Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beata María Ludovica De Angelis, virgen
fecha de inscripción en el santoral: 25 de febrero
n.: 1880 - †: 1962 - país: Argentina
canonización: B: Juan Pablo II 3 oct 2004
hagiografía: Vaticano
Elogio: En City Bell, Argentina, beata María Ludovica (Antonina) De Angelis, virgen de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia.

Nacida el 24 de octubre de 1880 en Italia (en San Gregorio, pueblito de los Abruzzos, no lejano de la ciudad de L'Aquila), Sor María Ludovica De Angelis, con su llegada, primera de ocho, había colmado de alegría a sus padres quienes en la misma tarde del día del nacimiento, en la fuente bautismal, habían elegido, para su primogénita, el nombre de Antonina. Con el correr de los años, en contacto con la naturaleza y la dura vida del campo, la niña, crecida límpida, abierta, trabajadora y ricamente sensible, se había transformado en una joven fuerte y al mismo tiempo, delicada, activa y reservada, como toda la gente de aquella espléndida tierra.

El 7 de diciembre del mismo año del nacimiento de Antonina, fallecía en Savona la hermana Santa María Josefa Rossello, que había dado vida en 1837, en el mismo Savona, al Instituto de las Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia. Antonina sintió en su corazón que sus sueños encontraban eco en los sueños que habían sido los de la Madre Rossello. Ingresó con las Hijas de la Misericordia el 14 de noviembre de 1904; en la Vestición Religiosa toma el nombre de Sor María Ludovica y tres años después de su ingreso, el 14 de noviembre de 1907, zarpa hacia Buenos Aires, donde arriba el 4 de diciembre siguiente. Desde este momento se da en ella un florecer ininterrumpido de humildes gestos silenciosos en una entrega discreta y emprendedora.

Sor Ludovica no posee una gran cultura, al contrario. Sin embargo, es increíble cuánto logra realizar ante los ojos asombrados de quiénes la circundan. Y, si su castellano es simpáticamente italianizado, con algún toque pintoresco de "abruzzese", no le cuesta entender ni hacerse entender. No formula programas ni estrategias, pero se dona con toda el alma. El Hospital de Niños, al cual es enviada, y que inmediatamente adopta como familia suya, la ve, primero, solícita cocinera, luego, convertida en responsable de la Comunidad, infatigable ángel custodio de la obra que, en torno a ella, se transforma gradualmente en familia unida por un único fin: el bien de los niños.

Serena, activa, decidida, audaz en las iniciativas, fuerte en las pruebas y enfermedades, con la inseparable corona del Rosario entre las manos, la mirada y el corazón en Dios y la infaltable sonrisa en los ojos, Sor Ludovica llega a ser, sin saberlo ella misma, a través de su ilimitada bondad, incansable instrumento de misericordia, para que a todos llegue claro el mensaje del amor de Dios hacia cada uno de sus hijos. El único programa expresamente formulado es la frase recurrente: «Hacer el bien a todos, no importa a quién». Y se realizan así -con subvenciones que solo el cielo sabe cómo Sor M. Ludovica consigue obtener- salas de cirugía, salas para los pequeños yacentes, nuevas maquinarias, un edificio en Mar del Plata destinado a la convalecencia de los niños, una capilla -hoy parroquia-, y una floreciente chacra para que sus protegidos tuviesen siempre alimento genuino.

Durante 54 años Sor M. Ludovica será amiga y confidente, consejera y madre, guía y consuelo, de cientos y cientos de personas de toda condición social en City Bell, Buenos Aires. El 25 de febrero de 1962 concluye su camino, pero quienes permanecen, el personal médico en particular, no olvidan, y el Hospital de Niños toma el nombre de «Hospital Superiora Ludovica». Fue beatificada el 3 de octubre de 2004.

fuente: Vaticano
accedido 3004 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el enlace de la página
Comentarios
por Nora (i) (181.166.9.---) - mi , 25-feb-2015, 14:29:42

Nuestra Señora de la Misericordia, no de la Merced

por Abel (81.203.151.---) - mi , 25-feb-2015, 15:24:51

Muchas gracias, efectivamente estaba equivocado el nombre en el elogio, no así en la hagiografía.

por Carlos, platense (i) (190.19.45.---) - dom , 26-feb-2023, 03:23:20

La hagiografía no menciona la ciudad de La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires, en la República Argentina, en cuyo Hospital de Niños (público) que hoy lleva su nombre, Sor María Ludovica, como se la conoce, desarrolló su labor. City Bell es una localidad de ese municipio; en tiempo de Ludovica, un pueblo rural. Creo que falleció en La Plata, en "su" Hospital, y no en City Bell. En Mar del Plata (no confundir con La Plata, están a 400 km) lo que hizo fue un balneario para niño/as con enfermedades respiratorias. La mención a la Ciudad de Buenos Aires es puramente incidental: toda la labor de Ludovica estuvo relacionada con las autoridades de la Provincia.

por Abel (94.73.42.---) - lun , 27-feb-2023, 08:44:21

Muchas gracias, Carlos, por as precisiones. Esta hagiografía es la que está en el sitio del Vaticano. Suelo usarlas con cierta confianza porque se les suele encargar a la propia congregación. Muchas veces son excesivamente sintéticas u omiten datos que para alguien del sitio, como tú, les puede resultar muy importante.
Por eso, aunque no voy a retocar el texto, me alegro que dejes estas notas así los lectores pueden tener acceso a otros aspectos de la vida de la beata.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 44.210.99.209
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2024 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34