Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Santos Agapio, Secundino, y compañeros, mártires
fecha: 4 de mayo
fecha en el calendario anterior: 29 de abril
†: 258/259 - país: África Septentrional
canonización: pre-congregación
hagiografía: Santi e Beati
Elogio: En Cirta, población de Numidia, conmemoración de los santos mártires Agapio y Secundino, obispos, los cuales, después de un prolongado destierro en dicha ciudad, llegaron a ser mártires gloriosos a causa de su condición episcopal durante la persecución llevada a cabo bajo el emperador Valeriano, en la que se pretendía suscitar el furor de los gentiles para poner a prueba la fe de los justos. Fueron también martirizados con ellos san Emiliano, soldado, santas Tertula y Antonia, vírgenes consagradas a Dios, y una mujer con sus hijos gemelos.

La presente noticia hagiográfica se refiere al grupo de Agapio y compañeros, celebrado el 4 de mayo, y al de Mariano y compañeros, celebrado el 6 de mayo.

Se trata de un grupo de mártires africanos, que la última edición de Martirologio Romano celebra en dos días distintos: Agapio, Secundino, Tertula, Antonia y Emiliano el 4 de mayo, y Jacobo y Mariano el 6 de mayo. En efecto, habiendo sufrido el martirio en días y lugares diversos, fueron agrupados en los relatos de la antigua «Passio», y así, todos juntos, han sido puestos en los sucesivos textos históricos, como las «Actas de los Mártires» o la «Bibliotheca Sanctorum». La «Passio» de los santos mártires llamados «de Lambesa», es decir, los del 6 de mayo, fue escrita por otro cristiano arrestado junto con ellos, cuyo nombre permaneció desconocido; por esta comunión en los sufrimientos, el texto, en quince capítulos, refleja la real situación del martirio, llegando a detalles de máxima atendibilidad, cosa bastante rara en las «Passio» de los antiguos mártires, compiladas en tiempos posteriores e integradas por muchos elementos legendarios. En este caso en cambio, en la clasificación de Ruinart, se las considera «acta sincera», es decir, dignas de crédito.

El rol protagónico lo tienen el diácono Jacobo (es decir, Santiago) y el lector Mariano, compañeros del cronista; mientras los tres cristianos estaban de viaje por la Numidia (provincia romana del siglo I), parece que volviendo del África proconsular, se detuvieron en Mugnae, suburbio de Cirta (actual Constantina, en Argelia), alojándose en una villa. En el mismo lugar encontraron dos obispos, Agapio y Secundino, que el gobernador de la provincia reclamaba desde el exilio que se les había impuesto luego del primer edicto de Valeriano (es decir, Valeriano Publio Licinio, emperador romano del 253 al 260, sucesor de Emilio, que emitió dos edictos contra los cristianos, en 257 y en 258).

A causa del segundo edicto, que condenaba a muerte, rápidamente y sin proceso, a obispos, presbíteros y diáconos, los dos obispos -que tuvieron la oportunidad de exhortar al martirio a los dos jóvenes clérigos y a otros cristianos reunidos allí para ser interrogados- fueron trasladados a Cirta para ser juzgados por los magistrados civiles. Despues de la partida de los obispos la villa fue cercada y Mariano, Jacobo y el desconocido escritor fueron arrestados junto con los otros; los dos clérigos habían sido traicionados por haber exhortado a los demás a la firmeza de la fe. Llevados delante de los magistrados de Cirta y puestos bajo interrogatorio, Jacobo confesó su estado de diácono, mientras que Mariano fue puesto bajo tortura especialmente cruel, porque no creían que fuese un simple lector, sino que pensaban que se decía tal para salvar su vida.

Los dos jóvenes clérigos cristianos habían ya sufrido por la persecución precedente, la séptima, ordenada en el 249 por el emperador Decio (200-251); su temple noble y sereno en ocasión del arresto y de los tormentos a los que fueron sometidos, transparentaba la grandeza de alma y el deseo de martirio; en el capítulo V se cuenta que fueron colgados por los dedos de las manos con pesas en los pies; en el capítulo XIII el autor delinea el heroico comportamiento de la madre de Mariano, que más que angustiarse, exultó cuando vio a su hijo acercarse al martirio. Durante le período de cárcel el diácono Jacobo vio en sueños a Agapio, que ya había llegado al final, y que se encontraba entre los convidados de un ágape fraterno donde participaban sus ex compañeros de cárcel y de tormentos ya martirizados, mientras que en el grupo sobresalía un niño que anunciaba a Mariano y Jacobo el testimonio que habría de ofrecer al día siguiente.

Durante su permanencia en la cárcel, muchos otros cristianos -aunque no fueran obispos, presbíteros o diáconos- sufrían el martirio, hasta que el 6 de mayo del 259 también los dos clérigos, Jacobo y Mariano, fueron ejecutados en un cauce seco, «donde los bancos de las riberas formaban una especie de circo en el que se sentaban los espectadores». Los mártires fueron tan numerosos en aquella ocasión, que los verdugos los colocaban en fila «para que la espada del impío asesino decapitase a los fieles uno tras otro, en un arranque de cólera». Antes de que llegase su turno, Mariano habló, como un profeta, de las desgracias que caerían sobre los que mataban a los cristianos. La madre de Mariano, «llamada con razón María, bendita en su nombre y en su hijo", besó el cadáver del fruto de sus entrañas.

A los dos obispos Agapio y Secundino, según la «Passio» escrita por este cristiano que evidentemente escapó de la muerte, le fueron asociados dos jóvenes, Tertula y Antonia, que Agapio tenía en custodia. El obispo, a punto de dejarlas solas, pidió repetidamente al Señor que les diese el don del martirio, y tuvo una revelación particular en la que oyó una voz que le decía «¿Por qué pides con tanta insistencia los que ya has obtenido con una sola de tus oraciones?» (Cap. XI).

En la misma «Passio» se recuerda también al soldado Emiliano, de unos cincuenta años, que por toda su vida había conservado una pura continencia; tenía un hermano pagano que solía burlarse de él por su fe cristiana. Mientras estaba en la cárcel Emiliano soñó con el hermano, que con voz burlona le preguntaba desde las tinieblas de la celda cómo estaban él y los otros, a lo que una voz le contestaba que para los cristianos brilla una clara luz aun en las tinieblas; insistió en preguntar si para todos los cristianos habría la misma corona en el cielo o si entre los presentes habría algunos que la tendrían mayor. A lo que se le respondió que las estrellas son todas luminosas, pero diversas entre sí, y que entre los mártires estaba destinado a brillar con más fuerza quien más fuerte y largamente hubiera sufrido.

El Martirologio Romano lleva al día 4 de mayo la conmemoración de los santos mártires Agapio, Secundino, Emiliano, Tertula, Antonia, y otros que sufrieron el martirio en Cirta de Numidia; el año está entre el 258 y el 259; la fecha de 4 de mayo debe haber elegido para que se avecinase, precediéndola, a la fecha cierta del 6 de mayo del 259, cuando fueron martirizados Jacobo y Mariano. En realidad, entre los dos grupos de ejecuciones debieron haber pasado unos meses.

Al final la «Passio», en el capítulo X, menciona a numerosos mártires laicos, caídos antes o después de estos que se recuerdan, reportando algunos nombres, entre los cuales había incluso niños: Floriano, Secundino, Gabro, Póstumo, Gaiano, Mommino, Quintiano, Casio, Fasilo, Florencio, Demetrio, Gududo, dos Crispino, Donato, y Zeón. El culto de los mártires de Lambase debió haberse difundido mucho, ya que san Agustín predica un célebre sermón en su honor (Sermo 380); las vicisitudes políticas que en los siglos siguientes atravesaron el norte de África, hicieron que las reliquias de los mártires de Lambesa fueran transportadas por algunos prófugos a Italia, donde se difundió su culto.

Traducido para ETF, pero omitiendo algunos pocas frases referidas a cuestiones del culto local italiano, y agregando algunas otras basadas en Butler, de un artículo de Antonio Borrelli.

fuente: Santi e Beati
accedido 1761 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_1487
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.238.96.184
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34