Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
San Potito, mártir
fecha: 14 de enero
fecha en el calendario anterior: 13 de enero
†: s. inc. - país: Bulgaria
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: Conmemoración de san Potito, mártir, que, después de padecer tormentos en la ciudad de Sárdica, en la antigua provincia romana de Dacia, alcanzó finalmente el martirio al ser ejecutado por la espada.
Patronazgos: protector contra dolores de cabeza.

El culto de san Potito está ampliamente difundido en Cerdeña y en la Campania italiana -Benevento, Nápoles-, y en Tricarico, ciudad y diócesis de la que es patrono. Hubo en Benevento una iglesia, y en Nápoles una iglesia y un monasterio dedicados al santo, donde floreció su devoción con himnos y lecturas del breviario local. Las noticias de su vida están dispersas por los más conocidos martirologios históricos, ya que dan cuenta de él, entre otros, los prestigiosos Hieronymianum y Beda aunque en una fecha distinta, el 3 de enero, mientras que el antiguo Romano y algunos otros lo inscriben el 13 o el 14 del mismo mes.

Con la amplia testificación de su culto va parejo la falta de noticias concretas y confiables. Lo único que podemos colegir es que san Potito era muy joven, quizás casi un niño (muchos hablan de 13 años), y que su martirio se produjo posiblemente a mediados del siglo II; las fuentes hablan del año 166 o cercano a ello, en medio de un despliegue asombroso de torturas, que varían -cada descripción más cruel que la otra- entre las distintas redacciones. Por ejemplo, así lo narra Beda (perdone el lector de antemano la salvajada que se leerá):

«Primero fue golpeado con látigos, luego suspendido en el potro, por orden del emperador desgarrado y arrojadas sus partes a los perros, que no conseguían tocarlo. Por esto se ordenó freirlo en una sartén, y lo fue en plomo fundido, después se lo empaló en una barra de hierro. Y puesto que fue arrebatado por el ángel [¿cantando en éxtasis?], ordenó el emperador que se le cortara la lengua y se le quitaran los ojos. Y como ni aun así pudo ser vencido, se le mandó arrancar del todo la cabeza.»

Es evidente que no hay en esta descripción ni el menor atisbo de sobriedad; de un recuerdo posiblemente histórico se ha pasado a un despliegue de torturas imposibles, incluso aunque mediara la forma más grosera de concebir los milagros divinos; simplemente es absurdo imaginar que alguien que ha sido frito en plomo fundido le quede aun ojos que quitar o lengua que cortar. ¡Y nos hemos librado de que la cabeza arrancada siguiera cantando salmos, como en otras leyendas de martirio!

Se comprende que la hagiografía posterior, a la hora de dar cuenta de este santo cuando el género de las "vidas de santo" se popularizó (a partir de los siglos VIII-IX), creó unas vidas estrambóticas, que más ocultan que reflejan la grandeza del testimonio del mártir. Se nos legaron varias "Vidas de san Potito", pero ninguna con datos sobrios y fiables. 

No menos debe decirse de la fecha del martirio, que permanece incierta en medio de esa misma ausencia de datos. A este deprimente panorama se suma la cuestión de la localización: algunos manuscritos parece que han confundido Sárdica con Sardegna (actual Cerdeña), y allí fue a parar el santo, de Bulgaria a la Italia occidental, que reclama hasta hoy ser su cuna.

En algún momento sus reliquias llegaron al sur de Italia, y su culto prendió allí como si el santo tuviera allí su origen; y de hecho hasta hoy san Potito se venera en los lugares mencionados al inicio de esta nota, sin que podamos asegurar más que su existencia y la realidad de su culto antiguo, que refleja la realidad de un martirio cuyos detalles se nos han desdibujado por completo.

Varias "Vidas de san Potito" pueden verse en Acta Sanctorum, enero, I, pág. 753 a 765, donde también se halla una nutrida colección de himnos al santo del oficio propio del monasterio napolitano. Es interesante la nota dedicada al santo por Antonio Borrelli en Santi e beati.

Abel Della Costa
accedida 1272 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_176
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.92.160.119
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa