Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

¿Es incorrecto comenzar la Monición de Entrada con «hermanos y hermanas» o necesariamente hay que escribir sólo «hermanos»?

pregunta realizada por lourdes de urbáez
7 de noviembre de 2015

Es un poco chocante el uso que se desarrolló en los últimos años de separar en géneros palabras que no hacían distinción de género (hermanos y hermanas, padres y madres, etc...); incluso la Academia de la Lengua desaconseja ese uso.

Pero es algo que forma ya parte de los usos sociales, y si es costumbre en el sitio, no hay nada que objetar. Desde el punto de vista formal, hay que decir que no: no es obligatorio escribir sólo "hermanos", porque no hay nada reglado al respecto. Se siguen los usos de la época y sitio.

Naturalmente hay gente a la que eso le molesta, así como habrá gente a la que le molesta la costumbre contraria: no se puede dar el gusto a todos.

Claves de este artículo: Rubricas
Comentarios
por Bermejo (213.97.19.---) - mar , 29-dic-2020, 10:13:37

En cualquier caso, siempre hay que tener en cuenta que las moniciones deben estar exentas de todo intento de ideologizar con las palabras en materia política, de género, costumbres, etc. Porque el objeto de la monición es introducir lo que viene después, no sembrar la discordia. Para ello también es muy importante nuestra disposición. Si ya estamos predispuestos y condicionados por el ambiente en que vivimos, podemos caer en el error de juzgar a quien se expresa distinto a como nosotros lo haríamos (a no ser que las palabras que exprese estén claramente enfocadas a un adoctrinamiento ideológico en el sentido antes expresado o a remarcar cosas que para nada son necesarias en una monición, aprovechando la ocasión de que tiene delante mucho público).

Por eso, no podemos dar más importancia de la que tiene a un aspecto así. Si quien lee la monición comienza con "hermanos", entendemos que se dirige a todos porque así lo recoge la RAE y porque así se ha hecho por costumbre, y no tenemos que exigir a nadie que cambie sus costumbres por motivos políticos ni por modas ideológicas. Y si quien lee la monición comienza diciendo "hermanos y hermanas", pues entenderemos que esa persona también se dirige a todos, aunque quiere remarcar una distinción que, aunque innecesaria por redundante, es su forma de ver la realidad.

El problema está en cuando escuchamos las cosas ya tamizándolas con un filtro ideológico que no nos deja pasar de la periferia de lo que se está leyendo. Es decir, que podemos juzgar al lector por leer de una u otra forma y perdernos lo que de verdad importa, que es el mensaje. Cuando esto ocurre, es que nuestra ideología socio-política está por encima de nuestro ser cristiano. Es este un buen termómetro que podemos usar para medir nuestro "ser cristianos", nuestra participación por encima de modas, corrientes, ideologías y demás factores que alteran o pueden alterar nuestra forma de entender el mundo que nos rodea.

En definitiva:

¿Es necesario? No, porque el lenguaje tiene sus reglas claras. Como tampoco es necesario decir los taxistos y las taxistas, los personos y las personas, etc.

¿Está mal hacerlo de uno u otro modo? No. Cada cual debe sentirse libre de hablar como quiera, siempre y cuando lo haga desde el respeto y sin ánimo de adoctrinar o de sentirse moralmente por encima de los demás. De hecho, no solo no está mal hacerlo de una u otra forma, sino que ni siquiera es obligatorio usar correctamente el lenguaje, ni en el ámbito eclesiástico ni el en civil.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.238.88.35
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34