Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Foros: Zona Periscopio
tema: «Caractereología del eneagrama de Claudio Narajo»
Arte - Familia - Hoy en la Iglesia - La voz del Espíritu - Mil nombres para Dios - Temas de Biblia - Teología - Zona Periscopio - Zona Café

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Temas:
mensajes por página:
Mansedumbre evangelica (1)
por Maite (29-jul-2020)
Nueva serie acerca de la vida de Jesús (2)
por Carlos JBS (27-may-2020 - último: 06-jun-2020, 06:50:33)
El Cardenal Pell y Catalina Blum (2)
por Abel (07-abr-2020 - último: 16-abr-2020, 11:47:06)
Basta ya, no jueguen con la vida ni lo sagrado. (2)
por Maite (07-abr-2020 - último: 07-abr-2020, 22:31:35)
Del corona virus líbranos, Señor (13)
por Maite (10-mar-2020 - último: 25-mar-2020, 14:41:22)
Caractereología del eneagrama de Claudio Narajo (1)
por FranciscoMarconi (16-mar-2020)
Sonreír imperativo cristiano (1)
por Maite (24-nov-2019)
Apoyo al Papa (7)
por Maite (07-oct-2019 - último: 06-nov-2019, 17:30:47)
La culpa es de Jonás (4)
por Maite (06-nov-2019 - último: 06-nov-2019, 17:10:39)
No todo en los santos es santo, Justina y Rufina, y, las estatuas del Tiber (2)
por Maite (06-nov-2019 - último: 06-nov-2019, 17:07:51)
La religión no da privilegios (1)
por Maite (30-oct-2019)
El comienzo y el fin de la vida (3)
por Maite (31-ago-2019 - último: 07-sep-2019, 12:48:20)
Y, cuando el otro es cristiano por el bautismo (1)
por Maite (22-ago-2019)
Conocemos la Resurrección de Jesús, por sus efectos en La Iglesia (1)
por Maite (11-ago-2019)
Conocemos la Resurrección de Jesús, por sus efectos en La Iglesia (1)
por Maite (11-ago-2019)
Jesús y Pablo no tenían la mentalidad de hoy (2)
por Maite (09-ago-2019 - último: 10-ago-2019, 16:24:27)
Nacimiento (1)
por Maite (29-jun-2019)
Mundo nuevo (1)
por Maite (22-jun-2019)
La prueba de la Resurrección de Jesús somos los cristianos (1)
por Maite (08-jun-2019)
Equivocados (1)
por Maite (08-jun-2019)
Al rico pescadito, 153 peces (4)
por Maite (12-may-2019 - último: 17-may-2019, 13:04:32)
Persecución y martirio Sri Lanka (4)
por Maite (09-may-2019 - último: 12-may-2019, 16:36:15)
No hay paz sin justicia (2)
por Maite (19-jul-2018 - último: 31-mar-2019, 00:58:09)
El masculino, el femenino y la Real Academia Española (15)
por Toñi (06-dic-2006 - último: 18-feb-2019, 19:21:46)
Dios está siempre de nuestro lado (1)
por Maite (16-feb-2019)
Mel Gibson al ataque otra vez (2)
por Abel (13-feb-2019 - último: 16-feb-2019, 11:03:42)
Quién es el que no entra por la puerta (1)
por Maite (09-feb-2019)
¿Sabemos quien es Jesús? (1)
por Maite (09-feb-2019)
No provoquemos a Dios (1)
por Maite (09-feb-2019)
LENGUAS INDIGENAS DE MEXICO. SORPRESA!!!!!! (10)
por Alberto (30-jul-2008 - último: 19-ene-2019, 02:49:14)
Por qué permite Dios que se persiga a sus hijos (1)
por Maite (18-ene-2019)
La llamada de Dios (1)
por Maite (18-ene-2019)
Liberarse de la mirada ajena (3)
por Maite (28-dic-2018 - último: 30-dic-2018, 21:29:07)
Nos dará lo que nuestro corazón desea (1)
por Maite (28-dic-2018)
Orar es confiar en Dios (1)
por Maite (28-dic-2018)
Tendré misericordia, de quien tenga misericordia dice el Señor (1)
por Maite (28-dic-2018)
Dar gracias a Dios (1)
por Maite (28-dic-2018)
Podemos dormir, o debemos actuar (2)
por Maite (09-sep-2018 - último: 09-sep-2018, 20:48:57)
Como Jesús Maestro (2)
por Maite (09-sep-2018 - último: 09-sep-2018, 20:40:23)
Si alguién me preguntará como a Juan (1)
por Maite (09-sep-2018)
Pollo católico y animales estrangulados (2)
por Maite (09-ago-2018 - último: 12-ago-2018, 18:12:44)
Mi comentario personal al artículo de Dolores Aleixandre sobre "animales estrangulados" (2)
por Maite (12-ago-2018 - último: 12-ago-2018, 18:10:52)
Animales estrangulados. por Dolores Alexaindre (1)
por Maite (12-ago-2018)
Mientras Jesús agonizaba de dolor (1)
por Maite (02-ago-2018)
Confiar en Dios hacer incluso lo absurdo de llenar tinajas de agua (1)
por Maite (02-ago-2018)
Nadie se salva solo (1)
por Maite (02-ago-2018)
Para servir al prójimo hay que conocerse (1)
por Maite (19-jul-2018)
Imitar y seguir a Jesús (1)
por Maite (30-jun-2018)
Cansancio en el camino hacia Dios (1)
por Maite (23-jun-2018)
Jesús no vino a traer la paz (1)
por Maite (23-jun-2018)
Un poco de humor no viene mal (1)
por Maite (21-jun-2018)
Feliz cumple ETF (1)
por Maite (21-jun-2018)
Falsos dioses del siglo XXI (1)
por Maite (16-jun-2018)
Vencemos con La Fe en Dios (1)
por Maite (14-jun-2018)
Merece la pena que nos llamemos cristianos (1)
por Maite (02-jun-2018)
Grandes hombres (1)
por Maite (02-jun-2018)
Cuidado de no caer (1)
por Maite (02-jun-2018)
El Reino de Dios (1)
por Maite (31-may-2018)
Sí lo que sabemos no lleva a Dios, no vale para nada (1)
por Maite (31-may-2018)
No puedo buscar a Jesús como un Personaje histórico (1)
por Maite (31-may-2018)
La humildad de María ante las ocurrencias de Jesús (1)
por Maite (31-may-2018)
La moda (1)
por Maite (24-may-2018)
La moda (1)
por Maite (24-may-2018)
Perseverar no es estar en el pasado (1)
por Maite (24-may-2018)
Mi primer encuentro con Jesús (3)
por Maite (17-may-2018 - último: 24-may-2018, 20:56:14)
El "Yo soy" de Dios, y, el "yo soy" de María (1)
por Maite (17-may-2018)
El Sacrificio y la oración se complementan (1)
por Maite (17-may-2018)
Sabemos muchas cosas de Jesús (1)
por Maite (12-may-2018)
Obediencia (1)
por Maite (03-may-2018)
Somos forasteros en tierra extraña, como Moisés (5)
por Maite (29-mar-2018 - último: 03-may-2018, 11:47:39)
Sin su "Sí" no habría sido posible, Abraham, Moisés, María (1)
por Maite (28-abr-2018)
El mundo no conoce al Espíritu Santo (1)
por Maite (28-abr-2018)
Dios esta en el Cielo (1)
por Maite (28-abr-2018)
Qué me habría respondido el Bautista (1)
por Maite (26-abr-2018)
Los suyos no lo recibimos (1)
por Maite (26-abr-2018)
Creer con el corazón (1)
por Maite (26-abr-2018)
Confiar en Dios (1)
por Maite (26-abr-2018)
Si Abel fuera ateo (5)
por Carlos JBS (21-abr-2018 - último: 26-abr-2018, 09:43:19)
Sólo Dios merece nuestra confianza (3)
por Maite (19-abr-2018 - último: 21-abr-2018, 21:33:11)
Deja de ser una victima (1)
por Carlos JBS (21-abr-2018)
Dar buen consejo (1)
por Maite (19-abr-2018)
Era un insensato autor Pagola (1)
por Maite (12-abr-2018)
No importa cuando venga el Reino de Dios (1)
por Maite (12-abr-2018)
El ataque por obrar bien, el legalismo ritual (1)
por Maite (07-abr-2018)
Dios no ha dejado de trabajar (1)
por Maite (07-abr-2018)
El Hijo Jesús, da Vida como el Padre (1)
por Maite (07-abr-2018)
Todos somos pecadores (1)
por Maite (05-abr-2018)
Sin el servicio el poder es tiranía (1)
por Maite (05-abr-2018)
Nada me puede separar de Dios (1)
por Maite (05-abr-2018)
Jesús nos enseña en si mismo, que es La Fortaleza (1)
por Maite (29-mar-2018)
id: 65958
permalink del tema entero: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=fr_65958
Caractereología del eneagrama de Claudio Narajo
por: FranciscoMarconi (201.214.199.---) - 16-mar-2020, 02:47:12

Hola, quisiera recomendarles la lectura de un libro que me sorprendió mucho. Se trata de "Carácter y neurosis" del psiquiatra chileno Claudio Naranjo. Este autor tiene sus adeptos en España. El libro es una caractereología de tipos humanos analizados con mucha profundidad y perspicacia. Se fundamenta en muchas tradiciones caractereológicas, desde los personajes de la comedia del arte hasta los diferentes trastornos definidos en el manual de psiquiatría estadounidense dsm. Toda esta literatura la consolida definiendo 9 caracteres o "eneatipos", cada uno asociado a uno de 9 pecados capitales dentro un listado ampliado: Ira, Orgullo, Vanidad, Envidia, Avaricia, Miedo, Gula, Lujuria y Pereza. Estos eneatipos tienen a su vez 3 subtipos: el conservacional, el social y el sexual según el instinto predominante.

Lo más valioso del libro es que ayuda a identificar las ideas locas que cada uno tiene y entrega una orientación para abrirse a una experiencia más rica de la vida.

La tesis es que todas las personas en su infancia temprana desarrolla una forma de lidiar con la falta de amor, o sea, una neurosis. Incluso los padres más afectuosos, pacíficos y presentes no pueden entregar exactamente lo que piden los niños (ya sea desprotección o sobreprotección). Voy a copiar un párrafo acerca de la estructura del rasgo predominante de cada eneatipo a ver si se ven identificados. Yo soy claramente eneatipo V, avaricia. El libro está aquí.

Saludos a todos

Ira

Más que un simple rasgo entre otros, la «ira» puede considerarse como el transfondo
emocional generalizado y la raíz original de esta estructura de carácter. La manifestación más
específica de la experiencia emocional de la ira es el resentimiento, que, por lo común, se
experimenta en conexión con un sentido de injusticia ante las responsabilidades y esfuerzos
que el individuo realiza en mayor medida que los otros. Esto es inseparable de una crítica a
los otros (o a las personas que son significativas) por mostrar menos celo y algunas veces
conlleva la adopción del papel de mártir. La expresión de ira más visible aparece cuando ésta
se percibe como justificada, y en tales ocasiones adopta la forma de una vehemente «justa
indignación».
Por otro lado, la ira está presente en forma de irritación, reproche y odio, que permanecen
generalmente inexpresados, porque la destructividad percibida entra en conflicto con la virtuosa
autoimagen característica de este eneatipo.
Sin embargo, más allá de la percepción de la ira en el plano emocional, podemos decir que la
pasión de la ira impregna todo el carácter del eneatipo I y es la raíz dinámica de impulsos y
actitudes que trataremos en relación con las restantes agrupaciones: crítica, exigencia,
dominación y asertividad, perfeccionismo, exceso de control, autocrítica y disciplina.

Avaricia

También se puede considerar la evitación del compromiso como una expresión del no dar,
puesto que obedece a la evitación de tener que dar en el futuro. En esta evitación del compromiso
hay, sin embargo, otro aspecto: la necesidad de los individuos del eneatipo V de
permanecer completamente libres, sin límites, sin impedimentos, en posesión de la totalidad
de ellos mismos.
Este rasgo representa una mezcla de avaricia y supersensibilidad a ser absorbidos (que se
tratará más adelante). Cabe destacar que el acaparamiento no sólo implica avaricia, sino también
una proyección de la avaricia hacia el futuro: una protección frente a la posibilidad de
quedarse sin nada.
Aquí, de nuevo, el rasgo representa una derivación, no sólo de la avaricia, sino también de la
intensa necesidad de autonomía de este carácter (que veremos luego).

Envidia

Otro campo de expresión de la envidia es el social, donde se puede manifestar como una
idealización de las clases superiores y un fuerte impulso de ascenso social -como retrató
Proust en Recuerdo de las cosas pasadas- o, por el contrario, como una odiosa competitividad
con el privilegiado, como retrató Stendhal en Rojo y Negro). Aún más sutilmente, la envidia
puede manifestarse como una búsqueda constante de lo extraordinario y lo intenso, con la
correspondiente insatisfacción con lo ordinario y lo no dramático. Una manifestación
patológica primitiva de la misma disposición es el síntoma de la bulimia, que he observado
que se produce en el contexto del eneatipo IV. Mucha gente experimenta un sutil eco de esa
condición: una sensación ocasional de vacío doloroso en la boca del estómago.
Mientras que la avaricia y, más característicamente, la ira son rasgos ocultos en los síndromes
de personalidad de que forman parte (ya que han sido compensados por un desapego patológico
y por rasgos reactivos de benignidad y de dignidad, respectivamente), en el caso de la
envidia la pasión misma es evidente y la persona sufre así por la contradicción entre una
necesidad extrema y el prejuicio en contra de ésta. De igual modo, a la luz de este choque
entre la percepción de una intensa envidia y el correspondiente sentimiento de vergüenza y
vileza por ser envidioso, podemos comprender el rasgo de «mala imagen» que tratamos a
continuación.

Lujuria

Así como la ira puede considerarse como la más escondida de las pasiones, la lujuria es
probablemente la más visible, en lo que parece una excepción a la regla general de que, donde
hay una pasión, existe también un tabú o prejuicio en la psique contra ella. Digo «parece»
porque aunque el eneatipo lujurioso está apasionadamente a favor de su lujuria y de la lujuria
en general como forma de vida, el propio apasionamiento con el que adopta esta postura
denuncia una actitud defensiva, como si necesitara demostrarse a sí mismo y al mundo que lo
que todos llaman malo, en realidad no lo es.
Algunos de los rasgos específicos que implican lujuria -tales como «intensidad», «fruición»,
«contacto», «gusto por la comida», etc- están íntimamente ligados al estrato constitucional de
esta personalidad. La disposición sensomotora (el transfondo so-matotónico de la lujuria)
puede considerarse como la base natural en la que se apoya la lujuria propiamente dicha.
Otros rasgos, como el hedonismo, la tendencia al aburrimiento cuando no hay estímulo
suficiente, el ansia de excitación, la impaciencia y la impulsividad, pertenecen al ámbito de la
lujuria propiamente dicha.
Debemos tener en cuenta que lujuria es más que hedonismo. En la lujuria no sólo hay placer,
sino también placer en reafirmar la satisfacción de los impulsos, placer por lo prohibido y,
particulamente, placer de luchar por el placer. Además del placer en sí mismo, hay aquí una
dosis de cierto dolor que se ha transformado en placer: o el dolor de aquéllos que han sido
«víctimas» de la satisfacción de uno, o el dolor implícito en el esfuerzo de superar los
obstáculos del camino hacia la satisfacción.
Es esto lo que hace de la lujuria una pasión por la intensidad y no sólo por el placer. La
intensidad extra, la excitación extra, la «especia», no viene sólo de la satisfacción de los
instintos, sino también de una lucha y un implícito triunfo.

Gula

Los individuos del eneatipo VII son más que simplemente exploradores de mente abierta: su
búsqueda de experiencia les lleva, característicamente, de un aquí insuficiente a un allí prometedor.
La insaciabilidad del glotón, sin embargo, está velada por una aparente satisfacción;
o, para decirlo con más precisión, la frustración se esconde tras el entusiasmo, un entusiasmo
que parece compensar la insatisfacción y, al mismo tiempo, mantener la experiencia de
frustración fuera de la conciencia del individuo.
Tanto en cuestión de comida como en otras áreas, lo característico de la gula del glotón es que
no está por lo común, sino que, por el contrario, se dirija a lo más destacable, a lo extraordinario.
En esta línea está el típico interés por lo mágico o esotérico, manifestación de un
interés más amplio por lo remoto, ya sea geográfico, cultural o de los límites del
conocimiento.
También, la atracción por lo que hay más allá de los límites de la cultura propia refleja el
mismo desplazamiento de valores de aquí para allí; y lo mismo puede decirse de las típicas
tendencias anticonvencionales del eneatipo VII. En este caso, el ideal puede ser un enfoque
utópico, futurista o progresista, más que de modelos culturales existentes.
Un par de rasgos inseparables de la tendencia al placer de los glotones es la evitación del
sufrimiento y, concomitante-mente, la orientación hedonista, característica de la personalidad
del eneatipo VII.

Orgullo
Si bien algunos descriptores podrían agruparse como manifestaciones directas del orgullo -la
exaltación imaginaria de la propia valía y atractivo, «interpretar el papel de la princesa», el
exigir privilegios, la jactancia, la necesidad de ser el centro de atención, etc-, hay otros que
pueden ser entendidos como "corolarios" psicológicos del orgullo. En éstos me centraré ahora.
Necesidad de amor - Hedonismo - Seducción - Asertividad - Tendencia a cuidar y falsa abundancia - Histrionismo - Emocionalidad impresionable

Vanidad

Si consideramos la sustitución del ser por la apariencia como la fijación del eneatipo III, ¿qué
debemos considerar entonces como pasión dominante de este carácter?
Mi impresión es que el estado emocional más característico y, al mismo tiempo, el que
subyace en el interés característico por la exhibición, hasta el punto de la autofalsificación, es
la necesidad de atención: una necesidad de ser visto que se frustró en el pasado y que busca
ser satisfecha mediante el cultivo de la apariencia. Además del sentimiento percibido de
querer ser visto, oído, apreciado, hay en el carácter del eneatipo III un sentimiento
correspondiente de soledad que surge no sólo de la frustración crónica de la necesidad de ser a
los ojos de los demás, sino también del hecho de que cualquier éxito que se alcance tiene que
ser atribuido a la falsedad del yo y a la manipulación.
Con ello, persiste la pregunta «¿Sería yo querido por lo que soy, si no fuera por mis logros, mi
dinero, mi cara bonita, etc?» La cuestión se perpetúa por el hecho de que al individuo no sólo
le mueve un temor al fracaso en su carrera en busca del éxito, sino que también está muerto
de miedo a quedar expuesto y a ser rechazado si tuviera que revelarse al mundo sin una máscara.
He incluido la expresión «preocupación por las apariencias» en el grupo de los descriptores
del eneatipo III, junto con «vanidad», que no sólo hace referencia a una pasión por «figurar»,
sino que implica una capitulación ante los valores culturales y una sustitución de la dirección
interna por una dirección y valoración extrínsecas. También he incluido en el grupo de la
vanidad el «perfeccionismo con respecto a la forma», la «imitación» y el «camaleonismo» (en
virtud del cual, por ejemplo, la vanidad en la contracultura puede cultivar una autoimagen de
evidente descuido de la apariencia personal).
La psicología del eneatipo III no sólo consiste en una pasión por la modulación de la
apariencia. La habilidad para lograr los propósitos de la vanidad da pie típicamente a aquella
pasión en la psique del individuo. Así, las mujeres hermosas tienen más probabilidades de
adoptar la estrategia de la brillantez (con el correspondiente error existencial de confundir su
atractivo con su verdadera personalidad). Además de las características que reflejan un deseo
general de complacer y atraer, tales como el refinamiento, la consideración o la generosidad,
trataremos a continuación algunos rasgos que destacan notoriamente: el impulso por el
triunfo, la habilidad social y la preocupación por la apariencia personal.

Miedo

De entre los rasgos descriptivos del eneatipo VI, una característica central es la peculiar
emoción que la psicología contemporánea ha descrito como ansiedad. Ésta puede asimilarse a
un miedo congelado o una alarma congelada ante un peligro que ha dejado de amenazar
(aunque continúa siendo imaginado).
Examinando los descriptores del eneatipo VI, encuentro, aparte de la ansiedad, muchos en los
que el miedo es la característica psicológica explícita: miedo al cambio, miedo a cometer
errores, miedo a lo desconocido, miedo a soltarse, miedo a la hostilidad y al engaño, miedo a
no ser capaz de sobrellevar las situaciones, miedo a no sobrevivir, miedo a la soledad en un
mundo amenazante, miedo a la traición y miedo a amar. Los celos paranoides se podrían
incluir en el mismo grupo.
Muy en conexión con éstos, están los rasgos relacionados con la expresión de miedo en la
conducta: inseguridad, duda, indecisión y titubeo (una consecuencia del temor a cometer errores),
paralización, inmovilización por la duda, pérdida de contacto con el impulso, evitación
de las decisiones e inclinación a las componendas, exceso de cuidado y precaución,
propensión a la recomprobación compulsiva, nunca estar seguro, falta de confianza en sí
mismo, exceso de ensayos y dificultad con las situaciones no estructuradas (es decir, aquellas en las que no hay unas pautas de conducta establecidas).
Si el miedo paraliza o inhibe, la inhibición de los impulsos alimenta la ansiedad, como
pensaba Freud; y podemos decir que el miedo es un miedo a los propios impulsos, un miedo a
actuar espontáneamente. Este «miedo a ser», para usar la expresión de Tillich, se complica
típicamente por un miedo al mundo exterior y un miedo a las consecuencias futuras de las
acciones presentes de uno.
Una manera adicional en la que el miedo, mediante la inmovilización, se realimenta es a
través del sentimiento de impotencia que invade al individuo que teme dar rienda suelta a sus
impulsos agresivos o sexuales. El no ser capaz de confiar en su propio poder, el desconfiar de
las propias aptitudes y de la capacidad para afrontar las situaciones -con la consecuente
inseguridad y la necesidad de confiar en otros- puede considerarse como no totalmente
irracional, sino como el resultado de saberse, en un sentido psicológico, «castrado».

Pereza

Cuando procuro poner orden en la lista de descriptores del eneatipo IX, clasificándolos según
su similitud psicológica, me encuentro con que uno de los grupos conceptuales implica un
rasgo que se podría entender como «escasez de experiencias interiores» -usando la expresión
de un artículo de Horney que lleva el mismo título-, una falta de fuego, una flemática falta de
pasión. A estos términos podemos añadir «narcotización» (también introducido por Horney) y
«de piel gruesa» (una insensibilización que responde a un «prolongado sufrimiento»). Una
expresión intelectual de la pérdida de interioridad como defensa es la falta de sutileza y de
imaginación; una consecuencia emocional, el amortecimiento de los sentimientos, que puede
ser aparente (en una actitud excesivamente flemática o en la falta de comunicación sobre sí
mismo) u oculta (bajo una actitud simpática o jovial).
En el ámbito cognitivo, el aspecto más decisivo es el ensordecimiento de la persona hacia sus
voces interiores, una pérdida de instinto bien oculta por una aparente animalización (así como
la pseudoespontaneidad de la libertad sexual y social coexiste con un amortecimiento
interior).
El no querer ver, el no querer estar en contacto con la propia experiencia, es algo semejante a
la pereza cognitiva, un eclipse del experienciador o testigo interior de la persona. En línea con
este eclipse de la cognición y teniendo en cuenta la actitud predominantemente activa, hay un
rasgo que podríamos llamar «concretismo», cuya expresión abarca desde la literalidad hasta
una actitud excesivamente terrenal, una preocupación sanchopancesca por la supervivencia y
lo práctico, a expensas de lo sutil y lo misterioso, una pérdida de apertura a lo inesperado y al
espíritu.

 

Nuevo mensaje en el foro Zona Periscopio
título:
autor:
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.32