Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Novenas, triduos y otros
Tercera Palabra
Franz Joseph Haydn - traducción: Sergio Castrejón

Llegamos a la más larga y probablemente la más hermosa de las ocho sonatas-movimientos sinfónico corales de los que consta este oratorio. Es la referida a las siguientes palabras: "FRAU, HIER SIEHE DEINEN SOHN. UND DU, SIEHE DEINE MUTTER!" Haydn elige para esta ocasión la tonalidad de mi mayor, difícil tonalidad, extraña en la época, muy rara vez aparece en la obra de Haydn: en un cuarteto de cuerda, en dos sonatas para piano, alguna sinfonía. El empleo de los solistas es aquí especialmente eficaz, pero esta sección deja un regusto ácido, pues dificilmente se pueden expresar con serena alegría las siguientes palabras. Realmente enternecedora esta petición: Que ella permanezca a nuestro lado a la hora de la muerte, al lado de sus hijos, igual que estuvo al lado de su Hijo a la hora de la Muerte. Esta es la traducción más libre, menos literal, menos acertada y más trabajosa de todas, pero es que el texto se las trae. «Mujer, he aquí a tu hijo. Y tú, he ahí a tu madre.» (Jn 19,26-27)
 

Madre de Jesús,
tú, que llorando amargamente permaneces firme al pie de la Cruz,
suspirando de tristeza...
Tú, a quien de siete formas atraviesan los tormentos del sufrimiento de tu Hijo,
ahora precisamente, en la hora de la amarga separación...
Tú, como mar de constancia serena, firme, impasible,
acoges como hijo al fiel muchacho,
y asimismo también a nosotros, ¡a nosotros!

Madre de Jesús,
tú, refugio de todos los atormentados por el pecado que comenten,
permanece a nuestro lado a la hora de nuestro final angustioso destino.
¡Madre de la Ternura, no nos dejes!

Cuando nos encaremos con la muerte y brote de nuestro corazón aterrado
un suspiro a ti dirigido, Madre, tú, no nos dejes sucumbir,
sino ampáranos para que podamos vencer las últimas acechanzas del Maligno.
Pero sobre todo, ¡permanece a nuestro lado en el instante de nuestra muerte,
cuando, encaminándonos a nuestro fin temblemos,
muéstrate como Madre nuestra y ruega por nosotros a tu Hijo!

---
Texto alemán:

«Frau, hier siehe deinen Sohn. Und Du, siehe deine Mutter.»

Mutter Jesu, die du trostlos weinend,
seufzend bei dem Kreuze standst.
Und die Qualen seines Leidens
in der Stund(e) des bittern Scheidens
siebenfach in dir empfandst.

Kaum mehr fähig, dich zu fassen,
nimmst als Sohn den treuen Jünger
und mit ihm auch uns als Kinder an.

Mutter Jesu, o du Zuflucht aller Sünder,
hör das Flehen deiner Kinder.
O du Zuflucht aller Sünder,
steh uns bei im letzten Streit,
Mutter foll der Zärtlichkeit,
o steh uns allen bei!

Wenn wir mit dem Tode ringen
und aus dem beklemmten Herzen
unsere Seufzer zu dir dringen,
lass uns, Mutter, lass uns da nich unterliegen!

Hilf uns dann den Feind besiegen.
Und steh uns bei im lezten Streit!
Wenn wir mit dem Tode ringen,
o da zeige dich als Mutter
und empfehl(e) uns deinem Sohn,
o Mutter!

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Las oraciones básicas de la vida cristiana

A Dios Espíritu Santo

A Dios Hijo, Jesucristo

A Dios Padre

A Dios Uno y Trino

A María Virgen, Madre de Dios

Acción de gracias

Actos de Fe, Esperanza y Caridad

Al Sagrado Corazón

Angeles y Santos

Bendiciones

En el dolor y enfermedad

Espiritualidades no cristianas

Eucarísticas

Himnos y cánticos

Intercesión por la Iglesia

Intercesión por los difuntos

Intercesión por los no nacidos

Intercesiones diversas

Jaculatorias

La Oración de Jesús

Meditaciones

Novenas, triduos y otros

Oración ecuménica

Oración Pascual

Penitencial

Poemas

Profesiones de Fe

Temas varios

Villancicos

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.20