz.R. Amén.V. Señor, oye mi oración.R. Y llegue a ti mi clamor.Oremos. Oh Dios mío, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos suplicantes por las almas de tus siervos que has mandado emigrar de este mundo, para que no las dejes en el purgatorio, sino que mandes que tus santos ángeles las tomen y las lleven a la patria del paraíso, para que, pues esperaron y creyeron en ti, no padezcan las penas del purgatorio, sino que posean los gozos eternos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.V. Dales, Señor, el descanso eterno.R. Y luzca para ellos la luz perpetua.V. Descansen en paz.R. Amén.__________DÍA NOVENO Por la señal, etc.Señor mío Jesucristo, etc.Señor mío Jesucristo, cuyos méritos son infinitos y cuya bondad es inmensa: mira propicio a tus hijos que gimen en el purgatorio anhelando la hora de ver tu faz, de recibir tu abrazo, de descansar a tu lado y; mirándolos, compadécete de sus penas y perdona lo que les falta para pagar por sus culpas. Nosotros te ofrecemos nuestras obras y sufragios, los de tus Santos y Santas; los de tu Madre y tus méritos; haz que pronto salgan de su cárcel y reciban de tus manos su libertad y la gloria eterna.Terminar con la oración final y el responso.ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍASOh María, Madre de misericordia: acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo bendito.Oh glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.V. No te acuerdes, Señor, de mis pecados. R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.V. Dirige, Señor Dios mío, a tu presencia mis pasos.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego. V. Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellos la luz eterna.R. Cuando vengas a purificar al mundo en fuego.Padrenuestro.V. De la puerta del infiernoR. Saca, Señor, sus almas.V. Descansen en paz.R. Amén.V. Señor, oye mi oración.R. Y llegue a ti mi clamor.Oremos. Oh Dios mío, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos suplicantes por las almas de tus siervos que has mandado emigrar de este mundo, para que no las dejes en el purgatorio, sino que mandes que tus santos ángeles las tomen y las lleven a la patria del paraíso, para que, pues esperaron y creyeron en ti, no padezcan las penas del purgatorio, sino que posean los gozos eternos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.V. Dales, Señor, el descanso eterno.R. Y luzca para ellos la luz perpetua.V. Descansen en paz.R. Amén.


Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Las oraciones básicas de la vida cristiana

A Dios Espíritu Santo

A Dios Hijo, Jesucristo

A Dios Padre

A Dios Uno y Trino

A María Virgen, Madre de Dios

Acción de gracias

Actos de Fe, Esperanza y Caridad

Al Sagrado Corazón

Angeles y Santos

Bendiciones

En el dolor y enfermedad

Espiritualidades no cristianas

Eucarísticas

Himnos y cánticos

Intercesión por la Iglesia

Intercesión por los difuntos

Intercesión por los no nacidos

Intercesiones diversas

Jaculatorias

La Oración de Jesús

Meditaciones

Novenas, triduos y otros

Oración ecuménica

Oración Pascual

Penitencial

Poemas

Profesiones de Fe

Temas varios

Villancicos

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45