Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Beato Francisco Zirano, presbítero y mártir
fecha: 25 de enero
n.: ca. 1564 - †: 1603 - país: Argelia
canonización: C: Francisco 12 oct 2014
hagiografía: Orden de los Hermanos Menores Conventuales
Elogio: En la ciudad de Argel, beato Francisco Zirano, presbítero y mártir, profeso de los franciscanos conventuales.

Francisco Zirano nació en Sassari, Italia, aproximadamente en 1564, ingresó a los Franciscanos Conventuales, y en 1602 fue a rescatar esclavos a Argelia, donde fue asesinado por odio a la fe el 25 de enero de 1603.

El nuevo beato se movía en el espíritu del capítulo XVI de la Regla no bulada que indica a los hermanos que sienten la particular misión de estar “inter  sarracenos” cuál ha de ser la actitud con que dar el bello testimonio de Evangelio:  “No promuevan disputas ni altercados, mas sométanse a toda criatura por amor a  Dios y confiesen que son cristianos”. Ni palabras ni discursos, y menos aún  predicaciones, sino presencia ofrecida con total discreción y, sobre todo, con  corazón pacífico y fraterno.

Francisco Zirano muere, como Cristo, encomendándose totalmente a las  manos de Dios (“A tus manos, Señor, encomiendo mi alma”, fueron sus últimas  palabras), guardando en el corazón aquella caridad que le impide -aun en el crisol  de la prueba- cualquier animosidad hacia quien desgarra su cuerpo. Lo mismo que  quedó firme ante el apremio a renegar de su fe: “Soy cristiano y religioso de mi padre san Francisco y como tal quiero morir. Y suplico a Dios que os ilumine para  que lleguéis a conocerlo”. Se repite la expresión, mansa e intrépida al mismo  tiempo, del “christianus sum” presente en casi todas las actas de los mártires; expresión  con la que los mártires de los primeros siglos respondían a los procuradores  romanos que los halagaban, invitándoles a renegar de la fe. Tan clara y vibrante la referencia a “mi padre san Francisco”, habla de su radicada y amorosa integración  en la Orden. Sin que falte, en fin, el deseo hecho casi oración de que los  perseguidores se arrepientan y perciban y acojan en sus vidas la luz de la fe a  través del encuentro con Cristo.

La convicción de que su muerte era la de un verdadero mártir quedó inmediatamente manifestada por los esclavos cristianos, que recogieron sus huesos y su piel como reliquias; enseguida recibió culto público popular.

fuente: Orden de los Hermanos Menores Conventuales
accedido 992 veces
ingreso o última modificación relevante: 18-10-2014
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_5013
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.234.208.66
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.27