Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Espiritualidad y Cultura
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email

Abusos sexuales a menores: ¿Podemos prevenirlos?

05 de may de 2019
El silencio que suele rodear la terrible realidad de los abusos sexuales a menores provoca que muchas familias se vean envueltas en un mar de dudas: ¿cómo alertar a nuestros hijos ante estas situaciones sin romper su inocencia? ¿Podemos ayudarles a evitar un abuso sexual? ¿Y cómo detectarlo cuando ya ha ocurrido? Los expertos avisan: el mal existe y no podemos proteger a nuestros hijos por completo. Sin embargo, hay estrategias que ayudan a combatirlo.

La dramática proliferación de casos de abusos sexuales a menores, denunciados casi a diario en los medios de comunicación y en un sinfín de contextos diferentes, ha puesto sobre la mesa de las familias una preocupación a la que los padres rara vez saben dar respuesta. La repugnante gravedad de un abuso y sus dolorosas consecuencias, la dificultad de desenmarañar el silencio que envuelve el delito y el temor a romper la inocencia del niño con información precipitada son un cóctel explosivo que provoca, en demasiados casos, la parálisis de los padres y un “efecto avestruz”: esconder la cabeza para huir del problema.

Sin embargo, como explica Mónica González Soriano, psicóloga clínica y especialista en terapia de familia del Centro de Atención Integral a la Familia (CAIF) de la Universidad Francisco de Vitoria, “el mal existe y no podemos evitar por completo que nuestros hijos se encuentren con él. Por eso no podemos ignorar la existencia de esta realidad, porque eso obstaculiza la prevención y la actuación y, como padres, tenemos que ser previsores, prudentes y estar atentos a cualquier indicativo que alerte de que nuestro hijo se encuentra en una situación dañina”. Porque “estar vigilantes y atender a las señales no es caer en la paranoia”, recuerda.

Para prevenir

La psicoterapeuta (que trabaja codo a codo con el Instituto Desarrollo y Persona, cuyos materiales sobre abuso sexual del proyecto Aprendamos a Amar se imparten en numerosos colegios de España) aboga por hablar con nuestros hijos sin miedos, pero con sentido común: “No conviene prevenir a los niños del abuso sin antes haber abordado el tema de la sexualidad, porque eso podría propiciar un entendimiento errado del cuerpo y de la sexualidad como algo dañino y nocivo”. Por eso, “es fundamental una educación afectivo-sexual desde el nacimiento, y generar un ambiente familiar de confianza y comunicación, en el que la sexualidad y los afectos no sean un tema tabú”.

Esa educación desde la niñez constituye la mejor arma contra los abusos, e incluye unas medidas que no conviene pasar por alto. González Soriano enumera varias de ellas:

-Enseñar que respeto y sumisión no son lo mismo, que pueden decir “no” a los adultos si la propuesta les disgusta o si incluye guardar secretos.

-Brindar, desde preescolar, información adecuada sobre su cuerpo, aclarando dudas y curiosidades.

-Enseñar la diferencia entre “secretos buenos” (los que les hacen felices, como “dar una sorpresa a papá”) y “secretos malos” (los que hagan daño) y recordar con frecuencia que nunca debe haber secretos para papá y mamá.

-Explicar la diferencia entre un gesto de cariño y una caricia de índole sexual.

-Permitir que el niño no quiera abrazar o besar a alguien. Si le dejamos que nos diga “no” a nosotros mismos, lo llevará fuera de casa. Tampoco hace falta que dé besos cuando no quiera.

-Educar en la privacidad, respeto y guarda de las partes del cuerpo, suyas y de otras personas; y recordar que, si alguien quiere o trata de tocar su cuerpo, o hace cosas que le hagan sentir mal, diga “no” y lo cuente en casa enseguida.

-Escuchar activamente, transmitir que en casa se puede contar todo y hablar de las experiencias cotidianas.

Dura realidad

La trágica experiencia de muchas familias demuestra, sin embargo, que la educación afectivo-sexual no siempre es suficiente. “Aunque son más probables en ambientes de violencia familiar o hacinamiento –recuerda González Soriano–, los abusos sexuales a menores están presentes en todos los ambientes, clases sociales y estratos socioculturales”. También, por tanto, en hogares con una correcta educación afectivo-sexual.

Y aunque cada vez son más los padres que reclaman estrategias concretas para prevenir los abusos, González Soriano recuerda una dura realidad: por desgracia, no es posible hablar de unas “herramientas eficaces para evitar un abuso”, pues “el niño que lo sufre no es culpable, ni ha estado en su mano evitarlo: las víctimas no esperan la situación a la que se le somete; no entienden lo que pasa, han sido engañados o amenazados, y si además son pequeños, no pueden entender que esa conducta es inapropiada, la normalizan y de ahí que no lo comuniquen”.

Señales de alerta

Es aquí donde entra la importancia de “estar alerta para detectar cualquier posible peligro al que se enfrenta nuestro hijo”. Aunque depende de la edad del menor, González Soriano traza algunas señales de alarma: “Sentimientos de confusión, tristeza, irritabilidad, ansiedad, culpa o impotencia; cambios de conducta, enuresis (volver a hacerse pis), encopresis (dejar de controlar los esfínteres), chuparse el dedo… Cambios llamativos en el rendimiento escolar, alteración de la motricidad y del lenguaje; problemas de sueño, pesadillas, terrores nocturnos; miedo generalizado o a la presencia de ciertas personas o lugares; juegos y conocimientos sexuales que no corresponden a su edad; desórdenes alimenticios, conducta autolesiva o suicida…” .

Crear confianza

En la misma línea, la Unidad del Menor de la Guardia Civil apunta otras señales de alarma, como descubrir “ropa interior rota, manchada o anormalmente sucia; sangre en la vagina o el recto; dolor, picor o inflamación en los genitales; padecimiento de alguna infección vaginal; expresión de algunos aspectos de actividades sexuales mediante dibujos, fantasías o juegos; rechazo con mucha energía a ir a la escuela…”.

Como concluye Mónica González, “aunque nos duela, no podemos evitar por completo que nuestros hijos se encuentren con lo que les puede hacer daño”. Sin embargo, con una correcta educación de los afectos y de la sexualidad podemos crear hogares en los que la comunicación, el respeto, la confianza, el apego y el cariño sean para nuestros hijos “el mejor seguro” contra todo tipo de abuso.

Por José Antonio Méndez

fuente: Revista Misión
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.208.22.127
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Noticias de los últimos 15 días
Roma
El Papa Francisco ha orado en la Plaza de San ... no leida
Se ha encontrado, este sábado 18, con 400 corresponsales extranjeros ... no leida
El Papa durante el rezo del Regina Coeli asegura que ... (1 coms.) no leida
El Papa Francisco ordena a 19 nuevos sacerdotes. Durante su ... no leida
El motu proprio de Francisco "Vos estis lux mundi" (vosotros ... no leida
El Papa en viaje
El Papa recuerda en su homilía en la plaza Knyaz ... no leida
Iglesia en el Mundo
Por segunda vez en lo que va del año, un ... no leida
El Papa autorizó las peregrinaciones a Medjugorje, pero sin pronunciarse ... no leida
América y España
El subsecretario de la Sección Migrantes y Refugiados del Vaticano ... no leida
El anuncio se ha hecho al concluir la 37ª Asamblea ... no leida
El cardenal Turkson interviene sobre le próximo Sínodo de la ... no leida
La Fundación Pablo VI celebra este fin de semana estas ... no leida
Lo hizo en su cuenta de Facebook, donde, según señala, ... no leida
Espiritualidad y Cultura
Las jornadas, que se celebran desde hoy hasta el día ... no leida
El Arzobispo de París quiere celebrar misa en Notre-Dame, tal ... no leida
Solidaridad
El cardenal Konrad Krajewski, jefe de limosna del Papa, rompe ... no leida
La Red Interdiocesana de Comercio Justo está compuesta por 29 ... no leida
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45