Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beata María Rafaela Cimatti, virgen
fecha de inscripción en el santoral: 23 de junio
n.: 1861 - †: 1945 - país: Italia
canonización: B: Juan Pablo II 12 may 1996
hagiografía: Congregación para las Causas de los Santos
Elogio: En Alatri, en la región del Lacio, en Italia, beata María Rafaela (Santina) Cimatti, virgen, de la Congregación de Hermanas Hospitalarias de la Misericordia, que llevó una vida humilde y oculta, y mostró constantemente su caridad atendiendo a los enfermos, especialmente a los pobres.

Maria Raffaela -en el siglo Santina- Cimatti, nació en Faenza, el 6 de junio de 1861, de padre campesino y madre tejedora.

Puede dedicar poco tiempo a sus estudios, ya que su familia pronto necesita su trabajo para complementar en algo el poco próspero presupuesto familiar: ayuda a su madre como tejedora o se ocupa de las tareas del hogar. Los dos únicos hermanos varones sobrevivientes, Luigi y Vincenzo, ingresan a la congregación salesiana a una edad muy temprana; Santina considera entonces esencial permanecer cerca de su madre hasta que encuentre un alojamiento digno para ella en la casa de un sacerdote.

En noviembre de 1889 se incorporó a las hermanas hospitalarias de la Misericordia, en la casa madre de San Giovanni in Laterano en Roma. Toma el nombre de Maria Raffaella y en 1893 es enviada al hospital de San Benedetto en Alatri, donde comenzó su profesión como enfermera. Luego pasó al hospital Umberto I de Frosinone, donde desde 1921 es también priora de la comunidad. De 1928 a 1940 volvió a Alatri, también como priora.

En 1943 la enfermedad comienza a manifestarse y resultará incurable. Murió el 23 de junio de 1945.

El principal campo de apostolado de sor Raffaella fue la farmacia, donde sirvió durante treinta y cuatro años; Sor Raffaella, sin embargo, cuando fue necesario, pudo ponerse a disposición de los enfermos y de la comunidad para cualquier ocupación.

El trabajo entre pastillas, almíbares y machacados en el mortero es para Raffaella un don de Dios: a través del compromiso sencillo pero continuo en la vida cotidiana es capaz de realizar el verdadero amor al prójimo con entrega ejemplar.

Cuando la enfermedad llama con fuerza a su puerta, siempre piensa en la oración como medio de apoyo. Días difíciles y dramáticos fueron los vividos por sor Raffaella en Frosinone durante la guerra. No sólo consolaba y se acercaba a los enfermos, sino que cuando percibió, a través de las súplicas de la gente del hospital, que Alatri podría haber sido bombardeado para contrarrestar el avance de las fuerzas aliadas, Raffaella reunió todas las pocas energías que le quedaban y colaborando con el obispo logró hacer cambiar el plan estratégico al general Kesserling: Alatri se salvó. "¡Milagro! -gritaron a coro-; un ángel ha salvado la ciudad".

Sor Raffaella vive cada día la presencia de Dios en el que sufre: nunca olvida que el hombre individual necesita un amor concreto incluso en los pequeños acontecimientos cotidianos. Un paciente suyo cuenta: «Era joven, pero padecía de diversas dolencias. Después de un tiempo me internaron para operarme de la apendicitis. Estaba preocupada y extrañaba a mi madre lejana... Lloré por esta situación como nunca antes. La beata se percató de mi profunda postración moral y me preguntó: “¿Por qué lloras?”. Y yo: “Estoy enferma y no tengo madre…”. Con un tono profundamente comprensivo me respondió: "¿Y yo no soy madre? ¿Por qué estoy aquí? Toda hermana de hospital debe ser la madre de los que sufren”.

Para sus propias hermanas sabe ser una superiora atenta y amable. No pretende ser servida, sino que cada una sirva a la comunidad. Una hermana suya anota: "No se daba aires por el oficio de superiora que ostentaba, sino que se consideraba la sirvienta de las monjas, ayudándolas en su trabajo. Si era necesario, también le gustaba remendar y hacer las medias de las hermanas".

 

 

fuente: Congregación para las Causas de los Santos
accedido 889 veces
ingreso o última modificación relevante: 22-6-2022
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_2112
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 18.206.14.36
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2022 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34