Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
A Dios Hijo, Jesucristo
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
En esta categoría

A Dios Hijo, Jesucristo

Mi Paz os dejo 0
Paz 0
Mi Paz os dejo


 

“ Mi Paz, os dejo, mi Paz, os doy, no os la doy, como la da, el mundo, no se turbe vuestro corazón....”. Estas palabras tuyas, Jesús, tantas veces leídas, tantas veces oídas, despertaron ayer, al oír la lectura del Evangelio. Hasta entonces, no había entendido tus palabras. Qué diferencia tu Paz, Jesús, de la paz del mundo. Ayer lo vi: tu Paz es la Paz. Con mayúsculas. Es la Paz del Amor.
Tú no llegas imponiéndote; no dices “vamos a hablar claro: o me aceptas, o te la veras conmigo; no vamos a reñir porque te aplasto”. No, Jesús, tu Paz no es la paz del tirano, que tiene a todo su pueblo “ en paz”, que en realidad es miedo; ni es la paz de las democracias, que suelen ser pequeñas dictaduras; ni es tu Paz la paz de las mayorías que se imponen y hacen callar a los pocos; ni la paz del autoritarismo.
Tú te ofreces, ofreces tu Cuerpo y tu Sangre, ofreces tu Iglesia, que es tu Cuerpo, y me dices, nos dices, si quieres; si queréis aquí estoy, y si no, esperaré hasta que me abras, hasta que me abráis; pero tened cuidado, no sea que las tinieblas os devoren.
Por eso Jesús Tu Paz, no es la paz de los arcos y las flechas, ni de las pistolas, ni de las bombas, ni de los mísiles.
Tu Paz no es la paz de la OTAN, ni la de la ONU.
Tu Paz no se consigue con tratados, que siempre acaban humillando a alguien.
Tu Paz no invade, no acorrala, no hiere la dignidad, no se impone. Se regala, se ofrece, Tu Paz eres Tú mismo.
Tu Paz no esclaviza, no rompe la armonía interior del hombre; la restaura, porque lo libera de sus miedos, porque hace que se cumpla su voluntad, pues la verdadera voluntad del hombre es el querer de Dios. La otra, la que pensamos que es nuestra voluntad, es la voluntad del Mal que anida en nosotros y nos domina.
No nos das tu Paz como la da el mundo, como la dan los poderosos de la tierra... “si quieren paz, han de hacer o dejar de hacer...”. No, Tú das tu Paz y dejas al hombre ser quien es.

Por eso nos dices que no tengamos miedo a tu Paz, que no la das como el mundo; que no es una paz avasalladora, que es una Paz de libertad, que es la Paz del Espíritu.
Por ello, Jesús, es preciso que vengas, y que impongas aunque no te guste la palabra imponer, que impongas, “tu Paz”, esa Paz que no entiende de guerras, ni de sangre, esa Paz regalada, esa Paz que nos ganaste, con tu Resurrección.
Amén.



© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.31