Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003

Corramos a amar, promover la luz y abrazar la bondad

por P. Inácio Lopes Filho
17 de agosto de 2019
Homilía al domingo XX del Tiempo Ordinario, Ciclo C

Lecturas:

Jr 38,4-6.8-10: Me has engendrado para pleitear para todo el país.

Sal 39,2.3.4.18: Señor, date prisa en socorrerme.

Hb 12,1-4: Corramos con perseverancia en la carrera que nos toca.

Lc 12,49-53: No he venido a traer paz, sino división.

Hermanos y hermanas, contemplamos en la primera lectura la persecución de un gran profeta: Jeremías.

El profeta es aquel que habla en nombre de Dios, el profeta no habla por sí mismo, no anuncia a la gente su propia voluntad, no enseña de acuerdo con su deseo, pero anuncia lo que Dios le ordena que haga.

Por lo general, el profeta era amado por algunos y odiado por otros, ya que además de proclamar esperanza, amor y fe, también denunciaba las injusticias y las opresiones que el pueblo de Dios sufrió a manos de los opresores.

Pero el profeta sabía que todo el sufrimiento y la persecución que sufría tendrían una respuesta en Dios.

Es bueno cuando nosotros, incluso frente al sufrimiento y la persecución, miramos a Dios con la certeza de que Él nos ayuda a superar todo con firmeza y coraje.

Esto es lo que nos dice el salmo de hoy: "Yo esperaba con ansia al Señor; él se inclinó y escuchó mi grito".

Hermanos, mientras Dios escucha nuestro clamor día y noche, siempre nos extiende su mano de Padre amoroso y misericordioso.

En la segunda lectura, un pasaje llama nuestra atención: Jesús "suportó la cruz". Sí, hermanos, es cierto, la cruz más pesada fue llevada por Nuestro Salvador, allí en esa cruz estaba el peso del pecado de la humanidad, pero también lo fue la gracia de nuestra redención y salvación. Ahora Jesús "está sentado a la derecha del trono de Dios".

Pidámosle a Jesús que nos dé fuerzas y valor para vencer la cruz que cada día nos presenta.

El Evangelio de hoy es una realidad muy fuerte, debemos reflexionar sobre estas palabras de Jesús con madurez en la fe.

Por supuesto, el bien y el mal, el amor y el odio, la oscuridad y la luz no pueden mezclarse, cuando llega la luz la oscuridad se va, porque la luz y la oscuridad no ocupan el mismo lugar.

Esto es más o menos a lo que Jesús se refería: la división se hace cuando algunos eligen el mal, el pecado, la oscuridad y aún persiguen a aquellos que buscan la luz, aquellos que ya han encontrado el camino del bien.

Corramos a amar, promover la luz y abrazar la bondad.

Dios nos favorezca con sus dones celestiales.

Que así sea.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 34.231.21.123
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
El evangelio del domingo
Letras
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24