Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
San Abundio, laico
fecha: 15 de abril
†: c. 564 - país: Italia
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En Roma, en la basílica de San Pedro, conmemoración de san Abundio, que, como narra el papa san Gregorio Magno, fue humilde y fiel mansionario de esta iglesia.

"Hace no mucho tiempo, según cuentan nuestros mayores, hubo un cuidador en la iglesia de San Pedro, llamado Abundio, hombre serio y de gran humildad, que servía al Dios Omnipotente con tal fidelidad, que el bienaventurado apóstol san Pedro, por medio de un signo, dejó de manifiesto la estima que tenía por este hombre. Había una joven que frecuentaba la Iglesia, y que estaba lastimosamente paralítica, por lo que andaba arrastrándose sobre sus manos, y tan débil, que apenas podía separar un poco el cuerpo del suelo. Por largo tiempo había rogado a san Pedro que la sanara de su enfermedad, y una noche tuvo una visión del santo, que le habló así: «Ve a Abundio el mansionario, y pídeselo, que él restablecerá tu salud.»

"La joven no dudó de la veracidad de la visión, el problema es que no conocía a Abundio, así que se desplazó arriba y abajo de la iglesia, arrastrándose y preguntando quién era el hombre. De repente se encontró con él mismo, a quien dijo: «te ruego padre que me digas quién es Abundio el guardia». A lo que él respondió: «Soy yo». La joven le dijo: «Nuestro pastor y patrono, el bienaventurado san Pedro apóstol, me ha enviado a ti para que me ayudes en mi enfermedad.» «Si él te ha enviado», respondió Abundio, «entonces levántate», y tomándola de la mano la hizo parar sobre sus pies. Y desde aquella hora todas las partes de su cuerpo enfermo sanaron, y se pusieron robustos, y no quedaron rastros del mal. 

"Pero si yo contara detalladamente todos los milagros que se conoce que ha hecho en esa iglesia, no quedaría espacio para hablar de todos los hombres santos que han sido famosos en los diversos lugares de Italia."

Con estas palabras transmite san Gregorio Magno en sus Diálogos el recuerdo de la figura de este santo; no obstante, no parece que haya un culto antiguo de este guardia del templo o «mansionario», incorporado recién en la revisión actual del Martirologio Romano.

Ver san Gregorio el Grande, Diálogos, III, cap. 25, traducido directamente del latín para este santoral, ya que no parece haber edición castellana completa de esta obra de san Gregorio.

 

Abel Della Costa
accedida 1129 veces
ingreso o última modificación relevante: 15-4-2013
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_1240
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
Comentarios
por Carmen (i) (71.40.50.---) - mié , 15-abr-2015, 13:54:15

Qué hermoso relato! Gracias Abel por tan instructive página(=

San Abundio, laico, ruega por nosotros. Amén

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 35.153.135.60
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45