Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Noticias:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Así se enfrentó la Iglesia al coronavirus medieval, la peste negra que nos asomó al “fin del mundo”

19 de mar de 2020
Mató a unas 100 millones de personas en todo el planeta y redujo en un tercio a la población europea.

“Murieron tantos que todos creyeron que era el fin del mundo”. Esta célebre frase de Peire Lunel de Montech describe a la perfección la peste negra, la pandemia que, entre 1347 y 1350, en plena Edad Media, acabó con la vida de unas 100 millones de vidas en todo el mundo y redujo en un tercio a la población europea, que fue la más afectada.

Las autoridades religiosas, en su mayor parte, respondieron abriendo los templos para que multitudes enteras pudieran refugiarse. Eso tuvo su parte positiva, pues fue un modo de testimoniar en pleno Medievo la Iglesia de puertas abiertas a la que hoy nos llama insistentemente el papa Francisco, pero también tuvo su consecuencia negativa: hacinadas multitudes en espacios cerrados, los contagios fueron mayores.

Consagraciones de urgencia

Algo que también padecieron, evidentemente, muchas comunidades de sacerdotes y de religiosos, que se vieron diezmadas. La medida de urgencia fue adelantar los plazos para ordenar al mayor número posible de consagrados que los reemplazaran, pero estos estaban menos preparados y, en bastantes ocasiones, su conducta moral dejaba bastante que desear.

A la vez que supuso un tiempo de mayor fervor religioso (muchos fieles entendían que había que congraciarse con un Dios que les había “castigado”), tristemente, también tuvo su eco oscuro: repuntó el fanatismo intolerante hacia el diferente, por lo que muchas minorías religiosas fueron apuntadas como “chivo expiatorio”. Algo que sufrió especialmente el pueblo judío, al que se llegó a acusar incluso de haber infectado los ríos para causar la peste negra. La desesperación hizo que muchas comunidades hebreas fueras devastadas por este odio que desató una persecución irracional.

Arte lúgubre

A nivel cultural y artístico, esto también tuvo su reflejo en las iglesias, adquiriendo los bestiarios medievales (con los que se ilustraba a un pueblo fiel en su mayor parte analfabeto con el infierno que deparaba una vida sin piedad) un tono especialmente lúgubre y dantesco, propios de un tiempo marcado por un hondo pesimismo.

Teológicamente, los reformadores ganaron peso a la hora de defender que la Iglesia se estaba separando de su raíz evangélica, dejándose atraer muchos de sus principales representantes por el ansia de poder y riqueza. De algún modo, de este pesar y sensación de abandono de Dios surgió con fuerzas renovadas el movimiento que, un siglo después, encabezarían y concretarían hombres como Erasmo de Rotterdam, clamando por una vuelta a lo esencial: Jesús de Nazaret.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 34.204.176.125
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.30