Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beata Edvige Carboni, laica
fecha: 17 de febrero
n.: 1880 - †: 1952 - país: Italia
canonización: B: Francisco 15 jun 2019
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En Roma, beata Edvige Carboni, laica que vivió en la sencillez y humildad una caridad sin límites.

Edvige Carboni nació en Pozzomaggiore (Sassari) el 2 de mayo de 1880 de Giovanni Battista y Maria Domenica Pinna.

Humilde, generosa y obediente se mostró ya desde niña, correspondiendo a la gracia con la participación constante en la Santa Misa y los sacramentos. Terminadas las clases de primaria, quiso abrazar la vida religiosa pero, por obediencia al confesor, tuvo que renunciar a ella para cuidar de la familia, cuyas necesidades fueron cayendo más y más sobre ella, sobre todo desde que murió, en sus brazos, su madre. Varios miembros de su familia fueron visitados por la enfermedad, para los que Edvige fue una enfermera cariñosa.

Al mismo tiempo estaba a cargo de la enseñanza catequética en la iglesia y del trabajo en telar tradicional y sobre todo del bordado en casa, en el que era muy hábil. También se había unido a varias asociaciones religiosas: la Guardia de Honor, las Hijas de María, la Tercera Orden Franciscana, la Hermandad Carmelita; y luego, en Roma, en la Archicofradía de la Pasión, en los Cooperadores de las Obras Salesianas, en el Cuadrante de la Misericordia. Pronto nació en ella el amor por los necesitados y los enfermos, en alma y cuerpo; consoló a las familias de quienes partieron al frente durante la Primera Guerra Mundial y ayudó a las novias sin dote.

Amiga de los pobres y los abandonados, tenía palabras de consuelo para todos; solía decir: "Siempre hay que infundir consuelo y esperanza". Ella fue capaz de transformar su trabajo en oración, siempre dispuesta a hacer la voluntad de Dios y disponible para recibir su gracia que todos, en ella, vieron crecer y transformarla en una mujer cada vez más rica en virtudes evangélicas. Su característica fue la devoción a la Cruz del Señor que, en 1911, quiso dar a su cuerpo los signos de su Pasión. En una de las muchas apariciones, Jesús le dijo: "Tu nombre es Edvige y debes ser la efigie de mi pasión". Y era verdaderamente la imagen del Crucifijo: estigmas, corona de espinas y varias heridas como las de Jesús en su cuerpo. Fue objeto de persecución, celos y condenas apresuradas por parte de quienes no pudieron seguirle el paso en la carrera hacia la perfección evangélica.

En noviembre de 1929 dejó su lugar natal y Cerdeña para vivir el resto de su vida en el Lazio con su hermana Paolina, maestra de primaria, mudándose de un lugar a otro según el trabajo de su hermana. Por todas partes llevó su compromiso en el apostolado del bien, dejando huellas de santidad y virtud. Se distinguió por sus penitencias y obras de caridad, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial: ayudó a los pobres, a los enfermos, a los desempleados, a los presos políticos, distribuyendo todo lo que pudo, sin importar la persona, el color político o la vida que llevaban. El mismo Señor la ayudó en esta actividad suya de manera extraordinaria. En ese momento vivía en Roma, muy probado por los acontecimientos de la guerra. Varias veces incluso se quitó algo de ropa y pan de la boca para dárselos a quienes sabía que lo necesitaban.

Su espíritu de penitencia es admirable, hecho especialmente por amor a Cristo Crucificado y para obtener de él la conversión de los pecadores, el cese de la guerra y las persecuciones contra la Iglesia en los países sometidos a Rusia en ese momento, donde esperaba que el Crucifijo regresara a reinar y así cumplir el deseo de Nuestra Señora expresado en Fátima. Se enriqueció con innumerables carismas sobrenaturales: visiones, éxtasis, espíritu de profecía, apariciones de almas del más allá, bilocación, levitaciones, etc., y también fue acosada por el diablo. Vivió siempre escondida, en oración y enamorada de la Eucaristía, sin dar nunca importancia a los carismas con los que fue premiada.

Murió casi repentinamente la noche del 17 de febrero de 1952 en Roma, en el silencio y la humildad como había vivido. Un trabajador comunista, a menudo ayudado por ella en situaciones difíciles, colocó flores en su cuerpo diciendo: "Fue verdaderamente una santa".

Extraído y traducido de la semablanza en el sitio a ella dedicado, www.edvigecarboni.it, donde hay mucho más material gráfico y de textos para conocer a la beata.

Abel Della Costa
accedido 20 veces
ingreso o última modificación relevante: 12-10-2020
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_5177
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.237.61.235
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.33