Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Santa Gala, viuda
fecha: 6 de abril
fecha en el calendario anterior: 5 de octubre
†: s. VI - país: Italia
otras formas del nombre: Galla
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Roma, santa Gala, hija del cónsul Símaco, la cual, al fallecer su cónyuge, vivió cerca de la iglesia de San Pedro durante muchos años, entregada a la oración, a las limosnas, a los ayunos y a otras obras santas, y cuyo felicísimo tránsito fue descrito por el papa san Gregorio Magno.
Patronazgos: patrona de las viudas.

Una de las víctimas de Teodorico el Godo, en Italia, fue el noble patricio romano Quinto Aurelio Símaco, que había sido cónsul en 485 y fue injustamente ejecutado en 525. Sus tres hijas se llamaban Rusticiana (la esposa de Berrio), Proba y Galla. El nombre de esta última figura en el Martirologio Romano el día de hoy. En los «Diálogos» de san Gregorio hay un corto relato de su vida y su muerte. Galla quedó viuda un año después de haber contraído matrimonio. Aunque era joven y rica, determinó consagrarse a Cristo en vez de casarse de nuevo. A este propósito, san Gregorio escribe que el matrimonio «empieza siempre con alegría y acaba tristemente»; pero tal generalización es injusta. A pesar de que los médicos dijeron a Galla que si no se casaba iba a crecerle la barba, la joven permaneció firme en su propósito e ingresó en una comunidad de vírgenes consagradas a Dios, cerca de la basílica de San Pedro. Allí vivió muchos años, entregada a la oración y al cuidado de los pobres y necesitados.

Siendo ya de cierta edad, se vio afligida por un cáncer en el pecho. Una noche en que los dolores no la dejaban dormir, se le apareció san Pedro entre dos cirios (porque la santa odiaba tanto la oscuridad material como la espiritual). Galla exclamó: «¿Vos venís a visitarme? ¿Mis pecados están perdonados?» San Pedro inclinó la cabeza diciendo: «Sí, están perdonados». Y añadió: «Ven y sígueme». Pero Galla, que tenía una amiga muy querida llamada Benita, rogó a San Pedro que la llevase también consigo. San Pedro le replicó que ella y otra de las religiosas morirían tres días más tarde y que Benita sería llamada un mes después. San Gregorio relató los hechos cincuenta años después y afirma que «las religiosas del monasterio, que oyeron a sus predecesoras narrar los acontecimientos, podían contarlos hasta el último detalle, como si hubiesen presenciado el milagro». Se supone que la carta de san Fulgencio, obispo de Ruspe, «Sobre el estado de viudez», estaba dirigida a santa Galla. Las reliquias de la santa se conservan, según se dice, en la iglesia de Santa María in Pórtico.

Prácticamente todo lo que sabemos acerca de santa Galla se reduce a lo que dice el artículo de Acta Sanctorum, oct. vol. III. Probablemente la iglesia de San Salvatore de Gallia en Roma estaba dedicada a nuestra santa. Cerca del Vaticano se hallaba el hospicio francés de San Salvatore in Ossibus; dicho hospicio se mudó más tarde a las cercanías de San Salvatore de Galla, y ello explica que el nombre de Galla haya sido substituido por el de Gallia. Véase P. Sepezi, en Bullettino della Com. archeolog. di Roma, 1905, pp. 62-103 y 233-263.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedido 4866 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_1123
Comentarios
por Liz (i) (200.68.187.---) - mar , 06-abr-2021, 16:29:25

Gracias y que ejemplo de santa deberíamos ser como ella pues hay que aborrecer la oscuridad material pero aún más la espiritual cuidamos y danos paz santa Gala

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.237.20.246
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34