Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Beata María Crucificada Satellico, abadesa
fecha: 8 de noviembre
n.: 1706 - †: 1745 - país: Italia
canonización: B: Juan Pablo II 10 oct 1993
hagiografía: Frate Francesco
Elogio: En Ostra Vetere, del Piceno, en Italia, beata María Crucificada (Isabel María) Satellico, abadesa de la Orden de Clarisas, extraordinaria en la contemplación del misterio de la cruz y enriquecida con carismas místicos.

Isabel María nació en Venecia el 9 de enero de 1706, de Pedro Satéllico y Lucía Mander. Vivió con sus padres en casa de un tío materno sacerdote, que se encargó de su formación moral y cultural. Su débil contextura física quedaba contrarrestada por una precoz inteligencia. Pronto aprendió a leer, y demostró enseguida una especial predisposición para la oración, la música y el canto. Desde niña quiso ser monja capuchina, y santa. Pero el Señor tenía otros planes. Una joven de Venecia, que enseñaba música y canto en el monasterio de clarisas de Ostra-Vétere, en las Marcas, tuvo que abandonar por motivos de salud, e Isabel, con apenas 14 años, aceptó ocupar su lugar, al tiempo que continuaba su formación como postulante. Cinco años tuvo que esperar, hasta obtener la autorización del obispo de Senigallia para empezar el noviciado. Era el 13 de mayo de 1725. Con el nuevo nombre de María Crucificada, la novicia se aplicó todo el año en el recogimiento y la oración, meditando y deseando ser participe del misterio de la cruz.

El 19 de mayo de 1726 profesó en manos del Vicario general de la diócesis de Senigallia. A partir de entonces, todos sus esfuerzos se concentraron en la realización de lo que siempre había deseado: ser cada vez más semejante a Jesús Crucificado, con la práctica de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia y la devoción filial a la Virgen Inmaculada, en el espíritu de Clara de Asís. La Eucaristía era el alimento diario de su esperanza y caridad, que se manifestaba, como en Francisco y Clara, en un amor fraterno y universal hacia todos los redimidos por la cruz de Cristo. Contemplación, austeridad y penitencia la hacían cada vez más partícipe del misterio de la cruz, al tiempo que salía victoriosa en todas sus tribulaciones. Porque Dios la probó y purificó con frecuentes aflicciones y tentaciones diabólicas, y con graves enfermedades. Pero, con la ayuda de directores espirituales santos y expertos -el conventual Ángelo Sandreani y el P. Giovanni Battista Scaramelli, su primer biógrafo- logró soportar y superar todas las pruebas, hasta alcanzar una extraordinaria perfección, manifestada en signos extraordinarios y auténticos fenómenos místicos.

En 1742 fue elegida abadesa del monasterio. La autoridad era para ella servicio y amor a la comunidad, ejercido con bondad, firmeza y buen ejemplo. Fue reelegida para el mismo cargo en 1745, pero renunció por su mala salud. El obispo, sin embargo, a obligó a ejercer de Vicaria. La muerte le llegó el 8 de noviembre de 1745, a la edad 39 años. Su cuerpo fue sepultado en la iglesia de Santa Lucía de Ostra Vétere.

La extraordinaria fama de su santidad quedó avalada por numerosas gracias y favores atribuidos a su intercesión, de modo que, a los siete años de su muerte, el 18 de agosto de 1752, se abrió el primer proceso ordinario para su beatificación, que quedó arrinconado por circunstancias de la época. Recibió nuevos impulsos en 1826, con León XII, y en 1914, con san Pío X. El 14 de mayo de 1991 tuvo lugar la aprobación del milagro atribuido a su intercesión y, por último, fue proclamada beata por Juan Pablo II, el 10 de octubre de 1993.

fuente: Frate Francesco
accedida 1148 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_4088
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 34.204.173.36
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24