Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
San Rufo, santo del NT
fecha: 21 de noviembre
canonización: bíblico
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: Conmemoración de san Rufo, de quien el bienaventurado apóstol Pablo, en su carta a los Romanos, dice que fue un elegido del Señor.

Carta a los Romanos 16,13: «Saludad a Rufo, el escogido del Señor; y a su madre, que lo es también mía.»

Ésta es toda la mención de Rufo que tenemos, y que motiva el evocarlo en el Martirologio. En el mismo pasaje el Apóstol menciona unas 25 personas más también de forma elogiosa y cariñosa, pero no todas han pasado al Martirologio, ¿por qué Rufo sí? Ya he comentado en otras hagiografías correspondientes a personajes del siglo I, cómo en los siglos II y III se puso en marcha algo que podríamos llamar «mentalidad armonizadora», que encontraba relaciones de personajes basada en lo que nosotros diríamos «evidencia circunstancial», pero que permitía que todo ese mundo del siglo I, que con la incorporación plena de los gentiles a la Iglesia, la ampliación del campo de evangelización, y en general el surgimiento de nuevos problemas para la Iglesia que no estaban contenidos en los evangelios, había quedado un poco desdibujado y desconocido.

Así, este Rufo de Romanos 16,13, fue identificado, por sólo la coincidencia del nombre, que es más bien común, con el Rufo mencionado en Marcos 15,21: «Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre de Alejandro y de Rufo, a que llevara su cruz.» Marcos se consideraba (y se considera en general aun hoy) escrito en Roma, o vinculado a la comunidad de Roma, y como Rufo era mencionado en la Carta de san Pablo a los Romanos... tenía que ser el mismo. Que alguien sea mencionado una vez, es ocasional, pero que lo sea dos, ya casi podemos hablar de un integrante de la familia. Y así esos personajes tan alejados y desconocidos, se volvían para el lector alguien de quien se podía hablar.

Lamentablemente la crítica histórica no avala que el capítulo 16 de la Carta a los Romanos forme parte integrante de la Carta a los Romanos desde su origen. En algunos manuscritos antiguos no está, pero el argumento más decisivo es que ese fragmento contiene muchísimos saludos de Pablo a gente que vive en una comunidad que Pablo no conoce personalmente, lo que es de por sí bastante extraño. la hipótesis habitual es que el capítulo 16 fue en su origen una esquela separada con la que san Pablo encomendaba a la diaconisa Febe a una iglesia que no era la originaria de ella (Cencreas, en Corinto); esa iglesia podría haber sido Éfeso (sobre este punto hay mucho desacuerdo). Rufo sería un miembro conocido de esa comunidad.

Por supuesto, eso no quita la justicia de recordar a Rufo, ya que el elogio, «escogido del Señor», que hace de él Pablo, es suficiente recomendación, y de paso recordar junto con él a todos esos casi anónimos miembros de las primitivas comunidades cristianas, que con su osadía de romper con los moldes religiosos establecidos para su época, abrieron el camino a la fe que nosotros profesamos.

No hay una bibliografía específica que trate el tema, completamente colateral, de Rufo; sin embargo, puede consultarse al respecto cualquier comentario actualizado de Carta a los Romanos. Por ejemplo, le dedica buen espacio a la cuestión de la «esquela sobre Febe» J. Fitzmyer en su escrito sobre Romanos, en la pág. 200ss, incluido en el Comentario Bíblico San Jerónimo, tomo IV; en el «Nuevo Comentario...», el mismo autor vuelve a tratar el punto, aunque con menos amplitud (pág 417); en el Cuaderno Bíblico nº 65, pág. 57ss. se trata la cuestión de la carta independiente, aceptando la hipótesis de Éfeso como destinatario.

Abel Della Costa
accedido 2889 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_4254
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.238.147.211
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34