Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beato Juan Pablo I, papa
fecha de inscripción en el santoral: 28 de septiembre
otras fechas de celebración: 26 ago (diócesis autorizadas)
n.: 1912 - †: 1978 - país: Italia
otras formas del nombre: Albino Luciani
canonización: B: Francisco 4 sep 2022
hagiografía: «La Civiltà Cattolica»
Elogio: En Roma, beato Albino Luciano, Juan Pablo I, papa, que en su breve pontificado, de menos de un mes, trató de implementar las directrices del Concilio Vaticano II, en particular llevando un estilo de vida sobrio, prestando atención a los enfermos y los pobres y prestando atención al mundo laboral.

Albino Luciani nació el 17 de octubre de 1912 en Forno di Canale (hoy Canale d’Agordo), en la zona de Belluno, en el seno de una familia de condiciones modestas, y fue bautizado inmediatamente por la comadrona porque su vida corría peligro. Su padre Giovanni, de ideas socialistas, trabajó como emigrante estacional, de marzo a noviembre, durante 27 años, en Alemania, Francia, Suiza y Argentina. Los años de la Primera Guerra Mundial, y especialmente de la invasión austriaca tras la derrota de Caporetto, fueron muy duros, de auténtica miseria. Su madre Bortola, ferviente católica, acercó a su marido a la fe, hasta el punto de dar permiso a su hijo Albino para ingresar en el seminario en 1923 y emprender el camino del sacerdocio.

El itinerario de su formación es lineal, ordinario: una vocación sin fisuras ni incertidumbres. Primero los estudios en el seminario menor de Feltre, luego el bachillerato y la teología en el seminario de Belluno. Una figura fundamental en su juventud fue el párroco de Canale, el padre Filippo Carli, modelo de vida sacerdotal e inteligente potenciador de los talentos del joven seminarista. Por ejemplo, desde muy joven Albino fue un ávido lector, un devorador de libros; por eso el P. Filippo le confió la catalogación de la antigua biblioteca parroquial y le animó a escribir en el nuevo boletín parroquial, siempre con un estilo sencillo y claro. Durante sus estudios de teología, Albino sintió la atracción de la vida religiosa y pidió al obispo entrar en la Compañía de Jesús, como habían hecho dos de sus compañeros, pero la petición no fue concedida y siguió serenamente su vocación al clero diocesano.

1935 es el año de su sacerdocio: Albino aún no tiene 23 años, pero recibe la dispensa canónica necesaria para la ordenación. Su primer ministerio es en Agordo, como cooperador parroquial y profesor de religión en la escuela. Ya en esa época ingresó en la Unión Apostólica del Clero, una modalidad cuyos miembros asumían el compromiso de una intensa y fiel vida espiritual y de oración, en medio de las obligaciones de un servicio apostólico muy activo. Pero después de sólo dos años fue nombrado vicerrector del Seminario Gregoriano de Belluno.

En esta tarea empleó 10 años enteros de su vida, colaborando con la fuerte personalidad del nuevo rector, monseñor Santin, que lo quería junto a él a pesar de su corta edad. El vicerrector es el primer responsable de la disciplina, del orden en las actividades de los seminaristas a lo largo de la jornada, que comienza con el despertar a las 5:40 horas y termina con el descanso a partir de las 9 o 10 de la noche. Además de la vigilancia, también hay diversas enseñanzas, que van desde la teología dogmática hasta el derecho canónico, pasando por la filosofía, la historia del arte y la elocuencia sagrada. El vicerrector es descrito como riguroso y muy atento; no se le escapa nada, pero es paciente y no autoritario, cercano a sus jóvenes y disponible para aconsejar y consolar. En la enseñanza es claro, didácticamente eficaz, ayudado por una memoria excepcional y una cultura que sigue nutriéndose de numerosas lecturas, incluso nocturnas. Sus lecciones están bien preparadas y memorizadas, no necesitan apoyarse en el texto escrito: esta característica particular se encontrará en su predicación y magisterio hasta su pontificado.

Para una enseñanza más cualificada era oportuno que los profesores del seminario tuvieran una adecuada formación y titulación académica, pero ni el rector ni el obispo estaban dispuestos a privarse de la presencia de Luciani como vicerrector: de ahí la petición a la Sagrada Congregación competente de que se permitiera a Luciani matricularse en la Universidad Gregoriana para obtener la licencia y el doctorado en teología, quedando dispensado de la obligación de asistencia. A pesar de las grandes dificultades, se obtuvo la dispensa. Hay que recordar a este respecto el estímulo, la amistad y el apoyo del P. Felice Cappello, jesuita, autorizado canonista de la Gregoriana y «paisano» de Luciani. Así, el P. Albino logró obtener la licencia en teología en 1942, y la licenciatura en 1947, magna cum laude, con una tesis sobre «L’origine dell’anima umana secondo Antonio Rosmini» (El origen del alma humana según Antonio Rosmini). Pero la consecución de estos objetivos requirió un esfuerzo excepcional. No es de extrañar, pues, que su salud se viera comprometida. Durante unos meses el P. Albino fue hospitalizado en el sanatorio de Belluno y, tras la convalecencia, fue necesaria una segunda hospitalización, afortunadamente más breve. Pero la agotadora tarea como vicerrector llegó a su fin.

Aunque el compromiso con el seminario y el estudio caracterizaron la rutina diaria de esta década de la vida de Luciani, no hay que olvidar que se trataba al mismo tiempo del dramático período de la Segunda Guerra Mundial y, después del 8 de septiembre de 1943, de la lucha partisana, que también implicó a la zona de Belluno. En esta época, durante una represalia alemana y la reacción de los partisanos en agosto de 1944, se recuerda la intervención de Don Albino para salvar a unos hombres secuestrados de ser fusilados.

Monseñor Girolamo Bortignon, que se convirtió en obispo de Belluno durante la guerra, tenía al P. Albino en alta estima y le confió tareas de creciente responsabilidad en la vida de la diócesis. En 1947 fue pro-canciller obispal y secretario del sínodo diocesano, en 1949 pro-vicario y director de la Oficina de Catequesis. En el campo de la catequesis, el P. Albino demostró no sólo un gran compromiso, sino un verdadero don, cuya expresión puede verse en el folleto de 1949 Catechetica in briciole (Catequesis en migajas), para la formación de catequistas: un escrito de claridad, concreción y sabiduría que no deja de suscitar admiración 70 años después. Enseguida se ve que su autor, en cada etapa de su vida, dedicaría lo mejor de sí mismo a la formación en la fe, con niños, jóvenes, adultos…

El nuevo obispo, monseñor Gioacchino Muccin, lo nombró vicario general en 1954, por lo que su implicación en el gobierno de la diócesis siguió creciendo, tanto en el ámbito administrativo como en el apostólico (por ejemplo, en la formación de los jóvenes implicados en la vida social y política de Belluno). Pero cabe destacar que en estos años también desarrolló su actividad editorial en el semanario diocesano L’ Amico del popolo – que no se interrumpió nunca entre 1941 y 1956 -, sin rehuir los temas de actualidad: no hay que olvidar que en 1948 el clima electoral se había encendido y la Iglesia se había puesto del lado de la Democracia Cristiana. Luciani siempre se ha dedicado a escribir: puede decirse que es un verdadero periodista, con un estilo fluido y eficaz. Pero su compromiso no se limita a la prensa y se extiende a otros medios de comunicación. En 1956 promovió el primer Cineforum de la ciudad, mostrándose activo en una forma de diálogo y presencia de los católicos italianos en la cultura de la época, que entonces estaba en pleno desarrollo.

El obispo del Concilio Vaticano II

Era natural que los obispos que lo habían elegido como principal colaborador – Bortignon (entretanto trasladado a Padua) y Muccin – lo propusieran para el episcopado. Al comienzo del pontificado de Juan XXIII, el padre Albino fue nombrado obispo de Vittorio Veneto. Ordenado por el propio Papa en San Pedro a finales de diciembre de 1958, entró en la diócesis pocos días después: tenía 46 años.

Este periodo también durará exactamente una década y será decisivo en la vida de Luciani. La disposición espiritual con la que aceptó su nuevo servicio fue profunda y clara, como él mismo escribió en su primera carta a la diócesis: «Yo el polvo; la insigne dignidad episcopal y la diócesis de Vittorio Veneto son las cosas hermosas que Dios se ha dignado escribir sobre mí». El lema episcopal que eligió consta solo de un palabra: humilitas, siguiendo el ejemplo de San Carlos Borromeo.

El nuevo obispo se sumergió totalmente en la vida pastoral, se dedicó a la formación del clero y de los laicos, consciente de las transformaciones que se estaban produciendo en la sociedad italiana. Se ocupó de la catequesis, realizó dos visitas pastorales a toda la diócesis, llevó una vida austera, bien ordenada en la distribución de las prácticas religiosas y de los cursos de estudio y actualización, así como en las visitas a los enfermos. A veces, la primera cita de la mañana se fijaba a partir de las siete. Su relación con las monjas encargadas del obispado era sencilla y familiar, llena de respeto y amabilidad: eran las Hermanas de María Bambina, entre ellas Sor Vincenza Taffarel, que le acompañaría fielmente durante toda su vida, incluso en Venecia y finalmente en Roma…

Pero en los primeros años de su episcopado no faltaron las dificultades. En 1962 salió a la luz una situación muy grave de inestabilidad financiera en la diócesis, de la que eran responsables dos sacerdotes. El obispo abordó el problema con valentía, actuando con rapidez y sabiduría, y consiguió encontrar soluciones satisfactorias en pocos meses, por lo que recibió muestras de solidaridad y admiración de obispos, sacerdotes, autoridades y laicos. Logró combinar el respeto de los derechos de los acreedores, la cooperación con la justicia civil, la caridad hacia los condenados, la correcta información a la diócesis implicada en los sacrificios que había que afrontar: en definitiva, un modelo de intervención valiente y transparente.

Pero el período vittoriano de Luciani se caracteriza sobre todo por su participación en el Concilio Vaticano II, en sus cuatro sesiones, de 1962 a 1965. Nunca tomó la palabra en el Salón del Consejo, sólo presentó un voto durante la preparación y una intervención escrita sobre la colegialidad episcopal en 1963; pero siempre estuvo presente con una viva atención, tomando notas y estudiando a fondo los documentos, como se desprende de sus anotaciones y observaciones a los proyectos de texto. Su humilde e inteligente participación va acompañada de una asidua información de la diócesis y de la transmisión de las orientaciones y enseñanzas conciliares a través de sus escritos y su palabra. Mostró entusiasmo por la reforma litúrgica y se comprometió con su aplicación, e inició los consejos pastorales y presbiteriales diocesanos. La novedad del Consejo le sorprende y le implica en un paciente y profundo viaje hacia horizontes más amplios. Vive la novedad en continuidad y con plena disposición, ajeno a los entusiasmos superficiales y al mero énfasis verbal en los «signos de los tiempos», el «aggiornamento» o la «relación Iglesia-mundo». Reflexiona cuidadosamente sobre las posiciones teológicas presentadas por los episcopados europeos mejor preparados, desarrolla el conocimiento y las relaciones con los obispos del «Tercer Mundo», que están en el origen de su creciente interés por las misiones y de sus posteriores viajes a África y Brasil. Su experiencia eclesial y espiritual en los años del Concilio desarrolló en él una sintonía muy profunda con Pablo VI y su liderazgo de la Iglesia, que fue al mismo tiempo valiente, prudente y equilibrado. Se puede decir que el episcopado de Luciani refleja a nivel diocesano el espíritu y el estilo del papado montiniano.

El Luciani de los años sesenta, después del Concilio, fue un obispo siempre fiel a sus compromisos diocesanos, pero más implicado en la Conferencia Episcopal del Triveneto y que tuvo que enfrentarse a los dificilísimos retos de los cambios en la cultura y la sociedad italiana y europea. Lo encontramos comprometido en los problemas del mundo del trabajo y de las luchas sindicales; en el debate sobre la legislación italiana sobre el divorcio; en las tensiones de la «contestación», que se extiende también en la Iglesia, con la consiguiente crisis de las vocaciones; en el debate sobre la relación entre las tareas del Magisterio y la libertad de investigación de los teólogos. Cabe destacar la intensidad de estudio y reflexión con la que se implicó en el delicado y debatido tema del control de la natalidad. Su sensibilidad pastoral le hace inclinarse por una posición «posibilista», ofreciendo a la vida afectiva y sexual de los matrimonios una «libertad moderada», sin una preclusión egoísta de la vida. Se ha dicho que «su intención era no traicionar el Evangelio y no imponer una carga demasiado grande a los matrimonios». Su posición era, pues, diferente de la que iba a adoptar Pablo VI en la Humanae vitae, a la que, sin embargo, se ajustó de buen grado y plenamente, no sin leerla e interpretarla siempre a la luz de una mirada rica en comprensión y misericordia.

Patriarca de Venecia en un momento difícil

En otoño de 1969, muere de improviso el Patriarca de Venecia, Card. Giovanni Urbani, y el 15 de diciembre Pablo VI anuncia el nombramiento de Luciani como su sucesor. Una nueva etapa, siempre en el Véneto, pero en un contexto social y urbano diferente, con responsabilidades y horizontes más amplios. Luciani se convirtió en presidente de la Conferencia Episcopal del Triveneto, entró en la presidencia de la Conferencia Episcopal Italiana y fue elegido vicepresidente. Pablo VI lo nombró miembro del Sínodo de los Obispos en 1971 y, cuando visitó Venecia en 1972, tuvo el famoso e inesperado gesto de imponerle la estola ante el pueblo en la plaza de San Marcos. Finalmente, en 1973 lo nombró cardenal.

En su vida y en su estilo pastoral, el nuevo patriarca se mantuvo fiel a sí mismo, sobrio y atento a los pobres y a los enfermos, sencillo y de trato amable. En la homilía de su entrada en la diócesis, el 8 de febrero de 1970, vuelve el tema del «polvo»: «Si no me desanimo ante una empresa que hace temblar mis venas y mis muñecas, es porque confío en la ayuda que el Señor concede incluso a los que valen poco. Porque a veces a Dios le gusta escribir ciertas cosas grandes no en el bronce ni en el mármol, sino incluso en el polvo, de modo que si la escritura permanece, no desordenada ni dispersada por el viento, está claro que el mérito es todo y sólo de Dios. Yo soy el polvo: el cargo de Patriarca y la diócesis de Venecia son las grandes cosas unidas al polvo. Si algún bien resulta de esta unión, está claro que todo será mérito de la misericordia del Señor».

Luciani no redactó ningún documento programático. Intervendrá con homilías y cartas en los principales acontecimientos de la Iglesia italiana, escribirá artículos para el diario veneciano Il Gazzettino y para el semanario diocesano – primero llamado La Voce di San Marco y luego Gente veneta – y en la popular revista Messaggero di Sant’Antonio. Sus colaboraciones mensuales en esta revista – en la forma original de la carta a personajes famosos, en un estilo coloquial, pero siempre sobre temas de actualidad – se recogerán en el volumen Illustrissimi, su obra más conocida. Luciani es un escritor y predicador consumado. La sencillez del lenguaje no debe engañar: los textos están muy bien editados, son ricos en ejemplos y referencias de grandes autores, aunque a menudo no se citen explícitamente. Su cultura no se exhibe: se vive y se asimila tan profundamente que se expresa espontáneamente en una gran variedad de intervenciones sobre temas espirituales, pastorales, morales, sociales y educativos, que el obispo debe tratar a lo largo de los años. El Patriarca siempre estará muy comprometido con el apoyo y la promoción de la prensa católica.

Durante sus años en Venecia, Luciani participó en los tres Sínodos de Obispos de la época: en 1971, 1974 y 1977. Esto consolidó sus conocimientos, sus relaciones y su sentido de pertenencia a la Iglesia universal. El Sínodo de 1977 está dedicado a la catequesis: un tema en el que su pericia y experiencia son de primer orden y sobre el que la Iglesia en Italia ha hecho grandes progresos en la redacción de nuevos catecismos. La contribución del Patriarca durante la preparación y en el propio Sínodo realmente merece ser recordada. La transmisión de la fe fue la alegría y el compromiso prioritario de su vida.

La situación de la diócesis heredada por el Card. Urbani no fue fácil, y Luciani, que a diferencia de su predecesor no procedía del clero veneciano, tuvo que gobernarlo en la época crítica del posconcilio y sus tensiones. Releer esos años significa volver a recorrer un periodo dinámico pero también muy conflictivo de la historia de la Iglesia italiana: es la época de la «opción socialista» de las ACLI y de su ruptura con los obispos; del «compromiso histórico» y de la discusión sobre la colaboración con los marxistas; del terrorismo; de la crisis de la Acción Católica; de las divisiones con motivo del referéndum sobre el divorcio y de las posiciones de los «católicos democráticos»; del «disenso católico», que se manifiesta de diversas formas, tanto en la prensa como en las situaciones locales. También en Venecia, como en muchas otras ciudades italianas, se produjeron situaciones de conflicto entre el obispo y algunas comunidades concretas: en particular, con la comunidad de San Trovaso, de los Fuci. No faltan problemas con la enseñanza de la teología en el seminario, como con la excesiva libertad en la aplicación de la renovación litúrgica en ciertas parroquias.

Luciani es una persona dialogante, pero también de posiciones firmes, a las que se considera obligado por su ministerio de obispo. En general, sus intervenciones siguen registros muy claros: la doctrina de la Iglesia y el papel del Magisterio en la Iglesia no se cuestionan; tanto la evangelización como la promoción humana forman parte de la misión de la Iglesia, pero la primera precede a la otra. En consecuencia, no faltan las fracturas, que no se curan, y los momentos de gran sufrimiento[10]. Pero su sentido de la responsabilidad y de la prudencia, de la fidelidad a la tradición de la Iglesia y de la solidaridad con el Papa y con sus hermanos obispos le valieron una creciente estima y confianza en la Iglesia italiana, y no sólo en ella. Una vez más, no podemos dejar de observar que las cruces del pontificado de Pablo VI y el espíritu con el que son llevadas encuentran un profundo paralelismo en el episcopado de Luciani.

«El espacio de una sonrisa»

Quizá por eso, a la muerte de Pablo VI, para su sorpresa, Luciani fue elegido Papa tras un cónclave muy breve. Su continuidad con la línea del Papa Montini probablemente se había hecho mucho más clara para sus electores con el tiempo de lo que él pensaba. «Ayer por la mañana fui a la Sixtina a votar tranquilamente. Nunca hubiera imaginado lo que iba a suceder», diría en el Ángelus dominical del 27 de agosto de 1978.

Si los ocho años y medio de su patriarcado veneciano dejan el recuerdo de un tiempo de generoso y fiel servicio eclesial, pero también de dificultades y sufrimientos, el brevísimo mes de su pontificado, a pesar de la repentina e inesperada conclusión, deja un recuerdo imborrable de serenidad y luz. Como se ha dicho con tanta eficacia: «el espacio de una sonrisa».

Sólo se necesitaron unos días para ver y sentir cambios duraderos. Ya no el rito de la coronación y la tiara, a la que Pablo VI había renunciado en beneficio de los pobres; ya no el plural majestuoso en sus discursos y catequesis, que adquiría un inconfundible estilo sencillo y directo y manifestaba el preciso deseo de ser comprendido por todos, incluso por la gente más humilde. Y la libertad original de tomar un doble nombre, ese «Juan Pablo» que, retomado por su sucesor, oiremos repetir durante décadas. Evoca en sí mismo el Concilio, la renovación de la Iglesia en nuestro tiempo, los dos pontífices -ahora proclamados santos- de los que monseñor Luciani se sentía discípulo y deudor.

El pontificado se abrió con un mensaje inaugural en latín, que – articulado en seis «queremos» – expresaba los puntos de un programa de plena continuidad: aplicación del Concilio, custodia de la gran tradición de la Iglesia, primacía de la evangelización, ecumenismo, diálogo, servicio de la paz. Sin embargo, los cinco breves Angelus dominicales y las cuatro audiencias generales sobre las virtudes de la humildad, la fe, la esperanza y la caridad serán los que más queden grabados en la memoria. Podemos añadir la atención y la oración del Papa por las conversaciones de paz en Oriente Medio en Camp David; algunas otras audiencias y varias cartas oficiales de circunstancias.

Pero quizás el discurso que más merece la pena recordar es el que pronunció el 30 de agosto ante el colegio de cardenales que lo eligió. Se publicó por primera vez hace unas semanas, porque hasta ahora sólo había circulado un texto oficial, casi insoportable en su lenguaje pomposo, y por tanto dejado completamente de lado por el Papa. Sin embargo, en la transcripción de la grabación conservada en Radio Vaticano, encontramos toda la espontaneidad del Papa Luciani. Escuchemos algunos extractos: «Aquí veo al Cardenal Felici. Con su habitual amabilidad, antes de que terminara el escrutinio se acercó, porque estaba justo delante de mí, y dijo: “Mensaje para el nuevo Papa”. “Gracias”, dije, pero aún no había terminado. Lo abrí. ¿Qué había allí? Un pequeño Vía Crucis. Ese es el camino de los papas, pero en el Vía Crucis uno de los personajes es también el Cireneo. Espero que mis hermanos cardenales ayuden a este pobre Cristo, Vicario de Cristo, a llevar la cruz con su colaboración, que me parece tan necesaria… En el Concilio hemos intentado utilizar frases bíblicas para dar una idea de la Iglesia, “viña de Cristo, familia, rebaño del Señor, pueblo de Dios”, etc. Nadie que yo conozca se ha atrevido a decir – no habría sido bíblico – que la Iglesia es también, al menos en su organización externa, un reloj que, con sus agujas, marca ciertas directrices al mundo. También se puede decir así: pero luego los que en silencio dan la cuerda todos los días, recargan, son los de la Congregación, un trabajo humilde, oculto, pero muy valioso, que hay que apreciar, del que yo soy completamente ignorante, debo decir… Lo primero que hice, nada más ser Papa – tenía un poco de tiempo -, fue tomar el anuario en mis manos, estudiarlo un poco… los organismos de la Santa Sede, ignoraba y no conocía bien el engranaje de la Santa Sede. Espero que me ayuden». Y tras leer el texto oficial de la Bendición Apostólica al final: «En nombre de Cristo imparto… las primicias de mi Bendición Apostólica propiciatoria», el Papa Luciani no pudo evitar comentar: «Un poco pomposo el lenguaje. Tengan paciencia. ¿Debo dar la bendición? Sit nomen Domini benedictum…».

Se ha escrito mucho sobre la inesperada muerte del Papa Luciani y sus causas. No vamos a extendernos en ello. Las sospechas y la confusión se vieron fomentadas, en realidad, por la repentina decisión de las autoridades de la Secretaría de Estado -tomadas por sorpresa por los acontecimientos de la mañana del 29 de septiembre- de dar una versión incorrecta en el comunicado oficial de la Oficina de Prensa. Decía que el Papa había sido encontrado muerto por su secretario privado, el padre John Magee. En realidad lo encontró la hermana Vincenza Taffarel, acompañada por la hermana Margherita Marin, preocupada porque el Papa no había ido a rezar a la capilla a la hora habitual, poco después de las 5 de la mañana. El Papa estaba en su cama, todavía con los papeles que leía en las manos, con una actitud serena y una leve sonrisa, después de haber muerto repentinamente la noche anterior. Los monseñores, sin embargo, habían considerado indecoroso decir que el Papa muerto había sido encontrado por dos monjas que habían entrado en su habitación, y les habían ordenado que se ciñeran a la versión oficial.

Durante la recopilación de la documentación para la beatificación, en 2009 se solicitó por fin el testimonio de sor Margherita Marin, la única aún viva entre las cuatro monjas presentes en el piso papal durante aquellos días, y su narración, precisa y límpida, disipa todas las dudas. El relato de la monja -que también fue grabado en vídeo y que todo el mundo puede ver y escuchar- es realmente conmovedor. La Biografia documentata reconstruye con total precisión los acontecimientos de los últimos días del Papa y de su descubrimiento, ya fallecido, e informa de las declaraciones del médico, el doctor Renato Buzzonetti, que constata el fallecimiento y lo considera «muerte súbita», natural, instantánea, que presumiblemente se produjo hacia las 23 horas debido a un infarto agudo al miocardio. También hay una extensa y completa «historia clínica» de la salud del Papa Luciani a lo largo de su vida hasta sus últimos días. En conclusión, parece que la muerte súbita no era previsible.

¿Qué tipo de santidad?

Para concluir, podemos preguntarnos cuáles son las características de la santidad de Albino Luciani.

Entre las virtudes, destaca sin duda la humildad. Cuando habla de sí mismo como «polvo», Luciani no manifiesta una actitud afectada o artificial. Es precisamente lo que piensa: se reconoce llamado por la gracia a un servicio más grande que él mismo. A propósito de los documentos personales dejados por el Papa Luciani, el Prefecto del Archivo Apostólico Vaticano, Monseñor Sergio Pagano, comentando su escasez en comparación con los de otras personalidades, hizo una observación muy elocuente: «En su innata humildad, Juan Pablo I no pensaba en absoluto en pasar a la historia». Cuando fue elegido Papa, la gente de Vittorio Veneto, que lo conocía bien, dijo: «¡A fuerza de arrastrar los pies, se ha convertido en Papa!». Sobre la intensidad y la fidelidad de su vida de oración, espejo de una fe vivida, así como sobre su caridad hacia los demás, empezando por los enfermos y los pobres, se podrían relatar infinitos testimonios. Pero esto no es necesario.

En cambio, consideramos importante subrayar que su testimonio es el de un sacerdote, y sobre todo el de un obispo, que vive plenamente su misión, día tras día, en la humildad precisamente, en la pobreza y en el espíritu de servicio. El Concilio Vaticano II puso de relieve el ministerio del obispo, su responsabilidad de servir al pueblo que le ha sido confiado, en unión con el Papa y en el contexto de la colegialidad episcopal. Luciani fue sin duda un modelo de ello. Hablando con los cardenales que lo eligieron Papa, recordó -con cierta nostalgia- su servicio en la diócesis: «Mi trabajo era: los chicos, los trabajadores, los enfermos, las visitas pastorales. Ya no podré hacer este trabajo. Pero tú puedes hacerlo. Pero no sólo debes pensar en tu diócesis. Los obispos deben pensar también en la Iglesia universal». Por fidelidad a su misión, Luciani tuvo y supo sufrir, demostrando fortaleza a pesar de su natural timidez. Es un punto en el que el entonces cardenal Ratzinger insistió: «Estoy personalmente convencido de que era un santo. Por su gran bondad, sencillez y humildad. Y por su gran valor. Porque también tuvo la valentía de decir las cosas con gran claridad, incluso yendo en contra de las opiniones corrientes. Y también por su gran cultura de la fe. […] Era un hombre de gran cultura teológica y de gran sentido y experiencia pastoral».

Pero el aspecto de la santidad por el que al final más nos gusta recordar a Juan Pablo I, y que mejor se manifestó al mundo entero en su brevísimo pontificado, es la alegría que vivió en el anuncio del Evangelio, en su inigualable catequesis dirigida a todos, empezando por los más pequeños y sencillos. Hablando de él en las páginas de esta revista, unos días después de su muerte, uno de nuestros queridos cofrades escribía: «Estas conversaciones planas, al alcance de todos, representan la cúspide de una vida dedicada por entero a la contemplación de las cosas divinas y a la elaboración de un modo de comunicarlas que era a la vez concreto y convincente. La llamada a la alegría y a la serenidad cristianas, hecha en un momento no exento de graves preocupaciones para el Papa, nos dice que la vida es un don que debe ser recibido con amor y ofrecido sin cálculos. Para los que viven en la luz del Señor, no es poca cosa poder morir con una sonrisa en los labios».

Una vocación de maestro de la fe plenamente realizada.

P. Antonio Lombardi, S.J.

La biografía más completa de Juan Pablo I es la redactada por la Positio de la causa de beatificación, que constituye el cuarto volumen de la misma. En 2018 se autorizó una primera edición aparte, y en 2020 fue editada por la Fundación vaticana Juan Pablo I y la Librería Ediciones Vaticanas: S. Falasca – D. Fiocco – M. Velati, Giovanni Paolo I. Biografia ex documentis, con prefacio del card. Beniamino Stella. Se trata de un volumen de gran formato, de 984 páginas, con más de 4.300 notas. Nos basamos en ella para la escritura de este artículo. (nota del P.Lombardi)

 

 

fuente: «La Civiltà Cattolica»
accedido 3985 veces
ingreso o última modificación relevante: 19-9-2022
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_5323
Comentarios
por Paco~ (i) (79.147.69.---) - mi , 28-sep-2022, 12:28:34

Tengo una duda sobre la fecha de la celebración del Beato Juan Pablo I, papa. Es decir, si se inscribe el día 26 de Agosto o si como aquí queda fecha reflejado el día (28 de Septiembre) de su muerte.

Si la fecha de su muerte fue el 28 de Septiembre y el Papa Francisco en su beatificación dijo: "Juan Pablo I, papa, en adelante se le llame beato y que se le celebre cada año en los lugares y según la establecido por ley, el 26 de agosto".

por Abel (94.73.35.---) - mi , 28-sep-2022, 12:47:54

Cada santo y beato, cuando se inscribe, recibe una fecha de inscripción (la de su muerte física, llamada "nacimiento en el cielo"). De normal esa fecha será también la de celebración, pero muchas veces, por distintos motivos (concurrencia con otras celebraciones inamovibles, o porque se quiere acentuar un aspecto de su vida, etc.) se le asigna otra fecha de celebración.
Si esa otra fecha de celebración está inscrita en el calendario general, también se refleja en el santoral, si no, solo queda para aquellos que están autorizados a celebrar litúrgicamente a ese santo o beato.
Los beatos normalmente no quedan inscritos para celebración en el calendario general, sino que la celebración solo está autorizada en algunas diócesis o comunidades que lo piden a Roma.
El 28 de agosto solo vale como fecha de celebración para las comunidades autorizadas, en el caso de un Papa suele ser su diócesis de origen y la diócesis de Roma, y alguna más que expresamente lo solicite.
De todos modos tengo un campo en la base de datos para registrar estas fechas "alternativas" y la agregaré ahora, pero ten presente que no se puede celebrar a este beato litúrgicamente fuera de esas comunidades autorizadas.
La fecha de inscripción en el santoral, vuelvo a repetir (a riesgo de abundar), es SIEMPRE su fecha de muerte, independientemente de lo que pase con la celebración litúrgica.

por Paco~ (i) (79.147.69.---) - mi , 28-sep-2022, 12:53:24

Muchas gracias Abén por todo lo que ilustras y por tus rápidas respuestas.

Un saludo muy cordial.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.238.98.39
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2022 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34