Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Documentación: San Isidoro de Sevilla: Etimologías
Las Etimologías son la obra fundamental para comprender la personalidad y el influjo de Isidoro. Elaborada en el curso de varios años (fue iniciada quizás en el 615; en el 620 estaba ya tan avanzada como para poder enviar un [...]

ejemplar precedido de una carta dedicatoria al rey Sisebuto), ha llegado hasta nosotros inacabada, aunque parece que Isidoro gastó muchas energías para ampliarla después del 620 gracias a las presiones de Braulio de Zaragoza, al que finalmente (632 aproximadamente) envió un ejemplar actualizado (y dedicado a él), encargándole que revisara y publicase el trabajo, cosa que Braulio hizo, tomandose al parecer no pocas libertades.

Actualmente, la obra se nos presenta como una vasta enciclopedia de toda la cultura antigua, destinada a ofrecer una visión científica completa a partir del material lingüístico latino y como un repertorio de nociones que permiten comprender los textos antiguos. Partiendo de la concepción bíblica de que la denominación de los objetos corresponde a su esencia (cf. Gn 2,19), la etimología permite, a través de la historia de las palabras, llegar a conocer íntimamente la realidad, de modo que los conceptos se clarifican y definen mejor. La obra, tal como la conocemos hoy, está dividida en veinte libros (división de Braulio):

I-II corresponden al Trivium

III-IV, al Quadrivium

V, derecho y cronología

VI, Sagrada Escritura, libros y bibliotecas

VII, Dios, santos y jerarquía eclesiástica

VIII, Iglesia, Sinagoga y herejías

IX, lenguas y pueblos

X, léxico

XI, el ser humano

XII, animales

XIII, elementos terrestres, mares y ríos

XIV, geografía

XV, pueblos y comunicaciones

XVI, mineralogía, pesos y medidas

XVII, agricultura

XVIII, guerra y espectáculos

XIX, navios, edificios y vestidos

XX, alimentos, bebidas y mobiliario



Aun percibiéndose un cierto orden, sobre todo en la segunda parte (libros XI-XX), quizás más claro cuando la obra estaba dividida sólo en títulos y parágrafos, se nota que con frecuencia la distribución ha sido hecha más bien arbitrariamente para conseguir libros más o menos iguales. La enciclopedia fue provista de índices, posteriores a Isidoro, pero muy útiles. Las definiciones de los conceptos van seguidas del análisis de los vocablos (para sacar la composición, derivación o relación con otros términos, especialmente griegos), con la explicación de los nexos entre vocablo y objeto. Desempeña un papel fundamental el conocimiento de las realidades antiguas y originales. Esta preocupación determina en buena medida las fuentes sobre las que se basa el trabajo isidoriano, es decir, comentaristas, escolásticos, gramáticos, etc. (con particular preponderancia de Servio, Plinio y muchos otros autores como Jerónimo). La obra tuvo una extraordinaria difusión y un éxito sin precedentes, siendo considerada muy pronto el instrumento para una mejor comprensión de los textos antiguos profanos y también de los cristianos. (Patrología IV, BAC, pág 112)



Así imaginaba el mundo Isidoro de Sevilla. Mapa basado en las Etimologías, libro XIII, reconstruido por Konrad Miller, 1898

 

© El Testigo Fiel - 2003-2024 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 8.2.20