Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

¿Cómo se debe rezar el Gloria, "como era en el principio" o "como era en un principio"?

pregunta realizada por Cecilia Sánchez
11 de febrero de 2021

Buenos días, y muchas gracias por su página. Mi pregunta es la siguiente: ¿Cuándo y dónde se ha dado una instrucción para cambiar la forma de rezar el Gloria en castellano? 

Lo pregunto porque llevo unos años observando que ya prácticamente no oigo a nadie, fuera de los periodistas de Radio María, que lo recen como todos lo rezábamos hasta hace... ¿qué diremos? ¿siete, ocho años?                                                                    

Da igual que lo recen personas ancianas, de mediana edad o jóvenes; todos hacen igual: todos dicen "como era en UN principio...", en vez de decirlo en la versión del catecismo, la que se ha rezado toda la vida: "como era en EL principio". 

Es algo que se ha extendido casi por completo. Lo oigo en la catequesis, en los rosarios rezados en mi parroquia antes de la misa o en otras ocasiones, en el Ángelus... También en los rosarios retransmitidos desde las parroquias por Radio María, ¡muchas veces desde colegios católicos! Y no entiendo por qué se está enseñando a los niños de un colegio católico a rezar mal el Gloria.                                           

En castellano existe una frase hecha o locución "en un principio". Ejemplos:

"en un principio pensamos poner verde en todos los pasillos, pero al final hemos puesto algunos en crema"; 

"en un principio iban a venir todos, pero al final sólo han podido venir Pepe y Juana".

"en un principio la puerta del garaje iba aquí, pero se vio que era mejor ponerla mirando hacia la otra calle”

Esta frase hecha tiene un uso bien claro y limitado a esta función de contrastar una decisión o pensamiento anterior con los hechos posteriores.                                                            

¿Cómo puede haberse colado esta frasecita del lenguaje cotidiano en la oración por excelencia ofrecida a la Santísima Trinidad, la oración en la que, además de querer darle gloria, expresamos que es anterior a todo lo creado, anterior al tiempo y al espacio; que es Quien existe y de donde procede todo?

"En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba ante Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba ante Dios en el principio."

Estos son los versículos 1 y 2 del capítulo 1 del Evangelio según san Juan. La traducción del Gloria que lleva décadas y décadas rezándose recoge esta inspiración que Juan recibió del Espíritu. 

Cada vez que rezamos el Gloria bien rezado y decimos "en el principio", resuena en nuestra oración esta maravillosa verdad: que la Palabra (que luego será el Verbo encarnado, como enseguida continua san Juan) es Dios mismo; era Dios ya en el principio.         

Reducir esto a "en un principio" (como otro principio cualquiera), o hacerlo sonar como esa frasecita hecha de nuestros cambios de planes... me parece triste, y me tiene perpleja y confusa.                                                    

Si se hubiera cambiado, por ejemplo, el decir "por los siglos de los siglos", y en vez de eso le hubiera dado a alguien por decir "por los siglos y los siglos", y hubiese conseguido "contagiárselo" a todo el mundo, podría sonarnos raro, pero no estaríamos borrando una de las verdades esenciales que expresa el Gloria. 

¿Será una cuestión sin ninguna importancia, y el demonio está intentando distraerme cada vez que estoy rezando con otras personas?                                                                                                                                                  

Un saludo en el Señor.                                                                                          

 

He querido copiar la pregunta entera por lo detallada y prolija de la argumentación.

Por una lado es cierto, siempre se ha rezado con el artículo, y sigue siendo lo que toca. Ahora bien, en realidad la oración como tal es latina, y en latín no existe el artículo, así que desde el punto de vista idiomático las dos traducciones son correctas:

"sicut erat in principio, et nunc et semper, et in saecula saeculorum...", es tan legítimo volcarlo con "como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos..." que "como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos...."

¿Es lo mismo? no exactamente. Está muy bien explicado el sentido profundo de ese artículo: "resuena en nuestra oración esta maravillosa verdad: que la Palabra (que luego será el Verbo encarnado, como enseguida continua san Juan) es Dios mismo..."

Pero de allí no se concluye que rezarlo sin el artículo esté mal, si por mal entendemos inadecuado a su original, porque el original da para las dos formas, y no es como en el caso del Padrenuestro, que hay una versión castellana canónica.

Mas que sentirte molesta por quienes lo rezan sin el artículo, quizás deberías empeñarte en volver a introducirlo, por ejemplo explicando la cuestión en Radio María, sin acritud. Pienso que si solo en Radio María volvieran a decirlo con el artículo, la cosa se revertiría con facilidad.

Aprovecho la ocasión para señalar otro problema con el Gloria, y es que últimamente también apareció otra transformación: "Gloria al Padre, gloria al Hijo, y gloria al Espíritu Santo, como era...".

Mucha gente cree que agregarle palabras hace más solemnes las oraciones (como "para que seamos dignos de alcanzar las promesas de NSJ", aumentado a veces en "para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de NSJ"). A veces sí, y a veces no... el Gloria es una oración trinitaria: un solo gloria con la mención de las tres Divinas Personas es mucho más adecuado que tres glorias, como si de tres dioses se tratara... en fin, en este caso no hay original latino que avale el cambio.

 

 

 

Claves de este artículo: Varios
Comentarios
por Bermejo (213.97.19.---) - lun , 22-feb-2021, 09:17:48

Creo que, a veces, cometemos en error de ser demasiado puristas. Es cierto que debemos uniformar todo en la Iglesia para que exista una armonía y coherencia en todo, independientemente de la ubicación geográfica. Pero de ahí a fijarse en detalles nimios como este, creo que va un paso importante. No solo existe esta discrepancia, que en mi opinión es insignificante, sino que existen muchas más. Por ejemplo, en el rezo del Avemaría, en España decimos "bendita tú eres entre todas las mujeres", mientas que en Latinoamérica se dice "bendita eres entre todas las mujeres". Y así podríamos encontrar mil ejemplos. Pero de ahí a pensar que Dios se vea ninguneado, o que una oración valga menos que otra por seguir tal o cual patrón sintáctico, hay mucho trecho.

Creo que solemos perdernos en detalles tan pequeños como este más por querer que las cosas se hagan como nosotros queremos que por un deseo puro de mejorar la liturgia. Y cuando se actúa así, se está más pendiente de ver qué hacen o dicen los demás que de rezar y sentir lo que la oración dice. En este caso, mucho me temo que esta persona ya no puede rezar el Gloria, vaya donde vaya, sin fijarse en cómo la comunidad con la que está pronuncia esa parte. Y ahí empieza a perderse la esencia del Gloria, cuya fórmula no repercute en nada al sentimiento expresado por cada fiel. ¿De verdad pensamos que Dios no recibe gloria por nuestra parte si decimos "un" en lugar de "el"? Es más, ¿de verdad pensamos que a Dios le quita o le pone algo el hecho de que nosotros nos expresemos de una u otra forma?

Es cierto que hay que buscar la armonía, pero no hasta el punto de perder la paz. Además, si la buscamos, hagámoslo con cuestiones mucho más importantes, como pueden ser ciertas fórmulas litúrgicas eucarísticas, que en cada sitio se rezan de forma distinta o se suprimen, según los casos (como ocurre con el lavatorio de las manos). Y también normalicemos la forma de comulgar, la forma de cantar, nuestra participación en la misa, cuándo nos levantamos, sentamos y arrodillamos, etc, etc... En fin, que la cosa daría para mucho, por eso no entiendo que un artículo pueda dar para tanto.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.238.96.184
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34