Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
San Willigiso de Maguncia, obispo
fecha: 23 de febrero
†: 1011 - país: Alemania
canonización: culto local
hagiografía: Catholic Encyclopedia
Elogio: En Maguncia, de la Franconia, san Willigiso, obispo, eximio por su celo pastoral.
refieren a este santo: San Bernwardo de Hildesheim

Aunque de origen humilde, recibió una buena educación y a través de la influencia del obispo Volkold de Meissen entró al servicio de Otón I, y después del 971 figura como canciller de Germania. Otón II, en el 975 lo nombró arzobispo de Maguncia y archicanciller del Imperio, cargos en los que, con su capacidad, realizó valiosos servicios al Estado. Hauch le llama un obispo ideal del siglo X. Bien educado él mismo, exigió a su clero una sólida formación. Era conocido como un buen y fluido orador. En marzo del 975 recibió el palio de manos de Benedicto VII, y fue nombrado primado de Alemania. Como tal, en Navidad del 983 coronó a Otón III en Aquisgrán, y en junio del 1002, realizó la coronación de Enrique II en Maguncia; presidió el Sínodo de Frankfort del 1007, en el que treinta y cinco obispos firmaron la bula de Juan XVIII para la erección de la Diócesis de Bamberg. Permaneció en relaciones de amistad con Roma. En el 996 formó parte de la comitiva de Otón III en su viaje a Italia, para asistir a la consagración de Gregorio V, y participó en el sínodo convocado unos días más tarde. En este sínodo Willigis insta encarecidamente a la devolución de los restos de san Adalberto (recientemente muerto y canonizado) a Praga, diócesis que era sufragánea de Maguncia. Willigis probablemente había consagrado al primer obispo, Thietmar, en enero del 976, y a san Adalberto.

En el 997 Gregorio V envió los decretos de un Sínodo de Pavía a Willigis, «su vicario», para su publicación. Estas relaciones amistosas fueron algo perturbadas por el conflicto de Willigis con el obispo de Hildesheim sobre la jurisdicción en el convento de Gundersheim. El convento estaba originalmente situado en Brunshausen, en la diócesis de Hildesheim, pero fue trasladado a Gundersheim, dentro de los límites de Mainz. Ambos obispos reclamaban la jurisdicción. Después de mucha correspondencia y varios sínodos, el papa Silvestre se declaró a favor de Hildesheim. Cuando el edicto estaba a punto de ser publicado en un Sínodo de Pohlde (22 de junio de 1001), Willigis, que estaba allí, se enfureció al punto de querer arremeter contra el delegado de Roma, quien emitió una sentencia de suspensión sobre el arzobispo. No realizó una oposición formal a Roma, pero si Willigis cometio algún fallo en este asunto, lo rectificó por una declaración en Gundersheim el 5 de enero de 1007, cuando renunció a todas las reclamaciones ante el obispo de Hildesheim. En su diócesis trabajó por la construcción de puentes, carreteras y promoción del arte. En Maguncia construyó una catedral y la consagró en honor de San Martín el 29 de agosto de 1009, pero el mismo día fue destruida por el fuego; colaboró en la restauración de la antigua iglesia de San Víctor y construyó la de San Esteban. También construyó una iglesia en Brunnen, en Nassau. Mostró gran solicitud para los religiosos y ayudó sustancialmente a los monasterios de Bleidenstadt, San Disibod y Jechaburg en Turingia. Después de su muerte, ocurrida el 23 de febrero de 1011, fue enterrado en la iglesia de San Esteban.

Thurston señala que gran parte del éxito del Sacro-Imperio en mantener la cristiandad unida, a pesar de la anarquía que reinaba en otras partes de Europa, se debe a la certera labor religiosa y diplomática de san Wlligis.

Ver MANN, Lives of the Popes, IV (St. Louis, 1910), 372, 391, 399. Hauch, Kirchengeschichte Deutschlands, III, Leipzig, 1906, 414. Artículo original de Francis Mershman (1912), traducido, aunque con el agregado del párrafo final, para ETF. Ver Thruston: St Willigis, 23 de febrero, Butler's Lives of Saints.

fuente: Catholic Encyclopedia
accedido 1676 veces
ingreso o última modificación relevante: 21-2-2013
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_664
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.238.186.43
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34