Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Arte:
Exposiciones virtuales

Semana santa con Fernando Katz

por Abel Della Costa
9 de abril de 2022
Durante la Semana Santa 2022 podemos contemplar en las portadas de ETF la obra de este artista plástico actual.

Fernando Katz es un artista plástico argentino, en plena actividad actualmente, tanto en su faceta de creador como de docente.

Dentro de su amplia producción artística ocupan un lugar obras de temática religiosa, sobre todo escenas bíblicas y lecturas de la "Leyenda aurea" de G. de la Vorágine; bocetos y estudios a partir de cuadros clásicos, y muy destacadamente la transformación de cuadros en bajorrelieves en papel, como tendremos ocasión de contemplar en la obra correspondiente al sábado santo y al domingo de resurrección.

Domingo de Ramos:

Inicia la semana con un boceto a partir del Domingo de Ramos de Giotto. Una figura evanescente que apenas si asoma a la página. De la copiosa escena de Giotto apenas queda la silueta principal... y un estudio doble del rostro de Cristo.

«Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, Sión. Él ha bendecido dentro de ti a tus hijos»

La frase bíblica está tomada de Salmo 147,13

Lunes, martes y miércoles:

Distintas tomas de una escultura en papel: Ecce Homo.

   

 

En realidad en ninguna de las tres se ve una toma completa, porque interesaba en estas portadas que nunca se perdiera el rostro de Cristo, pero aquí puede verse también la toma completa.

Los textos que acompañan son fragmentos de los tres primeros cánticos del Siervo, de los que se leen cada uno de los tres días.

Jueves santo:

Desde luego el día eucarístico, un bajorrelieve en papel de la Última Cena, reducida prácticamente a lo esencial: la comunicación del Discípulo amado con el Maestro, y el cáliz.

La frase bíblica es el inicio del evangelio del día, que también resume muy esencialmente, a la manera de Juan, el sentido de este día: «Sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.»

Viernes santo:

Dudé mucho de no poner una cruz el día en que cantamos precisamente "Este es el árbol de la cruz"; pero los cristianos tardamos 3 siglos en animarnos a representar a Cristo en la cruz; la primera representación de la cruz no es cristiana, sino que es una burla a los cristianos (Grafito de Alexámenos, quizás siglo II).

Pensé entonces que valía la pena volver en esta expo a esa esencia, ese pudor de representar el sufrimiento de Cristo en la cruz. De allí la elección para el viernes de este boceto a partir de un cuadro curioso de Pietro el Perugino: "Cristo en el sarcófago".

Es imposible saber si está entrando en el sepulcro, con los signos de la muerte, o saliendo de él con los primeros signos de la nueva vida. Lo que más asombra de esta obra es la serenidad y la inocencia sonriente del rostro de Cristo, que Fernando ha sabido captar -e incluso acentuar- tan acertadamente en su boceto. De esta obra el autor me paso 4 bocetos, y me pareció evidente que trabajó fundamentalmente en esa extraña sonrisa.

Excepcionalmente presento también foto de la obra original, no para juzgar si "le salió mejor o peor", sino precisamente para que se aprecie el ojo del artista al mirar la obra de otro artista.

La frase que acompaña proviene del cuarto cántico del siervo, el más fuerte, que leemos en los Oficios de Pasión. Hubiera deseado citar más texto, pero el viernes es un día para silencio.

Sábado Santo:

Es el día litúrgicamente más curioso de todo el año, porque es el único día del año sin misa. Sin embargo el oficio de lecturas nos muestra la contracara de ese silencio divino: El Dios que duerme en la carne está agitando y liberando a los hombres encadenados en las entrañas de la muerte (homilía anónima del siglo II, segunda lectura del oficio de Sábado Santo). De allí proviene la frase.

El cuadro es una relectura en papel del descendimiento de Van der Weyden. Pero no es una trasposición del cuadro a papel (ya sería meritorio, un cuadro especialmente complejo), sino una verdadera recreación en el que la apenas retenida angustia de los personajes que rodean al Cristo muerto se transforma en un opresivo negro que parece que va a comerse la escena.

Domingo de resurrección y semana de la Octava:

Una escena de resurrección que la liturgia lamentablemente arrincona un poco, apenas la leemos el viernes de la Octava: la pesca milagrosa junto al mar de Tiberíades (Jn 21,1-14). Quizás por pertenecer al suplemento de evangelio (el cap 21), o por su parecido a la escena de pesca milagrosa prepascual de Lucas (5,1-11), ha hecho que no se volviera una escena emblemática de la resurrección.

Y sin embargo inequívocamente lo es, es más: es a la vez resurreccional y eclesial, por eso me pareció interesante "ilustrar" la resurrección con esta escena, relectura en papel de uno de los impresionantes mosaicos de la catedral de Monreale, en Sicilia (Fernando tiene también una bellísima "salida del arca de Noé", a partir de estos mismos mosaicos).

En este caso no hace falta acompañar con ninguna frase. La trascendencia de la resurrección exime de palabras pero además la vivacidad que ha conseguido en la figura de Cristo resucitado que se acerca casi permite escuchar ese "Muchachos, ¿tenéis pescado?" que les dirige.

Agradezco de corazón la generosidad de Fernando al compartir su obra con el sitio... y aun habrá más obras de él en futuras exposiciones. Si alguien desea conocer más la variedad de sus producciones o interesarse en su faceta de docente de artes plásticas, puede contactar con su facebook. 

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.238.98.39
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2022 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34