Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
San Epifanio de Pavia, obispo
fecha: 21 de enero
n.: c. 438 - †: 496 - país: Italia
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Pavía, en la Liguria, san Epifanio, obispo, que en tiempo de invasiones bárbaras trabajó esforzadamente a favor de la reconciliación de los pueblos, así como en la redención de los cautivos y en la reconstrucción de la ciudad arruinada.

La fama de la santidad y milagros de Epifanio le ganó las simpatías de los débiles emperadores romanos de su tiempo, así como el favor de los reyes Odoacro y Teodorico, aunque los intereses de tan grandes y poderosos señores eran totalmente opuestos. Epifanio conquistó con su elocuencia y su caridad a los salvajes bárbaros, obtuvo la vida y la libertad de millares de cautivos y la abolición de muchas leyes opresivas, así como la disminución de los elevados impuestos públicos. Su generosa caridad salvó la vida de muchas gentes castigadas por el hambre, y su celo ayudó a que se mitigara el torrente de iniquidades en aquellos agitados tiempos.

Epifanio desempeñó una embajada ante el emperador Antemio, y otra ante el rey Eurico en Toulouse, con la esperanza de evitar la guerra. Reconstruyó Pavia, que había sido destruida por Odoacro, y mitigó el ímpetu de Teodorico en sus victorias. Epifanio emprendió un viaje a Borgoña para rescatar a los cautivos de Gondebaldo y Godegisilo, y murió de fiebre y de frío, a su vuelta a Pavia, a la edad de cincuenta y ocho años. Su muerte fue la de un mártir de la caridad. En vida, su rebaño le honraba con una profusión de nombres de cariño y encomio: «el pacificador», «la gloria de Italia«, «luz de los obispos», y también «papa», es decir «padre». Su cuerpo fue trasladado a Hildesheim, en la Baja Sajonia, el año 963. Brower opina que sus reliquias se hallan en el ataúd de plata cercano al altar.

En Acta Sanctorum, enero II, 365ss se reproduce la extensa biografía escrita por Ennodio, su sucesor, considerada su mejor obra; también en MGH, Auctores Antiquissimi, vol. VII, pp. 84-110. Cf. Analecta Bollandiana, vol. XVII (1898), pp. 124-127.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 1961 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_268
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 35.170.81.210
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24