Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beato Antonio della Chiesa, religioso presbítero
fecha: 22 de enero
fecha en el calendario anterior: 28 de julio
n.: 1394 - †: 1459 - país: Italia
canonización: Conf. Culto: Pío VII 15 may 1819
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Como, ciudad de Lombardía, beato Antonio della Chiesa, presbítero de la Orden de Predicadores, que restableció la vida cenobítica en algunos conventos de la Orden, mostrando indulgencia con la debilidad humana pero corrigiéndola con firmeza.

Antonio nació en 1395 en San Germano, cerca de Vercelli. Era miembro de la noble familia della Chiesa di Roddi, que había de dar siglos más tarde a la Iglesia al papa Benedicto XV (Giacomo della Chiesa). Sus padres se opusieron a que entrase al convento, de suerte que tenía ya veintidós años cuando tomó el hábito de Santo Domingo en Vercelli. Fue un gran predicador y director de almas y, durante varios años, acompañó a san Bernardino de Siena en sus misiones.

Cuando fue superior del convento de Como, reformó completamente las costumbres y la vida religiosa de la ciudad. Más tarde, gobernó los conventos de Savona, Florencia y Bolonia y, en todos restableció la exacta observancia. El beato se alegraba profundamente cuando terminaba cada uno de sus períodos de superiorato y se entristecía cuando le reelegían, diciendo que ni siquiera era capaz de manejar con destreza un remo. De 1440 a 1444, el antipapa Amadeo de Saboya (no confundir con el beato Amadeo de Saboya, su nieto), quien se daba el nombre de Félix V y tenía muchos partidarios en Saboya y en Suiza, perturbó la paz de la Iglesia. El beato Antonio se le opuso vigorosamente y consiguió ganarse a muchos de sus partidarios. También predicó con gran energía contra la usura, repitiendo incansablemente la historia del usurero que, con la muerte, no sólo perdió el alma sino también el cuerpo, ya que los demonios le transportaron corporalmente al infierno, de suerte que sus familiares tuvieron que enterrar un féretro vacío. Los predicadores de la Edad Media solían emplear ese tipo de leyendas, algunas de las cuales son divertidas, otras conmovedoras y otras totalmente absurdas.

Los corsarios se apoderaron del barco en que viajaba el beato con un compañero, entre Savona y Génova. Normalmente, ello hubiera significado la muerte o la esclavitud, pero la conducta de los dos religiosos impresionó tanto a los piratas, que los dejaron libres sin exigirles rescate. El beato Antonio poseía el don de milagros y de discernimiento de espíritus. Predijo su propia muerte, que tuvo lugar en Como, el 22 de enero de 1459. El 28 de julio de 1810 se llevó a cabo la translación de sus reliquias a su ciudad natal, y su culto fue aprobado en 1819.

Véase Procter, Lives of the Dominican Saints, pp. 210-213; Pellazza, Elogio storico del B. Antonio (1863); Taurisano, Catalogus Hagiographicus O. P., p. 40; y L. Ferretti, Vita del B. Antonio (1919).

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedido 1800 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_283
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.235.60.144
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34