Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
capillero: Victoria
Ofrécele a la Virgen
-junto con tu oración-
una rosa:
La Virgen María invocada como
 

Nuestra Señora de Guadalupe

Fiesta: 12 de diciembre

Virgencita del Tepeyac
que con el dulce nombre de Guadalupe
quisiste ser la madre amorosa de los mexicanos.

Hoy acudo a ti,
con la fe grande de los desamparados,
para poner en tu regazo,
mis penas y mi destino.

Cristo-Jesús, el hijo de tus entrañas,
Redentor y Señor nuestro
puso en tus manos
el poder de sanar a tu hijos enfermos.

Por eso proclamaste tu misericordia
curando a Bernardino
y al peregrino flechado,
en las primeras alegrías de nuestra fe en ti.

Si así lo quieres repite en
(mí o el nombre de la persona enferma)
este milagro.
Porque polvo somos sin tu protección,
ya que solo nuestro amor,
y la fe en tí,
descansa nuestra esperanza.

Madrecita mía de Guadalupe
hágase tu voluntad y tu misericordia,
aquí en la tierra como en el cielo. Amén.

leer sobre esta advocación leer o pedir intenciones de oración

En el año de 1531, a los pocos días del mes de Diciembre, había en México un indígena llamado Juan Diego. Juan Diego iba caminando, cuando al pasar por un cerro llamado Tepeyac escuchó que lo llamaban:

"Juanito, Juan Dieguito". Este subió a la cumbre del cerro y, cuando llegó, mucho se admiró de una mujer vestida de sol, que lo llamó para que fuera bien cerquita de ella y le descubrió su voluntad.

"Sabe Juan Diego que yo soy la siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios por quien se vive. Mucho quiero que se me construya una casita para mostrar a mi hijo y para darlo a todos los hombres que me invoquen. Porque yo en verdad soy vuestra madre compasiva. Para cumplir mi deseo ve al palacio del Obispo de México y dile cómo yo personalmente, yo que soy la Madre de Dios te envío".

Juan Diego fue directo al palacio del Obispo, Don Fray Juan de Zumárraga, pero aunque éste lo recibió, no creyó en su palabra y le mandó que volviera al día siguiente.

El Domingo, después de oír Misa, fue nuevamente Juan Diego al palacio del Obispo. En este segundo encuentro muchas cosas le preguntó y para estar seguro de que se trataba de la Madre de Dios, le pidió una señal.

Juan Diego le dio la respuesta del Obispo a la Virgen, quien le mandó volver al día siguiente. Pero el lunes ya no pudo regresar, porque encontró en su casa que su tío Juan Bernardino estaba muy enfermo, para morir. Se quedó todo el día con él y el día martes 12 de Diciembre, cuando todavía era de noche, salió Juan Diego a México a buscar un sacerdote que preparara a su tío para la muerte. Cuando estaba cerca del cerro pensó: "Si voy por el mismo camino la Madre de Dios me detendrá para que lleve su señal. Que primero nos deje nuestro dolor, nuestra aflicción". Y dio la vuelta por el otro lado del cerro. Pero la Virgen María que a todas partes está mirando salió a su encuentro y le dijo: "Juanito, el más pequeño de mis hijos, ¿a dónde vas?"

"Mi niña, mi jovencita, voy a México a buscar un sacerdote para un siervo tuyo, tío mío, que está muy grave. Ten un poquito de paciencia conmigo que luego volveré por la señal", respondió Juan Diego.

"Escucha Juan Diego, ponlo en tu corazón. ¿No estoy aquí yo que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en el cruce de mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa? Sabe que tu tío ya está bien, ya está curado. Ahora es muy necesario que subas a la cumbre del cerro. Allí encontrarás flores. Córtalas y tráelas a mi presencia.

Juan Diego sabía que no se daban flores en esa época del año, pero subió sin dudar y cuando llegó se encontró en el paraíso. Cortó las flores, las guardó en su manto y bajó al encuentro de la Virgen. Ella las tomó con sus santas manos y le dijo: "Estas flores son la señal que llevarás al señor Obispo. Dile que vea en ellas mi deseo, para que construya mi templo. Y sabe que mucho te voy a glorificar por tu trabajo y por tu cansancio. Y en ti que eres mi mensajero está puesta mi confianza".

Cuando Juan Diego llegó al palacio del Obispo, después de mucho esperar logró verlo. Primero le contó todo lo que había visto y oído, y cuando terminó su relato le dijo: "Aquí tienes las flores, hazme el favor de recibirlas".

Juan Diego comenzó a abrir su manto y a sacar las flores. Allí mismo comenzó a ver que la imagen de la Santísima Virgen de Guadalupe se había quedado grabada en su manto. Ella se había estampado en la tilma de Juan Diego en la misma forma y figura en que está hoy en su casita de México.

Intenciones de oración
haz click aquí para ver todas
08 de abr:
Anónimo: Dios misericordioso,somos tus hijos,con tu permiso clamamos a ti en esta pandemia que tiene a toda la humanidad sumida en la desolación.Padre perdona nuestros pecados y agradecemos todo tu amor incondicional para con nosotros,a pesar de habernos alejado de ti,danos salud y sabiduría.Gracias Padre.
Anónimo: Esta pandemia q está haciendo estragos en la humanidad la colocamos ante ti Virgen María para q por tu piadosa intercesión seamos liberados d los males d esta enfermedad y d la muerte eterna."Bajo tu amparo nos acogemos Sta. Madre d Dios,no desprecies las oraciones q te dirigimos" Amén.Gracias
Anónimo: Stma.Trinidad,alabanzas y adoración a las 3 divinas personas,gracias por estar siempre conmigo,también agradecida por la salud de mi padre (J:A:M:T)perdón por mis pecados.Bajo tu amparo coloco a Venezuela,libérala de esta situación,bendición para los migrantes.Que la pandemia termine por favor
Maria: Ruego por la salude Eva que esta con fiebre 2
07 de abr:
Anónimo: Señor concédenos la protección de tu Madre, consuelo de los enfermos, para que podamos confortar a los que están atribulados mediante el consuelo con que tú nos confortas. Haz que los difuntos sean transformados a semejanza de tu cuerpo glorioso y a nosotros danos un día parte en su felicidad
  • NO incluyas en la intención juicios de descalificación de otras personas.
  • NO incluyas apellidos, ni datos que sirvan para individualizar a nadie
  • NO se admiten más de tres intenciones por persona, por día.
nombre:
anónimo:
intención:
Copia este código antispam en el casillero:
Ofrecen (19 rosas):
VENUS
marcela
hernan
todos
marcela
hernan
todos
VENUS
marcela
hernan
todos
VENUS
marcela
hernan
todos
VENUS
marcela
hernan
todos
Ofrecen (19 rosas):
VENUS
marcela
hernan
todos
marcela
hernan
todos
VENUS
marcela
hernan
todos
VENUS
marcela
hernan
todos
VENUS
marcela
hernan
todos
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.29